Los hosteleros amagan con una huelga el día del alumbrado y el concejal, dispuesto ahora a negociar

Unos 170 hosteleros se reunieron en la Cámara de Comercio./Migue Fernández
Unos 170 hosteleros se reunieron en la Cámara de Comercio. / Migue Fernández

Los empresarios decidirán la próxima semana si cierran sus negocios el 30 de noviembre o los abren durante las 24 horas

Juan Soto
JUAN SOTOMálaga

Los hosteleros comienzan a tomar decisiones en contra de la futura declaración de Zonas Acústicamente Saturadas en parte del Centro y en Teatinos. Tras una multitudinaria asamblea celebrada este martes, los responsables del colectivo han decidido pasar a la acción y movilizarse para mostrar su rechazo al Ayuntamiento. De momento han acordado el cuándo, pero no el cómo. Los empresarios han amagado con realizar una huelga el día en el que se encenderá el alumbrado en la capital, esto es, el próximo 30 de noviembre. Aún deberán decidir si realizan un paro al uso y no abre ninguno de los negocios del centenar de calles afectadas o, por el contrario, lo realizan a la japonesa y abren sus puertas durante las 24 horas.

El presidente de la asociación Málaga Hostelería, Javier Frutos, ha afirmado que el colectivo está abierto a la negociación aunque a partir de ahora sólo aceptarán reunirse con el alcalde de la ciudad. De hecho ha aprovechado para invitarlo a la asamblea prevista para el próximo martes día 13 en donde se decidirán las actuaciones concretas. «El único interlocutor será el alcalde porque ya nos hemos reunido muchas veces con las diferentes concejalías y no sabemos si se le ha trasladado correctamente la problemática del sector».

Frutos ha explicado que durante la asamblea –a la que han asistido cerca de 170 empresarios– se había explicado de forma pedagógica los dos años de reuniones con el Consistorio antes de la aprobación inicial del ZAS y que los asistentes se han mostrado convencidos de que hay que hacer algo. Respecto a la protesta prevista avanza que se realizará en todas las calles afectadas por esta medida y se pretende ampliar a su área de influencia porque «el intervencionismo puede afectar a otros hosteleros el día de mañana».

A la asamblea de los hosteleros también acudió el concejal de Sostenibilidad Medioambiental, José Del Río, quien había sido convocado y finalmente tuvo que abandonar la Cámara de Comercio sin haber entrado en la sala porque los empresarios consideraron «una falta de respeto» que no hubiera ido el alcalde en persona –que a la misma hora tenía otro acto–. A pesar de todo, Del Río ha dado marcha atrás y explicado a los medios que el ZAS se encuentra en periodo de alegaciones y que se van a estudiar todas las propuestas antes de proceder a su puesta en marcha.

Es más, el concejal ha planteado la creación de una mesa de trabajo previa a esa aprobación final en donde estén los hosteleros, los vecinos y los partidos políticos y en la que se «todos los puntos del ZAS serían estudiables y modificables», incluida la moratoria sobre la apertura de nuevos negocios. A su juicio, el decreto 155 de la Junta de Andalucía ha introducido otras cartas sobre la mesa y, en función de su interpretación, podría causar desequilibrios. «Si se producen estos desequilibrios, por supuesto que no estaremos en disposición de aprobar algo que está claramente en contra de los hosteleros».

Del Río se refería al punto 11.2 del decreto en el que se hablan de las condiciones para la renovación de terrazas y se obliga al área de Vía Pública a justificar cada año los motivos por los que se autoriza esa ocupación. «Esto podría generar una disparidad de criterios, por lo que aprovecharemos este periodo de alegaciones y la mesa de trabajo para tratar todos estos aspectos», ha avanzado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos