El SAS indemniza a una paciente por las lesiones sufridas tras fallar la puerta automática del Centro de Salud de Capuchinos

Imagen de archivo de la entrada del Centro de Salud de Capuchinos./
Imagen de archivo de la entrada del Centro de Salud de Capuchinos.

La usuaria del centro sufrió daños de diversa consideración, entre ellos fractura de cadera, tras fallar la puerta de entrada por lo que tuvo que ser intervenida quirúrgicamente. Ahora Salud acuerda pagarle una indemnización de 21.709 euros

SUR

El Servicio Andaluz de Salud ha estimado la reclamación presentada por el abogado Damián Vázquez Jiménez, colaborador de los Servicios Jurídicos de la Asociación 'El Defensor del Paciente' en Málaga, en representación de una paciente malagueña, en un siniestro que se produjo el día 12 de diciembre de 2014, cuando la misma con problemas de movilidad (iba ayudada de andador), se disponía a salir del Centro de Salud de Capuchinos de Málaga. En dicho trayecto, al llegar a la puerta de entrada, la puerta automática se cerró sorpresiva e inesperadamente, por un fallo en la misma, produciendo la caída de la usuaria del centro, quién sufrió lesiones de diversa consideración que le han acarreado numerosos problemas hasta el día de hoy.

En concreto el fallo de la puerta automática del Centro de Salud le produjo fractura de cadera y pertrocantérica fémur izquierdo. Como consecuencia de dicha caída, fue intervenida quirúrgicamente en el Hospital Civil de Málaga. Sus lesiones sufrieron tras la estancia hospitalaria un agravamiento, presentando posteriormente úlcera de sacro II-III, además de precisar silla de ruedas para desplazarse.

El Servicio Andaluz de Salud estima la reclamación presentada y acuerda pagarle una indemnización por importe de 21.709 euros, «por lo que se está valorando reclamar judicialmente ya que entendemos no cubre el efectivo daño causado a la perjudicada, que a partir de ese momento ha quedado muy limitada para sus actividades diarias», afirman desde el Defensor del Paciente.

Fue la propia Jefa de Grupo de Unidad de Atención del Usuario del centro sanitario, quien acudió a socorrer en un primer momento a la lesionada, confirmando en un informe que recibió un impacto de la puerta al salir del centro de salud, provocándole la caída al suelo, tras cerrarse la puerta. «Por lo tanto, se ha acreditado un error de funcionamiento en la puerta automática del centro y la producción de dichas lesiones a una paciente que no tiene el deber jurídico de soportarlas» sostiene Damián Vázquez, quien critica que en dicha fecha se encontraban pendientes de revisión las poleas y correas de tracción de la puerta automática, «siendo evidente que existió un fallo en el mecanismo interno de detección de personas, y que tiene ángulos muertos, con un patente error en el funcionamiento de la puerta automática que en ningún caso debe cerrarse cuando la atraviesa y pasa un paciente del centro», añade.

Y continúa: «Pero lo más grave, es que se ha reconocido que en dichas fechas el Servicio Andaluz de Salud no tenía ni siquiera un contrato de mantenimiento o empresa que hiciera revisiones periódicas de dicha puerta automática, contraviniendo la legalidad vigente. Después de esta reclamación sí ha contratado un servicio de mantenimiento, siendo muy triste que tengan que pasar estas cosas para que se solucione ese mal funcionamiento«.

Temas

Sucesos