El Hospital Regional se queda solo con dos médicos para quitar trombos en ictus severos 

El Hospital Regional se queda solo con dos médicos para quitar trombos en ictus severos 

Un radiólogo intervencionista se ha marchado a un centro hospitalario de Madrid y el centro ha iniciado los trámites para una nueva contratación

Ángel Escalera
ÁNGEL ESCALERAMálaga

El Hospital Regional de Málaga (antiguo Carlos Haya) tiene un déficit de radiólogos intervencionistas. De una dotación de cuatro se ha quedado solo con dos, según denunció ayer el sindicato UGT. Los radiólogos intervencionistas son los médicos encargados de llevar a cabo la trombectomía mecánica en caso de pacientes con un ictus severos. Esa técnica es un procedimiento que consiste en la extracción mecánica, a través de un acceso arterial periférico, de un coágulo o trombo situado en una arteria cerebral en el plazo máximo de seis horas desde el inicio de los síntomas.

Desde finales de noviembre de 2017, el Hospital Regional dispone de la trombectomía mecánica las 24 horas del día los 365 días del año. Anteriormente, esa técnica solo se realizaba, de lunes a viernes, en horario de mañana. Los pacientes malagueños que necesitaban de una trombectomía mecánica por la tarde o en fin de semana eran trasladados en helicóptero al Hospital Reina Sofía de Córdoba. La contratación de dos radiólogos intervencionistas permitió la implantación en el hospital malagueño de ese procedimiento todos los días del año y a cualquier hora y evitó los traslados de enfermos a Córdoba.

El secretario provincial de Sanidad de UGT, Vicente Sandoval, dijo ayer a este periódico que la situación se ha complicado mucho al contar el Hospital Regional en estos momentos con solo dos radiólogos intervencionistas, un hecho que sobrecarga de trabajo a esos especialistas y que repercute negativamente en los pacientes. «La presión que asistencial que soportan es insostenible», aseguró Sandoval.

Demoras en la atención

El déficit de esos especialistas en el antiguo Carlos Haya afecta en general a los enfermos que precisan de la atención de los radiólogos vasculares. A ese respecto, UGT denunció que hay pacientes ingresados durante dos semanas o más que no tienen más tratamiento que un desinfectante para la herida y una pastilla para el dolor. El sindicato añadió: «No se valora la necesidad de camas que tiene el hospital, que se mantiene a la espera de la prioridad de intervención que entre cada día. Por ejemplo, hay una paciente con más de 70 años en esta situación que permanece ingresada en el servicio de cirugía cardiovascular, pendiente de una angioplastia de miembros inferiores, cuando debería habérsele hecho esa prueba en un plazo de 24-48 horas ante el riesgo de perder un miembro inferior». Asimismo, UGT expuso que el servicio de rayos soporta una gran presión asistencial y no da abasto. «La falta de recursos humanos hace que los pacientes se eternicen en el hospital. La patología vascular necesita que se aplique un plan de choque sin demoras, pero no solo de profesionales sanitarios, sino también de personal de gestión y servicios», puso de manifiesto UGT.

Por su parte, la dirección del Hospital Regional negó que hubiese pacientes esperando 15 días una angioplastia. Y precisaron que la enferma cuyo caso denunció ayer UGT fue intervenida el miércoles. La dirección significó que «todos los casos se priorizan según la gravedad. Aquellos que urgen se hacen en las primeras 24-48 horas».

Respecto a la falta de un radiólogo intervencionista, el hospital señaló que se está a la espera de contratar a un nuevo especialista, «cuyos trámites de contratación comenzaron a realizarse en el momento en que el profesional informó de su marcha voluntaria».

Temas

Sas, Málaga