Identifican en Málaga a dos menores acusados de amenazar a otro para que hiciera el reto del 'Momo Challenge'

Dos jóvenes consultando el móvil (archivo)./
Dos jóvenes consultando el móvil (archivo).

Contactaron con la víctima a través de una aplicación de telefonía móvil y la coaccionaron para que realizara acciones perjudiciales para su salud. Los autores no han sido detenidos, ya que son inimputables, pero la Guardia Civil ha tomado declaración como investigada a la madre de uno de ellos por ser la titular del teléfono que usaron

JUAN CANO y ALVARO FRÍASMálaga

La Guardia Civil ha identificado a dos menores residentes en Málaga que habrían coaccionado y amenazado de muerte a otro para que hiciera el reto del «Momo Challenge», una nueva tendencia que se ha hecho viral en plataformas de vídeos a través de Internet y de aplicaciones de mensajería móvil entre los niños de corta edad. Este personaje aparece insertado en vídeos originales de dibujos animados dirigidos a estos menores, lanzando mensajes aterradores e incitándolos al suicidio y a la autolesión.

Los supuestos autores de los hechos no han sido detenidos, ya que tienen menos de 14 años y, por tanto, son inimputables. Sólo se le ha tomado declaración como investigada a la madre de uno de ellos al ser titular de la línea telefónica que los menores habrían utilizado para cometer las coacciones y amenazas de muerte sobre la víctima.

La investigación se inició tras recibirse denuncia de la madre de otro niño en la que relataba las amenazas recibidas en el teléfono del menor a través de una aplicación de mensajería, por parte de un número de teléfono desconocido. Según ha informado el Instituto Armado, la víctima estaba siendo coaccionada para realizar acciones que ponían en riesgo su salud, bajo amenaza de sufrir importantes daños físicos o incluso la muerte.

Realizadas gestiones para el esclarecimiento de los hechos, se pudo comprobar la titularidad del número de teléfono desde el que se remitieron los mensajes, tratándose de la madre de otro menor de edad, el cual había enviado mensajes y archivos de audio a la víctima desde dicho terminal móvil, siendo estos audios creados por un tercer menor de edad, el cual forzó al anterior para que los enviara a la víctima.

Para evitar que los menores tengan acceso a este tipo de contenidos peligrosos, se recomienda a los padres que supervisen los vídeos a los que acceden sus hijos y que no lo compartan por redes sociales para evitar así su propagación.

La actuación de la Guardia Civil se enmarca en el «Plan Director de Convivencia y Mejora de la Seguridad Escolar en Centros Educativos y sus entornos» de la Secretaria de Estado de Seguridad. Las diligencias han sido puestas a disposición de la Fiscalía de Menores de Málaga