La edil popular Paqui Bazalo se despide del Ayuntamiento de Málaga por motivos médicos

La esgrimista Paqui Bazalo. /E. M.
La esgrimista Paqui Bazalo. / E. M.

La conocida como reina de espadas, primera medalla de oro de la esgrima española, deja su cargo en el próximo pleno y la sustituirá Carmen Casero

Pilar R. Quirós
PILAR R. QUIRÓSMálaga

Una cosa es querer y otra es poder. La concejal de Accesibilidad, Paqui Bazalo, quería y querría seguir siendo concejala de Accesibilidad del Ayuntamiento, pero ha llegado un momento en el que su ficha médica se lo impide. La primera medalla de oro del mundo en esgrima española, veinte veces medalla de oro en deporte adaptado y más de 98 en todo su palmarés deportivo, dejará la Casona del Parque en el próximo pleno ordinario del día 5 de junio pese a que le gustaría seguir al pie del cañón.

Su síndrome post-polio y una enfermedad rara, que le obliga a diario a una ingente parafernalia a la hora de levantarse, ha provocado que Bazalo, la llamada reina de espadas (su perfil en Twitter), un 'nick name' que le puso un fotógrafo belga en un calendario de deportistas olímpicos por haber sido la primera del mundo en esgrima adaptado durante un buen número de años, está cursando actualmente su incapacidad laboral definitiva por razones médicas de peso, como respondió a preguntas de esta sección, a la que le llegó la noticia en los siempre interesantes pasillos de la Casona.

Los que conocen a Bazalo saben que, pese a sus dificultades diarias, sus ganas de trabajar han sido las mismas desde que el alcalde Francisco de la Torre la llamó una tarde de la primavera de 2015 para proponerle que le acompañara en esta aventura, que es la política, como explica risueña. «Nunca he hecho tanta esgrima como en este trabajo», afirma sonriendo, a lo que añade que «prima la estrategia, saber estar, pensar y nunca subestimar al contrario, justo como en la esgrima», culmina la frase mientras se toma un vital té a media mañana.

Volviendo a sus orígenes en la política, la espadista, tras pensarlo, decidió decirle que sí al alcalde porque sentía que debía devolverle a la sociedad lo mucho que le había dado. Una vez elegida edil, Bazalo se convirtió la cara amable del grupo popular por derecho. Cuando ha debatido sus propuestas y mociones en el pleno con ahínco y entusiasmo, todos sabían, hasta la oposición, que defendía a los que viven su día a día con discapacidades e intentan que su jornada sea lo más normal posible. Normalidad, esa palabra tan engañosa.

Fue con 28 años cuando Paqui, que tan sólo llevaba ocho meses en esto de la esgrima adaptada, compitió por primera vez en los Juegos Paralímpicos de Barcelona 92. Con un protector para su cuerpo hecho de una garrafa forrada de tela enguatada y una chaquetilla no oficial, dada la precariedad de los medios de los que disponía, consiguió el oro por encima de la campeona del mundo, la veterana francesa Josette Burgain. El primer oro en la historia de la esgrima española, explica. «Mi vida ha sido una lucha constante, a mí nadie me ha regalado nada», apunta. De su paso por el área de Accesibilidad se queda con el trato con los colectivos, a los que cree que ha conseguido darles voz. Para ello, dice haber contado con el apoyo explícito y comprometido de la Agrupación de Desarrollo Málaga Accesible, que aglutina a toda las organizaciones y asociaciones de este ámbito. Le ha impactado descubrir las dificultades de la capacidad intelectual en enfermedades como el alzhéimer y el autismo, «las discapacidades invisibles». Y está especialmente satisfecha del programa 'Disfruta la playa', por el que personas que nunca habían llegado hasta el agua del mar, ahora lo hacen con toda una logística del Ayuntamiento, en la que su área pone a los técnicos.

De Bazalo, que siempre ha estado ajena al mundo de las dagas florentinas en la política municipal pese a ser una espadista de primera, siempre quedará esa sonrisa fiel ante la adversidad y las ganas de comunicarse y ayudar a los que pegaban en su puerta para intentar superar las muchas metas que ella ha tenido la suerte de rebasar en su vida. Ahora, que el cuerpo no le responde como ella quisiera, se despide de una plaza que cubrirá Carmen Casero, pero agradece encarecidamente la confianza y el cariño de De la Torre y de todo el grupo popular y el respeto de la oposición.

Carmen Casero.
Carmen Casero.

Casero, de nuevo en la Corporación

Carmen Casero, actual técnica del grupo popular en el Ayuntamiento y edil en la pasada legislatura del distrito de El Palo, cogerá el testigo de Paqui Bazalo en el próximo pleno al ser la número 16 de la lista municipal del PPen 2015, aunque antes habrá que tramitar, como es preceptivo, todo el papeleo en la Junta Electoral Central.

Casero (1973), diplomada en Relaciones Laborales y técnico superior en Prevención de Riesgos Laborales, empezó en 2003 su carrera política como directora del distrito Este, del que fue concejala en la última legislatura. El pasado mes de marzo desembarcó en el grupo popular en el Ayuntamiento tras haber trabajado antes como técnica de grupo en la Diputación, donde también ejerció antes de llegar a la Casona como directora técnica del Área de Empleo, Recursos Europeos y Nuevas Tecnologías del ente supramunicipal.

Irónica, perspicaz y con una retranca aprendida de su padre, el bragado político popular Juan Ramón Casero, que falleció hace tres años, Carmen sustituirá a Bazalo, aunque aún es pronto para hacer cábalas sobre la cartera que va a llevar. Si el alcalde no quiere hacer muchos cambios tras la crisis de gobierno generada con la, primero, marcha de Julio Andrade, y después acople como director técnico, podría darle a Casero el área de Accesibilidad de forma sencilla y directa. Pero aún es pronto para aventurarse.

 

Fotos

Vídeos