Gámez no ve «necesario» crear un plan especial contra la violencia en la Costa del Sol

Manuel Castillo y María Gámez, ayer durante el programa 'La Alameda'. / Salvador Salas

La subdelegada del Gobierno señala en el programa 'La Alameda' de 101TV y SUR que los datos «de momento» no hablan de una situación excepcional

Iván Gelibter
IVÁN GELIBTER

El Gobierno central no tiene previsto ni considera necesario poner en marcha un plan especial para luchar contra la violencia en la Costa del Sol; y ello a pesar de los últimos episodios ocurridos en Marbella y Estepona (incluso con el uso de explosivos) protagonizados supuestamente por los 'narcos' que operan en el Campo de Gibraltar.

Así lo aseguró ayer la subdelegada del Gobierno en la provincia de Málaga, María Gámez, en el programa 'La Alameda' de 101TV, coproducido por SUR. La exportavoz del PSOE en la Casona del Parque se sometió a la preguntas del moderador y director de este periódico, Manuel Castillo, así como de los redactores Juan Cano y Ana Pérez-Bryan; el delegado de SUR en Marbella, Héctor Barbotta; y la portavoz de la asociación Málaga Acoge, Arantxa Triguero.

El reto de la inmigración, el futuro del tren litoral, la corrupción, y hasta el futuro político de María Gámez fueron los principales temas objeto del debate, aunque uno de los más intensos se produjo precisamente en el asunto de la seguridad. Según la subdelegada, la Costa del Sol es un espacio que por sus condicionantes (el movimiento de dinero, las buenas conexiones o la cercanía con el Campo de Gibraltar) no es extraño que en estos años se hayan producidos episodios violentos. Aunque los últimos hechos los consideró «escandalosos», sostuvo que se trata de algo puntual.

Sobre este asunto, Juan Cano resaltó que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado ya han exigido al Gobierno un plan especial similar al que se ha puesto en marcha en la zona de La Línea. Sin embargo, Gámez aseguró tajante que «ahora mismo» no hay un «desfase» en el que se pueda decir que falten medios. «Llevamos años en los que los recursos no se han incrementado, pero en los que la delincuencia ha bajado en la provincia un cuatro por ciento», matizó.

La subdelegada acusa al anterior Ejecutivo de no haber sido previsor con la llegada de inmigrantes

Preguntada de manera directa por la necesidad de poner en marcha este citado plan o si el Gobierno lo tiene en mente, Gámez lo negó. «Las cifras que se tienen con la estadística en la mano no avalan la creación de un plan especial. No digo que no haga falta refuerzos, pero cuando la situación se derive a otra cosa más grave será entonces cuando habrá que hacer algo más. Hay que estar atentos por si esto ocurre», añadió.

El otro gran asunto que protagonizó esta nueva edición de 'La Alameda' fue el de la emergencia migratoria. Con el trasfondo de lo ocurrido este pasado fin de semana, cuando decenas de personas tuvieron que pasar una noche sin poder desembarcar en Málaga debido a la falta de recursos, María Gámez se defendió argumentando, entre otras cuestiones, que el Gobierno anterior no había sido previsor, y que a pesar de ello el Ejecutivo de Pedro Sánchez había iniciado una serie de actuaciones en infraestructuras, como el caso de los centros de San Roque (Cádiz) y Motril (Granada).

En el caso de Málaga, destacó el proyecto para construir una infraestructura similar en la desembocadura del Guadalmedina. Sobre las quejas vecinales al respecto, dijo respetarlas, aunque argumentó que el rechazo «podría venir del desconocimiento». Mientras, destacó la importancia de poner en marcha un espacio «de transición». «Hace dos semanas que el Ayuntamiento nos ofreció el real de Cortijo de Torres como espacio de transición y aún no lo ha hecho efectivo», señaló. Una de las partes más llamativas del programa se produjo en los primeros minutos, cuando Manuel Castillo preguntó a Gámez por sus años en la delegación de Innovación de la Junta y por la Agencia Idea, ahora investigada, entre otras cosas, por las ya famosas tarjetas 'black' de la Faffe que se usaron en prostíbulos. Aunque la hoy subdelegada del Gobierno criticó el mal uso del dinero de los ERE, sí defendió con energía el sistema. «Analizadas con la mirada de hoy las ayudas parecen un dispendio, pero entonces no lo parecía. ¿Que beneficiaban al Gobierno andaluz? Vale, pero lo importante era la paz social. No justifico la corrupción, pero sí justifico el apoyo a las empresas», afirmó.

Por último, María Gámez se refirió al asunto del tren litoral, aunque de nuevo una representante del Gobierno (ni de PSOE ni de PP) evitó dar fechas ni cantidades, y apeló a la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado. «Hay que buscar el momento, la conjunción entre administraciones y valorar el proyecto más idóneo, pero esta aspiración no se debe abandonar», sentenció.

«Pude estudiar el bachillerato gracias a un benefactor anónimo»

Unos minutos antes de comenzar la entrevista como tal, el programa 'La Alameda' emitió un vídeo sobre María Gámez en el que se hacía referencia a sus orígenes en una familia con pocos recursos. «Pude estudiar el bachillerato gracias a un benefactor anónimo», reconoció la subdelegada, que relató que en aquellos años era algo «habitual» aunque ahora suene extraño. «Nunca supe quién era, y siempre me quedará la duda de si al verme dedicada a la política se habría arrepentido o no», comentó entre risas.

Precisamente, su brillante carrera como funcionaria pública del 'grupo A' es lo que posibilitó que pudiera ser elegida como subdelegada;un nombramiento relativamente llamativo teniendo en cuenta que dos años antes abandonó la política tras no poder ser alcaldesa de Málaga después de los comicios de 2015. «A veces piensas que puedes ser tú la razón por la que no se consiguen los resultados. Por eso y porque creo que tiene que entrar gente nueva es por lo que me fui para no volver», admitió, aunque luego afirmó que le llegó una propuesta (la de la Subdelegación) que no se esperaba. «La vuelta es difícil de explicar, porque al final es más fácil salir de la política que entrar en ella. Pero al final dije que sí a volver por la felicidad que me produjo el cambio de gobierno. Aun así, nunca me he arrepentido de haberme ido. Para mí era importante, pero no vital», explicó.

Sobre el futuro en la Casona del Parque, Gámez defendió la candidatura de su compañero Daniel Pérez, y le recomendó –en contraposición a De la Torre– que tenga «su propio estilo de gobernar». Antes de terminar esta primera parte, relató el porqué de su origen ideológico: «Mi madre me dijo que no podíamos ser conservadores porque no teníamos nada que conservar».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos