Una intensa campaña en Vox baja

Frente a la aparente inactividad del partido de Abascal alejándose del foco de los medios, hay una medida estratégica de captación basada en el cara a cara y las redes sociales

Simpatizantes y militantes de Vox en una de las carpas montadas en estos días. /SUR
Simpatizantes y militantes de Vox en una de las carpas montadas en estos días. / SUR
Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

Los partidos malagueños llevan varias semanas sumidos en una frenética actividad política cara a las inminentes citas electorales: las generales del 28 de abril y las municipales y europeas del 26 de mayo. El caso de Vox es el más paradigmático ya que frente a la aparente inactividad del partido de Santiago Abascal alejándose del foco de los medios de comunicación, hay una medida estrategia política de captación de apoyos ciudadanos y militantes basada en el cara a cara y en la potenciación del uso de las redes sociales (Facebook, Instagram, Twitter yWhatsapp). A ello se une un total hermetismo sobre el proceso de elaboración de las listas al Congreso y el Senado por la provincia, donde, en una táctica muy definida, están apurando hasta el final del plazo legal para dar a conocer a los nombres que integrarán las candidaturas.

Mientras partidos como el PP, PSOE, Ciudadanos o Unidos Podemos basan una gran parte de su estrategia política electoral en actos con los que buscan la proyección en los medios de comunicación, Vox se aleja de esa práctica, huyendo del control crítico de los medios de comunicación, y se vuelca en otras actividades. Así, cuentan con catorce carpas itinerantes que recorren la capital (ya han estado en barrios como Ciudad Jardín, en espacio de gran afluencia ciudadana como las puertas de centros comerciales tipo El Corte Inglés u hospitales como el Clínico, o en los paseos marítimos de La Caleta y el de Poniente) y municipios como Marbella, Vélez-Málaga, Mijas, Benalmádena o Torremolinos. A ello se unen actividades como la cena con una treintena de jóvenes a la que asistió el presidente de partido en la provincia, José Enrique Lara Peláez, o la jornada solidaria organizada para este domingo, 24 de marzo, en el polideportivo de Ciudad Jardín con un curso de defensa personal mixto donde el donativo es un juguete o un peluche que se entregará a la Asociación de Voluntarios de Oncología Infantil (AVOI).

Los politólogos sostienen que con esa estrategia buscan potenciar la marca y que no se vea afectada por incoherencias

A estas carpas itinerantes, según explica Lara Peláez, está acercándose «mucha gente» a informarse y afiliarse al partido, que ya tiene 1.800 afiliados en Málaga (en octubre, apenas eran medio millar). Además, al igual que hicieron cara a las elecciones andaluzas del pasado 2 de diciembre, Vox utiliza como principal arma política las redes sociales, especialmente a través de Whatsapp, donde los integrantes del partido hacen campaña a través de sus contactos y grupos en el ámbito familiar, laboral o social.

Las razones

¿Cuáles son las razones de esta estrategia? Pablo Sánchez, profesor de Derecho Constitucional y politólogo, y Ángel Valencia, catedrático de Ciencias Políticas de la Universidad de Málaga, coinciden en señalar que es el estilo marcado en su día por Steve Bannon, que fue asesor del presidente de los Estados Unidos Donald Trump, y que ha mantenido contactos con Vox a nivel nacional.

«La estrategia de criticar a los medios de comunicación tradicionales y de no aparecer mucho en ellos es porque se busca proteger la marca para que no haya incoherencias al ampliar su base social», explica Sánchez en conversación con SUR, donde añade que Vox es un formación con «altas dosis de partido antisistema», que se muestra en sus estrategias de acción política.

Sánchez explicó que esta fórmula de trabajo «bajo radar» les funcionó bien en las elecciones andaluzas (irrumpieron en el Parlamento regional con 12 escaños, dos de ellos por la provincia de Málaga) y ahora la están repitiendo. En este punto, el politólogo destacó la potenciación que hacen de sus mensajes en las redes sociales, en especial en Instagram, muy utilizada por los jóvenes, y donde es el partido que cuenta con más seguidores.

Sobre el hecho de que se apure hasta el final en la aprobación de los candidatos, Pablo Sánchez interpretó que obedece a la misma táctica de «bajo radar» ya que la tendencia de la marca es al alza y temen que cualquier desliz de los aspirantes pueda perjudicar a las siglas.

Ángel Valencia, por su parte, apuntó a la paradoja que supone que un partido «muy conservador» en sus planteamientos ideológicos y programáticos y que ha abanderado la crítica a «la exageración de lo políticamente correcto», paralelamente plantea sus campañas con un estilo «muy moderno mediante una intensa movilización de las redes sociales».

Valencia añadió que el objetivo de su estrategia es «potenciar» la marca y reforzarse con candidatos que representan esas ideas como el caso de los militares que encabezan candidaturas en algunas provincias. El catedrático apuntó que está por ver qué incidencia tiene en su discursos el hecho de que ya tengan experiencia institucional en el Parlamento andaluz y han adquirido compromisos políticos con el PP en el gobierno regional.

Cena de jóvenes con el presidente de Vox en Málaga, José Enrique Lara Peláez.
Cena de jóvenes con el presidente de Vox en Málaga, José Enrique Lara Peláez. / SUR