Un fondo alemán impulsa el primer gran proyecto urbanístico junto al soterramiento del AVE

Actuación prevista en Santa Rufina/SUR
Actuación prevista en Santa Rufina / SUR

Aquila Capital activa los trámites para construir tres torres, una de ellas de 74 metros de altura, con capacidad para unos 350 pisos, comercios y oficinas

Jesús Hinojosa
JESÚS HINOJOSAMálaga

Son varios los proyectos urbanísticos que se trazaron años atrás en el entorno del soterramiento de las vías del AVE, con la conciencia de que aquella operación supondría con el paso del tiempo una oportunidad para regenerar diferentes sectores de este ámbito del oeste de la ciudad, marcados por usos industriales que quedaron obsoletos e insertos en una trama urbana fundamentalmente residencial. Es el caso de los proyectos contemplados en el vigente Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU) para los suelos que ocuparon los depósitos de Repsol junto a la avenida de Juan XXIII, todavía lastrados por los cambios de criterio políticos respecto a su destino, y para las parcelas del polígono de SanRafael, cuya transformación depende del progresivo traslado de las empresas que todavía alberga.

No obstante, hay otra pieza de ese puzle que ya está lista para activarse de un modo inmediato. Se trata de la atravesada por las calles Santa Rufina, Santa Justa, San Lucas y Carril de la Cordobesa, unos suelos que décadas atrás albergaron la fábrica de Confecciones Sur, del grupo Cortefiel, junto a la barriada de La Princesa. La crisis económica de la pasada década frenó los proyectos residenciales ya previstos en el anterior PGOU del año 1997 para este sector. Sin embargo, según ha podido confirmar este periódico, al calor de la recuperación del mercado inmobiliario, los suelos han cambiado de manos y sus nuevos dueños están dispuestos a acometer de inmediato la transformación de esta zona de la ciudad.

Para llegar a este punto ha sido clave la entrada en escena del fondo inversor alemán Aquila Capital, que ha tomado posiciones a nivel nacional para hacerse con una parte del pastel del ingente negocio promotor. Según se publicó a finales del año pasado, ya ha comprado, por unos 900 millones de euros, suelos que le otorgan la capacidad para construir más de cuatro mil viviendas en España. En el caso de Málaga, Aquila Capital se ha hecho con los derechos urbanísticos que poseía Unicaja (a través de la sociedad Gestión de Inmuebles Adquiridos) en el sector de Santa Rufina, y también se ha convertido en el propietario mayoritario del ámbito denominado 'San Lucas'.

Estas dos operaciones, junto con la de San Fermín, van a emerger en los suelos comprendidos entre el soterramiento del AVE y la calle Carril de la Cordobesa, para dar cabida a unas 750 nuevas viviendas. De todas ellas, la que se encuentra más avanzada en su tramitación es la de Santa Rufina, para que Aquila Capital, que actúa en este proyecto con la sociedad Highline Residences Santa Rufina, prevé iniciar las obras de urbanización en los primeros días de este próximo mes de marzo. En total, las promociones cuya tramitación ya está activada suponen una inversión de unos 28 millones de euros, incluidos todos los gastos.

La actuación implicará la construcción de unas 350 viviendas, oficinas y comercios repartidas en dos conjuntos edificatorios dominados por tres torres en total. En la parcela más cercana al Carril de la Cordobesa, se realizará una promoción que, con el diseño del estudio de arquitectura local HCP, albergará 80 viviendas sobre tres sótanos para aparcamientos. Está valorada en más de 10 millones de euros y tendrá una altura de 46 metros distribuidos en planta baja más primera, una entreplanta diáfana, y 11 plantas más.

Las obras, valoradas en unos 28 millones de euros en total, arrancarán en los primeros días de marzo

Los promotores ya han pedido la licencia de obras para esta promoción y también para la situada inmediatamente más al norte, en la que está prevista una segunda torre de pisos, igualmente de 46 metros, con capacidad para 132 viviendas. En esta segunda parcela se construirá una tercera torre junto al inicio del soterramiento del AVE que alcanzará los 74 metros de altura –diez menos que la torre de la Catedral– y cuyo diseño está siendo ultimado por el estudio del arquitecto Ángel Asenjo, autor igualmente del proyecto la segunda torre que ya espera la licencia de Urbanismo. Previsiblemente será el próximo mes de junio cuando se solicitará el permiso municipal para este primer rascacielos que emergerá en los barrios del oeste de la ciudad con una altura de 20 plantas sobre una base de planta baja más una para usos terciarios. Esta torre podría albergar unas 130 viviendas más.

Tanto ella como la de 132 pisos que ya espera la licencia se levantarán sobre cuatro sótanos con capacidad para 285 plazas de aparcamiento. Esta parte de la operación supone ya una inversión de más de 14 millones que aumentará con el rascacielos.

Los permisos para estas construcciones dependen de que culmine la tramitación del proyecto de reparcelación, asesorado por el abogado Álvaro Ruiz, del despacho Ius Urbis. Este trámite reparte las diferentes parcelas de la actuación, que contempla también un parque de unos ocho mil metros cuadrados, así como las cargas, entre las que se encuentra la ampliación y prolongación de la calle Río Gargálica para unirla con Héroe de Sostoa y mejorar la conexión hacia el sur.Para esta prolongación, la Gerencia de Urbanismo ha tramitado la expropiación de un edificio que será derribado y cuya adquisición ha sido costeada por los privados.