Un hombre de más de 45 años, perfil de la víctima mortal en accidente de tráfico con consumo de sustancias

Foto: Germán Pozo | Vídeo: Pedro J. Quero

La Dirección General de Tráfico lanza una campaña en la que se multiplicarán los controles de alcohol y drogas al volante

Alvaro Frías
ALVARO FRÍAS

«Mi mujer preparó mi entierro. Estaba muerto». Sergio pronuncia estas palabras mientras impulsa la silla de ruedas en la que se mueve después de sufrir un terrible accidente de tráfico. Había estado con unos amigos bebiendo copas por la tarde antes de subirse a su motocicleta, de gran cilindrada, y estrellarse contra una farola cuando regresaba a casa. Sergio, que forma parte de la Asociación de personas con lesión medular y otras discapacidades físicas (Aspaym) Málaga, es uno de los voluntarios que participan en una campaña con la Dirección General de Tráfico (DGT) para disuadir a los conductores de que se pongan al volante de un vehículo si han consumido alcohol o drogas.

Él -insiste- tuvo suerte, ya que está vivo. Sin embargo, un tercio de los accidentes mortales que se registraron a lo largo del año pasado se produjeron debido a que el conductor había consumido estas sustancias. El capitán del Subsector de Tráfico de la Guardia Civil en Málaga, José Antonio Montes, ha señalado este jueves durante la presentación de la campaña que el perfil del conductor que fallece en un siniestro debido al consumo de alcohol o drogas al volante es de un hombre mayor de 45 años.

Para evitar que estos accidentes tengan lugar y conseguir la ansiada cifra de cero fallecidos en las carreteras, la jefa provincial de Tráfico, Trinidad Hernández, ha aseverado que en los próximos días se va a poner en marcha una campaña especial de concienciación para los conductores. En concreto, ha dicho que se multiplicarán las pruebas y que, en los puntos en los que se lleven a cabo, habrá voluntarios de Aspaym.

«Ellos trasladarán su experiencia, explicando las consecuencias que ha tenido en sus vidas el accidente que sufrieron. La idea es que los conductores conozcan de primera mano que en un segundo pueden cambiar las ruedas del vehículo en el que circulan por las de una silla de ruedas», ha apuntado Hernández.

Germán Pozo

Durante estos días se intensificará la vigilancia del consumo de estas sustancias por parte de los conductores en la provincia de Málaga. Montes ha recordado que las drogas más consumidas son el cannabis, que provoca adormilamiento en las personas que van al volante, y la cocaína, «que tiene un efecto contrario, de exaltación, durante la que el conductor puede incluso llegar a mostrarse agresivo».

El responsable de la Guardia Civil ha insistido en la labor preventiva que se busca con los controles de alcoholemia y de sustancias estupefacientes: «Queremos que el conductor sepa que no se deben consumir y que puede ser sorprendido cualquier día del año, a cualquier hora y en cualquier carretera de la provincia para someterse a una prueba de este tipo».

En ellas, Sergio y sus compañeros de la asociación se acercarán hasta los conductores para que sean conscientes de lo que supone no cumplir con las normas de circulación. «Mi accidente se produjo debido al consumo de alcohol, mientras que el de mis compañeros José y Sebas, que también están en una silla de ruedas, fueron debidos al exceso de velocidad y a una distracción, respectivamente», concluyó durante la presentación de la campaña.