El futuro de setenta solares del Centro se desbloquea hoy tras el fracaso de las 'tecnocasas'

Parcela de la calle Gigantes, a espaldas de la calle Carretería, que iba a albergar las 'tecnocasas' proyectadas por la Junta./SUR
Parcela de la calle Gigantes, a espaldas de la calle Carretería, que iba a albergar las 'tecnocasas' proyectadas por la Junta. / SUR

El Ayuntamiento y la Junta se reúnen para repartirse pagos y suelos mediante un acuerdo que deberá ser ratificado por los abogados autonómicos

Jesús Hinojosa
JESÚS HINOJOSAMálaga

En el panorama de rehabilitación y construcción de nuevos edificios que experimenta el Centro Histórico por el 'boom' de los alojamientos turísticos y la recuperación del mercado inmobiliario tras los años más duros de la crisis, permanece el borrón que suponen los setenta solares y edificios desocupados que fueron reservados hace 15 años por el Ayuntamiento y la Junta de Andalucía para desarrollar el llamado plan de las 'tecnocasas', viviendas en alquiler con un espacio vinculado para el teletrabajo a las que, hace cinco años, la Consejería de Fomento y Vivienda, dirigida entonces por Izquierda Unida, optó por renunciar al considerar inviable su construcción.

Hace ya más de dos años, en mayo de 2016, el Consistorio y el Gobierno andaluz pactaron un acuerdo para repartirse estos solares, liquidar las cuentas pendientes de su expropiación y dejar el futuro de algunos en manos de la iniciativa privada. El pasado mes de abril, a preguntas de la parlamentaria del PP Mariví Romero, el consejero de Fomento, Felipe López, anunció que el asunto se resolvería «en pocos días». Sin embargo, todavía quedan trámites burocráticos que salvar para darlo por liquidado totalmente, aunque hoy está previsto que se dé un paso que se supone decisivo.

Las zonas

San Felipe Neri.
Solares y edificios desocupados en las calles Alta, Parras, Chinchilla (comunica la calle Alta con la iglesia de San Felipe Neri) y Dos Aceras (tramo entre las calles Guerrero y Gaona).
Lagunillas.
Solares y edificios desocupados en el sector delimitado por las calles Ana Bernal, Lagunillas, Esperanza, Agustín Moreto y Victoria.
Cobertizo del Conde.
Solares y edificios desocupados en las calles Cobertizo del Conde, Poeta Luque Gutiérrez y Gómez Salazar.
Rosal Blanco, Álvarez y Ermitaño.
Solares y edificios desocupados situados a espaldas del convento de las mercedarias, en el barrio de El Molinillo.
Pasaje Meléndez y calle Cabello.
Solares y edificios desocupados junto a la calle Ollerías.
Gigantes.
Solares y edificios vacíos en la trasera de la calle Carretería, incluida la calle Grama.
Ñuño Gómez
Solares y edificios vacíos entre la calles Nuño Gómez y Biedmas.

Se trata de la celebración de una comisión de seguimiento del convenio de las 'tecnocasas' en la que participarán responsables en materia de urbanismo y vivienda de las dos administraciones para refrendar el reparto de terrenos y obligaciones económicas y de promoción de viviendas que asumen el Ayuntamiento y el Gobierno andaluz para liquidar este asunto. La celebración de esta comisión es el trámite necesario para que el expediente, con el documento de resolución del convenio original de las 'tecnocasas' que se firmó en 2005, pueda ser remitido finalmente al gabinete jurídico de la Junta de Andalucía para el visto bueno final. ¿Cuándo llegará esa ratificación definitiva que permitirá liberar los solares? Fuentes de la administración regional consultadas por este periódico confiaron en que no se demore demasiado porque se trata de un asunto que ya está muy trabajado y analizado.

Compromisos

Según los términos del pacto alcanzado entre el Ayuntamiento y la Junta respecto a este tema, el Consistorio abonaría un total de 2,5 millones de euros a la Junta por la compra de diversas parcelas destinadas a viario y equipamiento, entre ellas la casa natal de Cánovas del Castillo (valorada en 645.831 euros) y los suelos de la calle Dos Aceras en las que se construyó un centro ciudadano (valorados en 437.036 euros). De esa cantidad, 942.436 euros servirían para pagar expropiaciones del plan de las 'tecnocasas' que particulares no han cobrado todavía.

La AVRA cedería a su vez al Ayuntamiento suelos para construir un total de 104 viviendas protegidas en la calle Lagunillas y 32 en la calle Gigantes. Las 42 viviendas previstas en las parcelas de las calles Alta y Parras serían desarrolladas por la Junta. El resto de los suelos quedarían desafectados, en manos de sus propietarios, o serían empleados por la Administración regional para la promoción de viviendas protegidas si culmina su expropiación.

Está prevista la construcción de VPO en las calles Lagunillas, Gigantes, Alta y Parras

Durante su comparecencia del pasado mes de abril, el consejero de Fomento y Vivienda recordó que el Gobierno andaluz promoverá 28 viviendas en suelos de la calle Parras y 16 en un corralón de la calle Curadero, lo que supondrá una inversión de más de tres millones de euros.

No obstante, todo sigue pendiente de que se resuelva el convenio de las 'tecnocasas' que, como informó este periódico (ver SUR30/7/2018), también bloquea la apertura de un nuevo vial para conectar las calles Victoria y Lagunillas.

Trece años de un convenio que quedó en papel mojado

El pasado viernes, día 3, se cumplieron justo 13 años del momento en el que el alcalde, Francisco de la Torre, y la entonces consejera de Obras Públicas, Concepción Gutiérrez, firmaron el convenio por el que se daba el pistoletazo de salida al llamado plan de las 'tecnocasas' para recuperar y traer población a zonas degradadas del Centro de la capital. Con la firma del arquitecto Salvador Moreno Peralta, la medida pretendía llevar al corazón de la ciudad la población flotante de trabajadores que demandaba un Parque Tecnológico en clara expansión. ¿Qué mejor forma de repoblar el casco antiguo que hacerlo con jóvenes atraídos por el potencial de la tecnópolis? Así surgió un modelo de viviendas en alquiler con un espacio vinculado para el teletrabajo con el que llenar solares, al tiempo que también se desarrollarían VPO y equipamientos públicos en otros.

En total, se proyectaron 600 viviendas protegidas, de las que 300 serían 'tecnocasas', con una inversión estimada en cien millones de euros. Sin embargo, la iniciativa, condicionada a la expropiación de un buen número de fincas e inmuebles, entró de lleno en los retrasos de la maraña burocrática hasta que la crisis se encargó de darle la puntilla, cuando la Junta cerró el grifo de los pagos para las compras de suelos que tramitaba la Gerencia de Urbanismo. Ahora, 13 años después, todo aquello es papel mojado y las parcelas siguen baldías, a la espera de un nuevo acuerdo institucional.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos