El entorno de la calle La Unión empieza a teñirse de azul entre las discrepancias vecinales