La guerra entre sindicatos acaba con la entrada del funcionario azote en la junta de personal

Wenceslao Alonso se gana un puesto en la junta de personal. /P. R. Q.
Wenceslao Alonso se gana un puesto en la junta de personal. / P. R. Q.

Los bomberos del SAB impugnaron los resultados de las elecciones sindicales por usarse por primera vez el sistema D'Hont y ganan el laudo arbitral

Pilar R. Quirós
PILAR R. QUIRÓSMálaga

El laudo arbitral ha dado la razón al Sindicato Andaluz de Bomberos (SAB) en la guerra que mantenían por hacerse con un miembro más en la junta de personal tras las elecciones sindicales del pasado mes de diciembre. Y el puesto número cuatro, su última silla, es precisamente para el funcionario azote Wenceslao Alonso, el mismo que, a su vez, le ha ganado al Ayuntamiento más de una decena de demandas por convocar puestos internos para funcionarios por un sistema de elección en el que no se tenía en cuenta mérito, igualdad, capacidad y publicidad en algunos casos; y en las últimas sentencias, como indica el TSJA, porque no se había respetado el principio de igualdad y mérito y no se utilizaba apropiadamente la figura de la comisión de servicio (ocupar un puesto de forma provisional y temporal, con un máximo de dos años). Así que Alonso y su sindicato SAB prometen dar tardes de gloria.

Desde que se celebraron las elecciones sindicales, el malestar de este sindicato se había agudizado, y no había tertulia sobre la cuestión en la que no se dijera que ardía Troya. El caso es que los representantes de los trabajadores la liaron parda a consecuencia de unas elecciones en las que por primera vez en la historia reciente del Ayuntamiento se usaba el sistema D'Hont para hacer el escrutinio. Sí señores, ese sistema que usan nuestros políticos para repartirse las cámaras y ayuntamientos y que genera tantos recelos entre los partidos pequeños porque prima a las mayorías.

El caso es que el Sindicato Andaluz de Bomberos (SAB) había salido perdiendo con la votación a todas luces, ya que con el sistema proporcional usado hasta la fecha obtenían cuatro representantes en la junta de persona frente a los tres que le daba el sistema D'Hont. Con las mismas impugnaron las elecciones sindicales tras realizarse entre medias informes hasta de los servicios jurídicos del Ayuntamiento.

Finalmente, un laudo arbitral les ha dado la razón. En el mismo se explica que, aunque el Estatuto Básico del Empleado Público contempla que las elecciones sindicales deben dirimirse por un sistema proporcional corregido, no indica que cuál debe ser el elegido por la mesa electoral –en este caso el sistema D'Hont– y apela al manual de instrucciones para las mesas electorales sindicales publicado por el Ministerio de Economía. Y según el sistema proporcional que este manual indica, el sindicato SAB sacaría cuatro representantes en la junta de personal frente a los tres que les daban a primera hora. Por eso, esta silla de menos es a cuenta del Sindicato Independiente de Policía de Andalucía (Sip-an), que en vez de contar con siete puestos tendrá seis. Aún así debido a que el Sip-an tiene la mayor representación frente al resto (Comisiones, 3; CSIF, 2; UGT, 6;y UPLB-A, 4 y SAB, 4), será el que ostente la presidencia de la junta de personal, por lo que finalmente no pierde tanto en el envite.

Rafael illa vuelve por sus fueros y felicita a su sucesora

Illa y Alonso.
Illa y Alonso. / P. R. Q.

No fue el exjefe de Protocolo Rafael Illa de prodigarse por el Ayuntamiento tras su prejubilación en febrero de 2015. Con 62 años decidió dejar la Casona y dedicarse a otros menesteres como son fundamentalmente vivir de forma más sosegada y de modo zen, teniendo en cuenta que durante su servicio en el área de Protocolo estuvo sirviendo a tres alcaldes, cada uno con sus virtudes y manías. Tengan en cuenta que el jefe de Protocolo todo lo ve y todo lo oye, pero debe estar siempre por encima de las circunstancias. Cuando puede, Illa afirma en tono jocoso que lo más duro fue «gestionar vanidades ajenas». Lo cierto es que estos días ha vuelto por el centenario del Ayuntamiento y ha felicitado a sucesora, la nueva jefa de Protocolo, Pilar Alonso. «Estoy viviendo un déjà vu porque ya coincidí contigo hace 30 años trabajando juntos en esta casa, ¡qué sensaciones!», le decía ufano a su compañera funcionaria.