Un grupo de militantes de Vox en Málaga presenta una moción de censura a José Enrique Lara

Un grupo de militantes de Vox en Málaga presenta una moción de censura a José Enrique Lara

Considera que la gestión actual en la provincia les ha llevado al «desastre» y exigen una dirección «más seria y profesional»

Iván Gelibter
IVÁN GELIBTER

Corren tiempos complicados para Vox en la provincia. Tras la pérdida de una edil en Torremolinos y después del caos en Mijas donde no saben si podrán retener el acta obtenida el 26M, ahora los problemas se han trasladado a la dirección provincial. Un grupo de militantes de la provincia, encabezados por el excoordinador del partido de Abascal en Málaga centro -Martín Ortega España- ha presentado una moción de censura al actual presidente provincial, José Enrique Lara; un mecanismo previsto en el artículo 26 de los estatutos de la formación aprobados en febrero de este año.

Según el texto al que este periódico ha tenido acceso, los militantes en contra de Lara consideran «posible y necesario», llevar una gestión «más seria y profesional» del partido en la provincia. «Necesitamos que los que nos han llevado al desastre (en referencia a la dirección) con erróneas decisiones en todos los ámbitos posibles, asuman sus responsabilidades», afirma, en este caso, el citado Ortega España.

Según los estatutos, cualquier afiliado de pleno derecho podrá plantear mediante escrito dirigido a la ejecutiva una moción de censura sobre los comités ejecutivos de los que dependa dicho afiliado. Dicha propuesta deberá contar con el aval de las dos terceras partes de los afiliados del ámbito territorial. Para conseguir este número de avales, Ortega España ha habilitado una web en la que los militantes pueden firmar de manera telemática esta moción.

Una vez que se cumpla ese porcentaje (si se llega a alcanzar), la ejecutiva deberá convocar una asamblea, en que dicha moción de censura será sometida a votación y se entenderá rechazada si no obtiene el voto de la mayoría simple de los afiliados. «En caso de ser aprobada la moción de censura, cesará todo el comité ejecutivo afectado, nombrándose la correspondiente comisión gestora por el órgano superior jerárquico y posteriormente se convocarán elecciones para elegir a un nuevo comité», se añade en los estatutos de Vox. Asimismo, no podrá someterse a una nueva moción de censura al mismo comité ejecutivo hasta la convocatoria de nuevas elecciones para la elección de un nuevo comité.

Aunque de momento este periódico no ha podido recoger la versión de José Enrique Lara, fuentes de la dirección provincial han confirmado que dicha moción ha sido presentada, aunque han rechazado hacer declaraciones por ahora. En estas últimas semanas el partido de extrema derecha en Málaga ha estado en el ojo del huracán político por varios motivos. Al resultado peor de lo esperado en la provincia (no podrán condicionar ningún ayuntamiento y no han conseguido entrar en el de Málaga capital) se han sumado las situaciones creadas en Torremolino y Mijas. En la primera, la formación exigió a una de sus dos concejales, Lucía Cuín, que entregara el acta tras acudir al izado de bandera del Orgullo LGTBI. Tras su negativa a entregarla, pasará al grupo de no adscritos y podría otorgar la Alcaldía de José Ortiz (PSOE). En Mijas, una serie de rocambolescas renuncias y retractaciones han hecho que el que fuera y candidato y dimitiera antes de las elecciones, Carlos Rivero, quiera ahora mantener el acta. Eso implicaría su expulsión de Vox, por lo que se quedarían sin representación en el cuarto municipio de la provincia.

Temas

Vox, Málaga