Historias de un sueño cumplido: ser policía nacional

Polícias asistentes al acto. /Migue Fernández
Polícias asistentes al acto. / Migue Fernández

El Cuerpo incorpora a 190 agentes en prácticas que reforzarán la plantilla en Málaga

ALVARO FRÍAS y JUAN CANOMálaga

Perfectamente alineados, aguardaban esta mañana el momento que llevan esperando, en muchos casos, casi toda su vida. Eran los 190 agentes en prácticas que han llegado a Málaga para acabar su formación y reforzar la plantilla. Detrás de cada uniforme hay una historia distinta, aunque todas han confluido en el patio central de la Comisaría Provincial, donde, una vez que se ha roto la formación, arrancaba un mismo sueño: trabajar para velar por la seguridad de los ciudadanos.

En el brillo de la intensidad de sus oscuros ojos se podía palpar su ilusión. Atrás quedaban los malos momentos y se imponía el valor del esfuerzo que la ha llevado a poder enfundarse el uniforme del Cuerpo Nacional de Policía. «Era mi vocación desde pequeña, aunque por motivos personales y de trabajo no he podido hacerlo antes», ha explicado Alba.

A sus 28 años, esta madrileña ha insistido en que tenía «muchas ganas de empezar», después de un año de formación en la academia de Ávila. Pero el aprendizaje no ha concluido, ahora Alba y sus compañeros irán pasando, a lo largo de los 12 meses que duran las prácticas, por distintas unidades.

«No tengo ninguna preferencia por recalar en una unidad u otra. De lo que sí estoy segura es que, con las ganas de aprender que tenemos, haremos bien el trabajo donde sea», ha afirmado entre tímidas sonrisas.

La suya es solo una de las historias que hay tras estos agentes, a los que la subdelegada del Gobierno en Málaga, María Gámez, y el comisario provincial, Francisco López Canedo, han dado la bienvenida a Málaga y a la Policía Nacional.

Canedo les ha recordado que hoy comienzan a formar parte de la familia de la Policía Nacional. Se trata, según ha indicado, de un momento que quedará grabado a fuego en la memoria de todo policía: su primer destino.

Ahora toca aplicar todo aquello para lo que llevan formándose un año en la academia de Ávila. Para ello, ha asegurado el comisario, contarán con el apoyo y el respaldo de todos los mandos y compañeros del Cuerpo Nacional de Policía en Málaga.

«Tened siempre presentes nuestros voladores, como el compañerismo y la lealtad, así como el orgullo de pertenecer a este cuerpo», ha apuntado. Canedo ha señalado a los agentes en prácticas que ahora comenzarán a trabajar con las víctimas y con aquellos que atentan contra la legalidad, algo para lo que les ofreció un consejo: «no tengáis temor».

María Gámez también ha insistido en que los nuevos policías tendrán el respaldo tanto del Cuerpo Nacional de Policía como del Gobierno de España. «Reconocemos vuestro valor y el servicio que prestáis a la sociedad», ha añadido.

Ha pedido a los agentes en prácticas que presten atención a las diversas formas de violencia, pero «una especial sensibilidad» a la que se ejerce contra la mujer. La subdelegada ha deseado a los policías que «este año de aprendizaje sea provechoso», a la vez ha asegurado que Málaga es un buen destino para ellos.

Juan Antonio lo sabe bien. A sus 30 años este esteponero regresa a su tierra después de haber pasado un año por Ávila: «Todo el mundo habla muy bien de Málaga como destino».

Aunque algo «nervioso» por comenzar a trabajar como policía, Juan Antonio no lo dudaba: «Estoy deseando empezar«. En eso, también coinciden los argumentos de las 190 historias que hoy se han cruzado en la Comisaría Provincial.

 

Fotos

Vídeos