Francisco de la Torre: «Soy de centro, aunque tengo una gran sensibilidad con el centroizquierda»

De la Torre, en un primer plano durante la entrevista en el Ayuntamiento de Málaga. / Foto: Salvador Salas | Vídeo: Pedro J. Quero

El alcalde repasa su mandato y aborda sus perspectivas electorales: «Ya no tengo tiempo ilimitado»

Javier Recio
JAVIER RECIOMálaga

El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, recibe a SUR en el despacho contiguo a la Alcaldía en la Casona del Parque, donde las maderas del suelo delatan su antigüedad por los sonoros crujidos con los que responde cada pisada. Ofrece infusiones y 'agua del Ayun', «que es mejor que la embotellada» y que sirve en unos vasos de tubo muy vintage. Sobrio en su vestimenta, no duda en cambiarse la corbata para darle un toque de color a su traje gris marengo. Sustituye el azul por el rojo, los colores corporativos de PP y PSOE...

Lleva usted siendo alcalde desde el año 2000, ¿es de los que piensa que 20 años no es nada…?

–Serán 19 los que lleve en el gobierno.

Sí, pero aspira a que sean más de 20.

–No, hombre. 20 años o 19 son muchos años y dan para mucho. Se han hecho muchas cosas en estos casi 19 años. Hemos pasado décadas especiales y no lo hemos hecho nosotros exclusivamente, sino toda Málaga.

Eso es indudable, no se lo discuto. ¿A usted no le da vértigo presentarse a las elecciones con 76 años cuando la mayoría de los malagueños con esa edad están jubilados?

–Yo me encuentro felizmente bien, en activo y con ilusión, y con mucho cariño a la ciudad. Quiero seguir haciendo muchas cosas y además tengo la sensación de que mi tiempo no es ilimitado, porque no tengo por delante décadas, sino años. Por eso tengo prisa por hacer las cosas.

Pero el esfuerzo que requiere gobernar una ciudad como Málaga es muy importante y las fuerzas le podrían fallar.

–Se tenga la edad que se tenga hay que procurar mantenerse en una actividad física, porque te ayuda a mantenerte bien físicamente y bien mentalmente. Cada día procuro caminar 40-45 minutos y una vez a la semana nadar.

«Málaga no está de moda en el mundo por casualidad, sino por todo lo que hemos hecho»

«No le haría ascos a gobernar con Vox. No tiene por qué. La democracia es aceptar los resultados»

«El Estado de las Autonomías ha demostrado ser menos eficaz en algunas materias que aquel Estado centralista»

Además se presenta usted a la que posiblemente serán las elecciones más difíciles, dada la fragmentación del voto que hay.

–Nunca hay elecciones fáciles, aunque el panorama actual es más plural. No digo que sea fácil, pero noto mucho afecto y mucho cariño por parte de la gente, mucha ilusión porque me presente.

Pero no hay que olvidar que en las elecciones andaluzas el PP fue el tercero en la capital, algo que no había ocurrido nunca.

–En el año 15, en las municipales mejoramos nueve puntos el resultado de las andaluzas y Ciudadanos bajó unos cuatro puntos. No quiere decir que sea fácil, pero tengo mucha ilusión ¡a pesar de los 76 años! La ilusión no baja nada, porque veo una perspectiva formidable para Málaga. La Málaga de ahora es mucho mejor que hace diez o quince años. Estamos en condiciones de llegar más lejos, de captar iniciativas transformadoras para la ciudad que verán sus efectos en los próximos años.

Lo que parece más que probable es que necesitará pactar.

–Nunca hay que descartar la mayoría absoluta. No voy a renunciar de entrada, tengo que aspirar a ello.

Nadie renuncia, pero lo más probable es que tenga que pactar. ¿Usted tendría algún problema en dirigir la ciudad con VOX en su propio equipo de gobierno?

–De entrada no sé si se presenta a las elecciones por Málaga.

Apueste por ello.

–Habría que ver el resultado que tienen y si son necesarios…

Hagamos la hipótesis.

–Mi obligación es llegar a un abanico muy amplio de votantes. Desde un centroizquierda al que podemos aspirar a otro espectro.

¿Usted considera que hace políticas de centroizquierda? ¿Cómo se define ideológicamente?

