Francisco Salado: «No tenemos que escorarnos tanto a la derecha, sino irnos al centro»

Salado, en el foro Lidera Málaga. /Salvador Salas
Salado, en el foro Lidera Málaga. / Salvador Salas

El presidente de la Diputación de Málaga y vicepresidente provincial del PP vaticina una victoria de los populares en la provincia en las municipales porque se votará «en clave local»

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

Dos días después de las elecciones generales en las que el PP sufrió un importante batacazo, Francisco Salado, presidente de la Diputación de Málaga y vicepresidente provincial de los populares, ha protagonizado esta mañana un foro público donde ha calificado de «malos» los resultados para su partido en las urnas en la provincia (donde Ciudadanos les ha dado el 'sorpasso' como primer partido del centro derecha) y ha dado su receta para que el PP recupere apoyos ciudadanos: «No tenemos que escorarnos tanto a la derecha, sino irnos al centro. Debemos reconducir el partido hacia el centro que nos ha dado tanto éxito».

Durante su ponencia en el Foro Lidera, organizado por el diario SUR, y ante las preguntas formuladas por el director de este periódico, Manuel Castillo, Salado ha sostenido que el PP debe replantearse su estrategia porque «la mayoría de los españoles son de centro y centro-izquierda» y ha remarcado que «nadie debe marcarnos nuestra agenda y nuestro programa». Una alusión al efecto que ha tenido en las tácticas del PP la irrupción de Vox.

A cuatro semanas de los comicios municipales que renovarán los ayuntamientos de la provincia, el también alcalde de Rincón de la Victoria ha lanzado un mensaje optimista cara a las expectativas electorales del PP y se ha mostrado «plenamente convencido» de que los populares ganarán las locales en la provincia y revalidarán el gobierno de la Diputación de Málaga. Y es que Francisco Salado ha considerado que los ciudadanos «está cada vez más educado a la hora de votar» y si el pasado 28 de abril lo hicieron en clave nacional, el próximo 26 de mayo lo hará en «clave local» y valorando la gestión que se ha hecho en estos años en sus localidades.

Más

«No me cabe en la cabeza pensar que José María García Urbano, que ha transformado Estepona, va a perder Alcaldía. En las municipales los ciudadanos no van a pensar en Cataluña o en las banderas sino en lo que se ha hecho en su municipios. Muchos vostantes van a retornar al PP porque lo ciudadanos van a buscar garantías para sus municipios, en muchos de los cuáles ha habido tripartitos o cuatripartitos», ha dicho.

Salado ha calificado como «negativa» la fragmentación de las corporaciones locales porque lleva a «la parálisis» en la gestión y ha defendido una reforma de la ley electoral para que los ciudadanos puedan votar directamente al presidente de la Diputación y los diputados provinciales -ahora es una elección indirecta-. «Una elección directa sería más sano, democrático y justo», ha subrayado.

En el turno de preguntas, cuestionado sobre cuáles serían los proyectos prioritarios para la Diputación si el PP sigue gobernando tras el 26 de mayo, Francisco Salado ha abogado por la mejora de la frecuencia del transporte público de autobuses entre los municipios del área metropolitana de la capital y para ello ha abogado por que la Junta de Andalucía, ahora que han caducado las concesiones de explotación del servicio de autobuses interurbanos, establezca en los nuevos pliegos de concesión la necesidad de aumentar la frecuencia.

Junto a ello, Salado ha ofrecido la ayuda de la Diputación a la Junta para abordar la escasez de agua para el riego de subtropicales en la Axarquía a través de la reutilización del agua que un gran número de municipios sigue tirando actualmente al mar.

Relacionado con la política de aguas y vinculado al turismo (principal industria de la provincia), el presidente de la Diputación ha reiterado el compromiso de la institución provincial para cumplir con el saneamiento integral construyendo las depuradoras de Atajate y Jimera de Líbar y ha reclamado una mayor «concienciación ciudadana» para que las toallitas no se tiren y vayan al mar.

Respecto al turismo, Francisco Salado ha destacado que desde la empresa pública de la Diputación, Turismo Costa del Sol, se viene haciendo «un gran trabajo» y que las líneas de actuación vendrán marcadas, como hasta ahora, por las reclamaciones que haga la iniciativa privada. Sobre las viviendas turísticas, ha dicho que «han venido para quedarse, ofrecen una potencialidad de creación de riqueza y lo que tenemos que hacer es regularla».

Defensa del papel de la Diputación

Durante su intervención, Francisco Salado ha hecho una encendida defensa del papel de las diputaciones en general y de la de Málaga en particular como «gran aliado» de los pequeños municipios a la hora de prestar servicios y de luchar contra el fenómeno de la despoblación. «Las diputaciones son imprescindibles. Sin ellas muchos municipios pequeños no podrían sobrevivir», ha destacado.

Salado ha hecho un balance positivo de estos ochos años de gestión del PP en la Diputación de Málaga, donde, según ha remarcado, se han transferido a los municipios casi 500 millones de euros, se han puesto en marcha proyectos como el Caminito del Rey, la Senda Litoral o la Gran Senda para el desarrollo económico y turístico y se ha apostado por el sector agroalimentario con la creación de la marca 'Sabor a Málaga' para poner en valor los productos locales.

Junto a ello, Salado ha recordado que la pasada semana anunció un plan de movilidad contra el despoblamiento rural con casi cincuenta actuaciones en otros tantos municipios de la provincia para mejorar las comunicaciones internas entre ellos. Para ello se destinarán 50 millones de euros en una década. «Este plan supondrá un salto de calidad de vida», ha subrayado.

Francisco Salado ha sido presentado por el alcalde de Yunquera y presidente del Ágora Rural del PP provincial, José Antonio Víquez, quien ha destacado el apoyo de la Diputación a los pequeños municipios y ha hecho un llamamiento a todas las administraciones para que pongan medidas que ayuden a frenar la despoblación que, según ha remarcado, no sólo supone la pérdida de personas en los municipios sino la pérdida de tradiciones y del acervo cultural.

Para ello Víquez ha defendido el establecimiento de líneas de ayudas por nacimiento, la mejora de las comunicaciones o el establecimiento de una fiscalidad positiva para los pequeños municipios. «Sin pueblos no hay ciudades», ha apostillado.