¿Fichaje o huida del Ayuntamiento?

De la Torre saluda a Jiménez en presencia de Casero./
De la Torre saluda a Jiménez en presencia de Casero.

El distanciamiento de Jiménez y Casero con De la Torre y la opción de no ir bien colocados en las listas favorecieron su salto a la Junta. El alcalde deberá remodelar su equipo de gobierno y la incógnita es el alcance de la misma. Salado coloca a Florido y Oblaré como vicepresidentes de la Diputación

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

En su condición de nueva delegada en Málaga de las Consejerías de Fomento y Cultura, Carmen Casero, participó este miércoles, junto al resto de los nuevos responsables provinciales del gobierno autonómico –Fernando Fernández-Tapias (Agricultura); Carlos Bautista (Salud); Mercedes García Paine (Educación); Nuria Rodríguez (Turismo); y Miguel Guijarro (Empleo y Economía)– en una primera reunión de trabajo con la delegada del Gobierno de la Junta en la provincia, Patricia Navarro. Mientras que Raúl Jiménez acudió a Sevilla a incorporarse a la Agencia de Gestión Agraria y Pesquera de Andalucía, de la que es el nuevo director gerente. Fue el día después de su salida como concejales del Ayuntamiento de Málaga.

Una marcha sobre la que se ciernen algunas incógnitas. Casero y Jiménez eran dos ediles muy cercanos al presidente del PP de Málaga y hombre fuerte del nuevo gobierno andaluz, Elías Bendodo. En este sentido, el salto de ambos a la administración andaluza se puede entender dentro de la política de fichajes que el consejero de Presidencia ha desarrollado entre sus afines en el Ayuntamiento de la capital y la Diputación Provincial para cubrir puestos en la estructura territorial y de las diferentes consejerías. A este respecto, fuentes consultadas apuntaron que para el alcalde de la capital, Francisco de la Torre, no fue una sorpresa porque era algo esperado que podía suceder.

Sin embargo, otras fuentes apuntan a otras motivaciones como causas de su salida de la Casona del Parque. Estas causas serían el distanciamiento político entre Raúl Jiménez y Carmen Casero con Francisco de la Torre, en lo que habría pesado su condición de 'bendodistas' y, simultáneamente, el hecho de que no tenían garantizado ir bien colocados (entiéndase en puestos que garantizasen su salida) en la futura lista del PP a las elecciones municipales del próximo 26 de mayo, según las fuentes consultadas.

Para ello, añadieron las fuentes, Casero ha abandonado el Ayuntamiento apenas ocho meses después de recoger su acta como edil, mientras que a Raúl Jiménez se le quitó el pasado abril el área de Sostenibilidad Medioambiental, de la que dependía entonces Limasa, después de que el edil se hubiera manifestado en contra del modelo de municipalización de la empresa de limpieza defendido entonces por el alcalde y hubiera apostado por la privatización.

Bien sean fichajes o una huida, la marcha de ambos ediles obligará a Francisco de la Torre a acometer una remodelación de su equipo de gobierno a apenas cien días de la cita con las urnas. La incógnita es si esos cambios van a ser mínimos, como dice la lógica ya que queda poco tiempo para el fin del mandato, o serán más profundos. Ayer nadie se atrevía a hacer un pronóstico ya que, según fuentes consultadas, aún era prematuro y lo que se tenga que hacer «sólo lo sabe el alcalde».

Quien sí acometió este miércoles una reestructuración de su equipo de gobierno es el presidente de la Diputación, Francisco Salado, tras la salida de la institución de su predecesor Elías Bendodo, tras ser nombrado consejero de Presidencia, Administración Pública e Interior de la Junta y la hasta ahora vicepresidenta primera, Ana Carmen Mata, nombrada secretaria general de Familias en la Administración autonómica. Los cambios ha aupado a Jacobo Florido como vicepresidente segundo y Francisco Oblaré como vicepresidente tercero.

Oblaré, que asume la supervisión de la Oficina de Atención a los alcaldes, mantiene la portavocía del grupo popular mientras que el viceportavoz es Francisco Delgado Bonilla. Florido, además de la vicepresidencia, asume el área de Servicios a la Ciudadanía que hasta ahora tenía Ana Mata, a cuyas competencias se añade la supervisión de Madeca y Gobierno Abierto, Transparencia y Comunicación Corporativa.

Asimismo, Salado ascendió a Francisca Caracuel desde la vicepresidencia segunda, a la primera, además de mantener sus responsabilidades como diputada de Economía y Hacienda y acometió una pequeña redistribución de competencias. Así, Pilar Fernández-Figares añade Recursos Humanos y Servicios Generales las responsabilidades de la Administración Económica, mientras que Lourdes Burgos, diputada de Servicios Sociales y Centros Sociales añade a sus cargos la gestión directa del área de Igualdad e Innovación Social, donde está incluido el centro La Noria.

Juan Jesús Bernal, que tomó posesión de su cargo el 2 de febrero tras la vacante que dejó Bendodo, será el nuevo diputado del área de Desarrollo Económico y Productivo, que tiene asignadas las áreas de promoción agroalimentaria Sabor a Málaga y Relaciones Empresariales, hasta ahora en manos de Florido.

Ante el hueco como diputada que deja Ana Carmen Mata, el siguiente en la lista para sustituirle es el alcalde de Estepona, José María García Urbano.

 

Fotos

Vídeos