–De centro, de centro, aunque con una gran sensibilidad en el centroizquierda. Es más cuando estaba en UCD yo llegué a través del Partido Socialdemócrata Andaluz. Yo también comparto los principios de partidos de la derecha como son la defensa de la unidad nacional y la Constitución, del Estado de las Autonomías que deberían haber desarrollado la descentralización a los ayuntamientos. ¡Qué bien nos hubiera ido! ¡Qué prestigio tendrían!

Francisco de la Torre, en el Parque de Málaga.
Francisco de la Torre, en el Parque de Málaga. / Salvador Salas

No se me vaya a su tema favorito de la descentralización local.

–Jaja.

No me ha contestado a si gobernaría con Vox.

–Ya se verá. Mi primera obligación, gobernar solos. Segunda, poder gobernar con Ciudadanos. Y ahí me quedo.

O sea, que no contempla pactar con Vox.

–Si fuera necesario, aunque ese escenario...

Entonces si fuera necesario no le haría ascos.

–No tiene por qué. La democracia es aceptar los resultados. En temas de ciudad el abanico de coincidencia puede ser amplio hacia la derecha y hacia la izquierda. Hemos sacado temas muy importantes con el PSOE como el Polo Digital y el de los ascensores para mejorar la accesibillidad. Y lo hemos hecho en colaboración con la Junta porque somos un ayuntamiento solvente, que paga en 17 días, que ha reducido su deuda, que tiene moderación fiscal.

Bueno, en algunos impuestos como usted bien sabe tiene los coeficientes de los más altos.

–Sé al que se refiere, que es uno de sus temas preferidos.

Sí, al de las plusvalías.

–Hemos sido pioneros en España en esa materia cuando hay minusvalías.

Francisco de la Torre desgrana en la entrevista su procedencia socialdemócrata al PP.
Francisco de la Torre desgrana en la entrevista su procedencia socialdemócrata al PP. / Salvador Salas

Han actuado así después de que el Constitucional se pronunciara en ese sentido.

–Sí, pero fuimos los primeros que lo hicimos y no cobramos cuando hay minusvalías. Y hemos hecho bonificaciones de hasta el 95% en algunos casos de rentas bajas.

Sí, pero se dan situaciones dramáticas de gente que no puede heredar un piso porque no pueden pagar la plusvalía mortis causa.

–Tratamos de buscar soluciones para cada uno de esos casos.

Pero no se consiguen.

–Pero usted sabe que es una ley nacional que está ahí y que si hay un cambio debe haber una compensación por parte del Estado central como ocurrió con el IAE.

Pero en su mano estar bonificarlo todo.

–Pero ¿por qué voy a castigar a la ciudad sin esos ingresos?

Porque evita castigar a los ciudadanos, por ejemplo.

–Lo inteligente es hacer una operación a nivel nacional como se hizo con el IAE, porque nadie lo está haciendo.

En Rincón de la Victoria sí lo han hecho.

–Me refiero a las grandes ciudades. Yo no soy el padre de ese impuesto para defenderlo, pero ese impuesto permite beneficiar a la gente que no tiene bienes a través del que lo consigue gracias al aumento del valor que se ha conseguido gracias al esfuerzo de todos.

Exactamente el mismo criterio aplicable que el impuesto de sucesiones que su compañero Juanma Moreno ha eliminado nada más llegar a la Junta…

–Puede serlo en alguna medida.

O sea, que en su programa electoral no contempla eliminar la plusvalías mortis causa.

–No, yo diré que desde la FEMP lucharemos para que haya un impuesto nuevo nacional que permitiera cambiarlo. De otra manera perjudicaríamos a la ciudad. Seremos tan solidarios como podamos en los casos de rentas bajas. ¿Qué han hecho las grandes ciudades? El sentido del impuesto es que el que hereda se pone al día. Si vende ese mismo año no tendría que pagar nada.

«Mi sensación es que ya no tengo tiempo ilimitado. Por eso tengo prisa por hacer cosas»

«Porras y Pomares irán en las listas aunque sean llamados a declarar como investigados»

«En esta legislatura no me pongo una nota inferior a las del resto»

Estaría bueno que tuviera que pagar en el mismo año, sin embargo al año siguiente tendría que volver a pagar… El Ayuntamiento nunca pierde.

