El factor Pomares y el éxito de la ‘alcaldesa consorte’

De la Torre y Pomares se abrazaban anteayer. /Salvador Salas
De la Torre y Pomares se abrazaban anteayer. / Salvador Salas

Tras la ‘resaca’ del ‘sí quiero’ del alcalde seguía ayer en la picota la presencia del edil de Urbanismo en la rueda de prensa y las declaraciones de Rosa Francia

Pilar R. Quirós
PILAR R. QUIRÓSMálaga

Como el que se casa. Para dar el ‘sí quiero’ no es válido cualquier escenario. Observarían la predicción del tiempo y asumieron que el lunes era, seguramente, el único día glorioso de una semana blanca escolar que pinta negra por lluvias y frentes de los que se han despojado el centro de Europa, donde les visita inusualmente estos días un anticiclón. Con este panorama, era meridiano que había que empezar la semana con buen pie. Con el sol en todo lo alto y sin fenómenos adversos. Para hacer una rueda de prensa ‘outdoor’ y rodeado de verde, el cielo no puede estar encapotado. Unos turistas con paraguas dejaban claro ayer que los tiempos (meteorológicos) del alcalde Francisco de la Torre para ser de nuevo el candidato popular a la Alcaldía eran los acertados. Tras el día ‘D’, llegaba la ‘resaca’ y los suyos, los más cercanos, respiraban aliviados de haber soltado la bomba informativa. En el Ayuntamiento reinaba esa calma chicha propia de un martes después del pleno y previo a una fiesta tan señalada como el Día de Andalucía. Misión cumplida.

Sólo rompía el escaso movimiento los dimes y diretes del ‘factor Pomares’. Propios y extraños se preguntaban por qué en la puesta en escena del regidor brillaba, abrazo incluido, el concejal de Urbanismo. Algunos celos iban y venían. El equipo de alcalde le quitaba importancia diciendo que Pomares estaba allí y que se acercó a ver la rueda de prensa. ¡Qué casualidad! Yotros estimaban que su acólito y entregado edil, el que dijera que «con él (De la Torre)todo es posible, y sin él, nada es imposible» sabía de antemano el envite y el escenario y fue a darle un ‘arrechuchón’ a su jefeuno que acabó siendo muy mediático. Ymuy comentado.

Francisco Pomares estuvo a un tris de ser el portavoz popular al inicio de este mandato, cuando De la Torre quiso borrar a Mario Cortés de la nómina de los elegidos, pero una negociación posterior le dejó fuera de juego. Más tarde, le tocó el turno a Carlos Conde. Parece ser que a Pomares le juega a la contra no ser un hombre de partido. En eso coincide a las mil maravillas con su ‘jefe’. Pomares, línea directa con la Madre Iglesia desde el Ayuntamiento, y exseminarista, sigue estando dentro de los preferidos del regidor. Dentro de su guardia pretoriana.

La otra protagonista de la jornada por derecho fue la ‘alcaldesa consorte’ Rosa Francia, que una vez más hizo de su capa un sayo y dijo con una monstruosa sinceridad, que no sorpresiva, lo que pensaba de la decisión de su marido. Ayer algunos acabaron desmontando en su cabeza la teoría del acuerdo tácito entre el alcalde y su mujer cara a la prensa. Tanta honestidad, con frases como «estoy contrariada y fastidiada» no podían haberse acordado. Otros, no tan lejanos al regidor, estimaban que hay cierta teatralidad en la puesta en escena. Sin dejar de valorar que la libertad de expresión nos asiste a todos, convendrán que no es habitual que las(los) ‘consortes políticos’ se despachen con tanta naturalidad.

Algún edil, para rematar la faena, afirmaba con guasa andaluza que al alcalde nunca le faltará un plato de comida caliente en su casa, y otros, más sibilino(as) explicaban que no le rendían las ganancias a un hombre como De la Torre aburrido sin hacer nada. En fin, ya no se aburrirá una temporadita habida cuenta de que el culebrón de la sucesión parece ya cerrado. Habemus candidato popular a la Alcaldía. Falta que empiecen a moverse las fichas en las otras bancadas. Dieciséis meses pasan volando. Ya lo verán.

El reciclaje no es un mito: visita a la planta

Hubo una época ya lejana en la que la planta de reciclaje de Los Ruices no trabajaba como debiera, y desde entonces quedó el falso mito de que reciclar en Málaga era para nada. Era y es fácil aún escuchar que ¿para qué separar los envases de la basura orgánica si todo va luego al mismo sitio? Pues para vencer esta resistencia, que no tiene fundamento en la actualidad, grupos de ciudadanos visitarán la planta de Los Ruices el último martes de cada mes. Así, a priori, eso de ir de excursión al vertedero puede que no resulte muy atractivo, pero ver cómo se funciona en un lugar donde se gestionan todos los residuos de una ciudad tiene su aquel. El edil de Medio Ambiente, Raúl Jiménez, quiere promocionar esta iniciativa, en la que uno se puede dar de alta en la página de Facebook de ‘Málaga cómo te quiero’. «Queremos que los ciudadanos sepan que de verdad reciclamos lo que va a los contenedores de basura selectiva y al gris (orgánico o fracción resto)y que si todos lo hacemos mejor tendremos un medio ambiente más saludable», explicaba. Habrá que ir a la excursión.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos