El marqués de Larios vuelve a su pedestal

Las piezas han sido transportadas embaladas desde el Ayuntamiento. /Salvador Salas
Las piezas han sido transportadas embaladas desde el Ayuntamiento. / Salvador Salas

La escultura de Mariano Benlliure, que ahora mira hacia la calle a la que da nombre, ha sido trasladada a primera hora de esta mañana desde el Ayuntamiento

Jesús Hinojosa
JESÚS HINOJOSAMálaga

Manuel Domingo Larios y Larios regresa a la confluencia de la Alameda Principal con la calle que promovió a finales del siglo XIX y a la que da nombre. A primera hora de esta mañana, la escultura que realizara Mariano Benlliure ha sido trasladada desde el Ayuntamiento hasta el pedestal de su monumento por parte de operarios de la empresa antequerana Chapitel, que se ha encargado de su restauración con motivo de las obras de remodelación de la Alameda. En un camión pluma han sido transportadas las esculturas tanto de la Alegoría del Trabajo como del marqués de Larios para recolocarlas en el pedestal, del que el marqués fue extraído hace siete meses, el pasado 2 de octubre. Tras varias subidas y bajadas del marqués con una grúa para preparar correctamente su sistema de anclaje, en primer lugar ha sido instalada la de la Alegoría del Trabajo y, posteriormente minutos antes de las 13.00 horas la del marqués, en la cúspide del monumento, que ha sido desplazado desde su anterior posición en una rotonda hacia la embocadura de la calle que lleva su nombre y hacia la que mirará a partir de ahora.

Con una pluma facilitada por la constructora Verosa, que acomete las obras de la Alameda ejecutadas por la Gerencia Municipal de Urbanismo correspondientes a la embocadura de la calle Larios y la calzada central, ambas esculturas de bronce han sido devueltas al monumento, que ahora se encuentra a ras de calle, más próximo a los peatones. El pedestal se ha situado sobre una grada de escalones de piedra y se va a rodear con unas barras de hierro con pátina de bronce sustentadas por pilastras de caliza que están inspiradas en las que lo bordeaban a principios del siglo XX.

Además de las esculturas de bronce, la restauración del monumento ha incluido el pedestal de mármol en el que se encuentra la figura de una mujer con un niño en brazos que representa el agradecimiento de la ciudad al marqués. Tras la limpieza realizada por Chapitel, el pedestal ha recuperado el tono rosado primitivo del mármol. Asimismo, se va a reconstruir el brazo de la imagen del niño que estaba perdido y un ramillete de laurel que portaba, piezas que se repondrán en los próximos días.

Ha estado presente en las labores de reubicación de las esculturas la vicepresidenta de la Fundación Mariano Benlliure y bisnieta del artista, Lucrecia Enseñat Benlliure, quien ha reiterado su rechazo al nuevo emplazamiento del monumento con el argumento de que su autor lo concibió para estar situado en dirección este-oeste. No obstante, ha valorado positivamente la labor de restauración acometida por Chapitel.

Obras de la Alameda

La intención de los responsables de Urbanismo es que para finales de este mes la obra de la Alameda presente un estado lo más avanzado posible en su lateral sur y su calzada central, ya que la parte norte sigue tomada por los trabajos del metro. En ella también han comenzado recientemente las obras para renovar las infraestructuras soterradas del tramo entre las calles Puerta del Mar y Larios, cuya pavimentación será ejecutada por la Junta aunque no esté afectado por los tajos del suburbano.

El Ayuntamiento se ha puesto como objetivo que la peatonalización del lateral sur quede totalmente acabada en el tramo entre las calles San Lorenzo y Córdoba. Donde posiblemente quedarán partes por finalizar es en el extremo más próximo al edificio de La Equitativa, y en el situado más hacia el oeste, junto a la calle San Lorenzo, donde Urbanismo tendrá que levantar 150 metros para mejorar un colector. Esta última actuación no estaba prevista inicialmente en el proyecto de la Alameda, por lo que será objeto de un modificado y se prolongará unos dos o tres meses más.

La calzada central sí quedará más terminada, aunque con la capa de asfalto provisional que se le ha aplicado para la Semana Santa, ya que la rodadura definitiva no se echará hasta que finalice la obra del metro para evitar que sea dañada por el trasiego de camiones que todavía requiere esta actuación de la Junta de Andalucía.