–No tiene por qué decirlo así. Querido Javier, es que hay gente que no tiene bienes inmuebles y se tiene que beneficiar de esa forma.

Está claro que está cada vez más socialdemócrata…

–Jaja.

Todavía lo ficha el PSOE, aunque los socialistas sí quieren quitar la plusvalía mortis causa.

–No sé si están totalmente de acuerdo.

Su portavoz Dani Pérez así lo dice.

–Donde gobierna no lo hace.

Habrá que concederle el beneficio de la duda.

–No, no. Que lo practiquen…

Buenos no sigamos peleándonos con las plusvalías.

–Yo con usted, querido Javier, no me peleo nunca.

De la Torre, en un momento de la entrevista.
De la Torre, en un momento de la entrevista. / Salvador Salas

Mire, ¿qué va a pasar con Teresa Porras y Paco Pomares si el juez abre diligencias previas?

–Lo lógico es que cuando abran diligencias previas sean llamados a declarar por el juez para poder explicar su actuación, que aquí en el salón de plenos lo pidieron los propios grupos políticos porque los vecinos protestaron. Hemos aplicado con rigor la ley haciendo el menor daño posible, pero siempre dentro de la ley. Aquí no ha habido corrupción, nadie del Ayuntamiento se ha beneficiado de nada, sino que se ha actuado como un servicio público a los vecinos. Vamos a dejar tiempo para ver cómo se desarrolla el tema judicial.

¿Si son llamados a declarar como investigados será un óbice para que vayan en las listas?

–En absoluto.

¿Entonces cuenta con ellos?

–Por supuesto.

-¿No teme que pueda impedir un pacto con Ciudadanos?

–No, porque en el pacto andaluz firmado se habla de corrupción y que haya una acusación formal y no se da ni lo uno ni lo otro.

Le confieso que esta es una entrevista rara, porque por primera vez no le voy a preguntar por la polémica del número 2 de la lista.

–Jeje. Eso de la polémica es porque le gusta a usted…

Y a usted también le gustaba alimentarla.

–No, no, ese era otro de sus temas preferidos.

A ver si ahora va a echar de menos a Elías Bendodo.

–¡Pero si está en un puesto importantísimo! Consejero de Presidencia, portavoz del Gobierno. Tenemos un aliado más, aunque eso no quiera decir que Juanma Moreno y el propio Elías vayan a ser parciales. Gobernarán para todos. Después harán lo que puedan hacer, porque no sé económicamente cómo está la Junta, nunca he conseguido saberlo. Sé que habrá colaboración por todas partes en cuestiones que no tienen por qué costar dinero. Premios Goya, por ejemplo. Si ha habido un apoyo de la Junta a Sevilla pues puede haberlo en otras ediciones a otras ciudades andaluzas. Nosotros podríamos hacerlo en el Martín Carpena o el Palacio de Ferias. En cualquier caso sé que habrá un juego equilibrado.

¿Pero lo echará de menos?

–¿Por qué lo voy a echar de menos si va a estar en esos términos de colaboración plena y total?

Usted siempre ha sido muy reivindicativo con la Junta, ¿seguirá ahora igual que está Juanma Moreno?

–Por supuesto, seré reivindicativo y leal, como hasta ahora. Muchas veces sin tener competencias y recursos hemos hecho grandes cosas. Qué hubiera pasado si en vez de la Junta hubiéramos sido nosotros los que hubiéramos heredado el enorme parque de viviendas provenientes del Estado central, que se administran muy mal.

Es verdad que en tiempos de la dictadura se hicieron miles de viviendas sociales.

–Y en tiempos de la Transición, como por ejemplo La Palma y en el polígono de Cártama, frente a la comisaría provincial, también son de la Transición. Desgraciadamente el Estado de las Autonomías ha demostrado en algunas materias ser menos eficaz que aquel Estado centralista. Qué pena que no se hubiera descentralizado hacia los ayuntamientos. Desde la Junta se nos han paralizado muchas cosas, como por ejemplo las universidades privadas. Bloqueó la Europea o la UCAM, pese a los beneficios que traen. Eso conlleva la captación de alumnos y profesores, además de estimular la competencia con la pública. Eso le da vida a la ciudad, como ocurre con los miles de estudiantes extranjeros que vienen a aprender español. Por eso tengo ilusión querido Javier, a pesar de mis 76 años.

¿Qué es para usted lo básico que debe hacer la Junta para el desarrollo de Málaga?

–La inundabilidad. El llamado decreto de inundabilidad. Decir como dijo la Junta de una manera frívola que en Málaga hay varias zonas inundables y no se pueden dar licencias para proyectos productivos nos ha hecho mucho daño. Tenemos un estudio realizado por Promálaga en consenso técnico con los de la Junta que elimina ese problema. Esperemos que ahora se despeje rápidamente.

Más cosas.

–El acceso al Parque Tecnológico.

Ahí han pecado de bisoños, porque el PTA lleva 25 años…

–Ya ¿pero quién creó esos accesos con un carril único? Lo diseñaron ellos en el 1992, llevamos años pidiendo un arreglo. Conseguí que el consejero saliente mandara la licitación al boletín en el último segundo y ahora hay que procurar que el nuevo consejero sea rápido en la contratación. También queda la posibilidad del metrobús. Queremos que la Junta se impregne de nuestra idea de ser ofertante de suelo para oficinas. La Málaga de hoy no es la Málaga de hace una década, ya que ha recorrido un camino con fuerza y tenemos una gran capacidad de atracción de empresas. Cuando tuvimos la competición de la Agencia del Medicamento, en la que no tuvimos el apoyo de la Junta...

Ni del Gobierno del PP.

–Sí, totalmente de acuerdo.

¿Es verdad que no apoyó a Soraya Sáenz de Santamaría por eso, que se la tenía guardada?

–Yo no se la tengo guardada a nadie.

Bueno…

–Vamos a decir que por eso y por el consorcio del auditorio. En esas dos cosas demostró poca sensibilidad. Volviendo al tema de las oficinas, las torres de Repsol pueden ser unos edificios brillantes para atraer grandes proyectos.

Usted habla de este proyecto desde 2007. ¿Por qué se tardan tantos años en hacer las cosas?

–No es fácil. Hemos pasado una crisis de caballo, la mayor crisis después del 29 y eso paralizó muchos proyectos.

Pero 12 años después no se ve el comienzo de las obras.

–Todavía queda y estamos hablando con Sareb para que se ilusionen en el tema de las oficinas. Yo sé que ven más interés en las viviendas, porque pueden valer más, pero deben ver también el servicio a la ciudad. Haría falta encontrar un promotor que dijera me interesa porque voy a traer empresas, con sus empleados, que a su vez necesitan viviendas. La experiencia te enseña que estas cuestiones llevan años. Martiricos ya ha empezado, pero han pasado muchos años. Conseguimos la aprobación del plan, que lo retrasaron dos años gratuitamente en la Junta, cuando estaba Espadas de consejero.

Pues ahora es usted muy amigo del alcalde de Sevilla.

–Bueno él se ha hecho amigo mío y...

...Y usted no le ha rechazado la amistad.

–Eso, porque me gusta ser elegante y olvidar agravios pasados. Aquello perjudicó.

Da la sensación de que usted ha tenido unas legislaturas donde se han visualizado muchos proyectos (Larios, Puerto, paseo marítimo de poniente..) y esta última hay muchos proyectos que no salen. Le doy una relación: Campamento Benítez, vía verde, prisión de Cruz de Humilladero, Astoria, paseos marítimos de la zona este, peatonalización de Carretería y Álamos, la zona franca y las torres de Repsol. Nada está hecho.

–Pero en todos se ha avanzado. En el Benítez se han hecho cosas y no se han hecho más porque la Junta no nos han aprobado los últimos informes. En Arraijanal, que no lo ha mencionado, hemos conseguido el suelo. Hemos sembrado muchísimo. Y ejecutado. La Alameda no está mal, así como las mejoras en el Soho.

Pero parece un balance pobre si se compara con otras legislaturas en las que usted mismo ha sido el alcalde.

–Yo lo que le digo es que mantener vivo y funcionando todo el esquema de la proyección cultural que hay en los museos, con exposiciones renovadas, eso no está estático. Compárelo con la postura que ha adoptado hasta ahora la Junta con la Aduana, donde no ha habido ni una sola exposición temporal. Tenemos una gran capacidad de atracción de congresos. Estos últimos cuatro años han sido los de la explosión turística de Málaga, de la consolidación cultural y tecnológica de Málaga. Son estrategias de ciudad muy fuertes. Yo el año pasado estuve en el mayor encuentro inmobiliario del mundo, junto a Bilbao, que también estaba invitada como ciudad, y sentí un interés enorme por Málaga. Tenemos una lista interminable de premios internacionales recibidos durante estos años. Los foros a los que he sido invitado es enorme.

¿Málaga está de moda en el mundo?

–Sí, pero Málaga no está de moda en el mundo por casualidad, sino por todo lo que hemos hecho.

Usted ha hablado de la explosión turística y es cierto. Pero los propietarios de viviendas turísticas tienen la sensación que se les ha animado y ahora se ponen cortapisas y quiere imponerles tasas especiales como la de basura.

–Eso no tiene la menor importancia. Ellos están dispuestos a poner una tasa por viajero. Es un tema polémico, porque los hoteleros no lo ven claro, aunque algún día habrá que abordarlo.

¿Usted es partidario de poner puertas a las viviendas turísticas?

–Las comunidades de vecinos tienen que poder actuar con mayorías cualificadas para permitirlas o limitarlas. Aunque como ciudad nos interesa mucho el crecimiento de hoteles. No podemos perder grandes congresos por la falta de plazas hoteleras.

¿Es una quimera que Málaga tenga un gran auditorio?

–¿Quimera por qué?

Porque ya hubo un intento fallido.

–Se lo cargó la crisis y perdimos una oportunidad en el año 83, cuando el Estado pagó los de Valencia y Murcia. Se lo transmití a Aparicio y Pagán en su día porque sabía que había posibilidades y perdimos tontamente la oportunidad. Málaga debe tener un auditorio y podemos licitarlo este año si alcanzamos los convenios con la Junta y el Estado.

¿Qué va a pasar con el metro al Civil?

–Mi postura es que se termine rápidamente la zona de Vialia al río, que ha sido una vergüenza. Hagamos rápido el tramo hasta la Alameda, que también lleva un año de retraso y partir de ahí coordinar con la EMT. Y no hacer nada en el Civil, ni en superficie ni soterrado. Los 20 millones de viajeros se pueden conseguir llegando al centro, sin tener que hacer más. Y tenemos tiempo para pensar cómo seguir, bien con el metrobús, bien con otro trazado hacia el norte. Si se hubiera utilizado la tuneladora no tendríamos ahora tantos problemas, porque los comerciantes se echan a temblar con las obras soterradas con los muros pantalla. Se hubiera utilizado menos dinero y menos tiempo. Creo que en cualquier caso habría que pensar antes en la llegada del metrobús o metro al PTA, pero con tranquilidad.

¿Va a dar tiempo a solucionar el problema de Limasa esta legislatura?

–Lo intentaré. Hay una serie de situaciones internas que la han complicado. Nuestra oferta es muy buena porque la productividad que planteamos no es difícil de alcanzar. Pero el tiempo apremia y hemos puesto de tope el 15 de febrero. Si no alcanzamos esa respuesta de los trabajadores dejaríamos de hablar de municipalización y habría que ir pensando en la privatización. Y que conste que la ciudad ha mejorado mucho en limpieza.

Póngase una nota esta legislatura, teniendo en cuenta su labor en otras…

–No me pongo menos nota que en otras legislaturas. La 11-15 estábamos en plena crisis y en esta hemos dado una respuesta en materia social muy importante.

Por cierto, lleva usted un pin muy colorido que parece que reclama los derechos de la comunidad LGTBI…

–No, ese pin es de los 17 objetivos de desarrollo sostenible.

Como está usted tan socialdemócrata, tan de centroizquierda…

–Jajaja. No, estos objetivos no son patrimonio de la de izquierda ni de la derecha, sino de toda la humanidad.

Esos objetivos se marcan el reto de alcanzarlos en el año 2030. ¿Seremos capaces de terminar los grandes proyectos de Málaga que ahora hay pendientes en esa fecha?

–Deben estar bastante avanzados y muchos, terminados.

A lo mejor sigue de alcalde.

–Jaja, no por Dios.

Que la salud le acompañe y tenga mucha fuerza.

–Muchas gracias, pero no tanta como para estar hasta el 30.