«Con 550 euros de ayuda no nos llega para alquilar un piso»

Daniel y Jessi, frente a la sede del Instituto Municipal de la Vivienda, donde han acampado. /Fernando Torres
Daniel y Jessi, frente a la sede del Instituto Municipal de la Vivienda, donde han acampado. / Fernando Torres

Más de 800 usuarios del programa de vivienda no encuentran casa

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

El crecimiento de los precios del alquiler y la falta de viviendas disponibles suponen un problema difícil de resolver para muchas familias en Málaga. Este error en la ecuación se está haciendo notar con especial dureza en el día a día de quienes viven en riesgo de exclusión social. Conscientes del problema, en el Ayuntamiento de Málaga existe un pionero programa de ayuda al alquiler para este sector de la población, un sistema ágil y bien valorado que está empezando a darse de bruces contra una realidad que supera toda buena intención:la cuantía de las ayudas empieza a ser insuficiente para las condiciones del mercado.

Actualmente hay 725 familias que han encontrado un piso con la prestación de 450 euros (que se hace efectiva durante tres años). Sin embargo, hay además 800 solicitantes con la ayuda preconcedida a la espera de que encuentren piso para que se haga efectiva, según los datos del propio Instituto Municipal de la Vivienda (en julio había 598 usuarios y 600 a la espera. Daniel y Jessi forman parte de ese último grupo con un caso especialmente atípico que les ha llevado a acampar frente a la sede de dicho organismo, ella, además, en huelga de hambre.

Daniel y Jessi, recién desalojados y con tres hijos, inician una huelga de hambre frente al Instituto Municipal de la Vivienda

Tienen tres hijos, de 18 meses, 14 y 16 años. Ella, epiléptica, no tiene trabajo y él hace «chapuzas»de carpintería. Durante un tiempo vivieron con los padres de Daniel, hasta que por motivos familiares tuvieron que abandonar la residencia y decidieron ocupar una casa «del banco». El desalojo se hizo efectivo hace unos días y ante lo extremo de la situación tomaron la determinación de hacer público su caso para pedir soluciones, asistidos por varios colectivos sociales como Stop Desahucios y la Plataforma de Afectados por la Hipoteca.

Jessi pasa las noches en una tienda de camapaña y Daniel se encarga de los hijos.
Jessi pasa las noches en una tienda de camapaña y Daniel se encarga de los hijos. / Fernando Torres

Desde el área de Vivienda y el de Servicios Sociales, explica a SUR el concejal de Vivienda Francisco Pomares, atendieron su caso en cuanto lo solicitaron. La aspiración de la familia es conseguir una casa municipal o un alquiler social, pero de momento han recibido la ayuda del plan de alquiler, dando paso al punto principal de la cuestión:«Con 550 euros (los han aceptado en el plan 2, que conlleva una subida de 100 euros en la dotación mensual) no nos da para alquilar un piso». La situación está, por tanto, en un complejo punto muerto ya que el Ayuntamiento tiene «las manos atadas», según el edil, pero la familia asegura que tras un mes de búsqueda de alquiler no han encontrado nada. Además de la causa económica, Jessi asegura que «es muy difícil encontrar alguien que quiera poner su piso en manos de familias en riesgo de exclusión social».

«No podemos ceder ante este tipo de acciones, se les ha dado la misma ayuda que a todo el mundo» Francisco Pomares, Concejal de Vivienda

Frente a esto, el director del Instituto Municipal de la Vivienda, José María López, asegura que el ritmo de contratos firmados es de entre 15 y 20 al mes una vez se concede la ayuda. Pomares añade:«Sabemos que el sector del alquiler está muy complicado, pero es cuestión de salir a la calle y buscar, tenemos muchos ejemplos que lo han conseguido».

«El ritmo de contratos de alquiler a familias con la ayuda concedida es de unos 15 o 20 al mes» José María López, Director del IMV

El dilema está sobre la mesa y la solución parece más compleja de lo que parece. Daniel asegura que son conscientes de que hay mucha gente en su misma situación, pero eso no les frena:«Yo solo lucho porque mis hijos tengan un lugar estable donde vivir». Desde el Ayuntamiento aseguran que no pueden ceder ante chantajes ni acciones reivindicativas de este tipo:«Se les ha ofrecido la misma ayuda que a todo el mundo», apunta Lomena y recuerda que en Málaga hay más de 1.500 familias en riesgo.

Temas

Málaga

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos