Miles de personas exigen en Málaga que no haya retrocesos en las políticas de igualdad

La elevada afluencia convirtió la concentración en una manifestación que culminó en la plaza de la Merced./Pedro J. Quero
La elevada afluencia convirtió la concentración en una manifestación que culminó en la plaza de la Merced. / Pedro J. Quero

Las asociaciones feministas y LGTBI rechazan el nuevo gobierno de la Junta y critican el pacto de PP y Cs con la ultraderecha

Iván Gelibter
IVÁN GELIBTER

Las calles del centro de Málaga se llenaron ayer por la tarde de miles de manifestantes que exigían que no haya retrocesos en las políticas de igualdad, al tiempo que pusieron en entredicho que PP y Cs hayan pactado con la ultraderecha de Vox, que plantea la derogación de las leyes de violencia de género y para la protección de las personas LGTBI.

Así, sindicatos, asociaciones y federaciones feministas y de mujeres, organizaciones LGTBI y otros colectivos consiguieron reunir un elevado número de manifestantes con un lema claro: 'Ni un paso atrás en políticas de igualdad'.

Aunque en un principio se trataba de una concentración, la elevada afluencia provocó que la masa de manifestantes se moviera desde la plaza de la Constitución hasta la de la Marina, donde finalmente –y tras un intenso debate con los miembros de la policía– se les permitió continuar por Sancha de Lara, Molina Lario y Alcazabilla,para terminar finalmente en la plaza de la Merced con una sentada simbólica.

'Ni un paso atrás en políticas de igualdad' fue el lema de la protesta

Si bien el grueso de la manifestación estaba formado por mujeres, el colectivo LGTBI respondió también de manera importante a la convocatoria. No en vano, el máximo representante de Vox, Santiago Abascal, aseguró esta semana en un desayuno informativo que trabajará para «cambiar» el nombre que une a las familias homosexuales: «El matrimonio es la unión entre un hombre y una mujer», sostuvo. Dichas declaraciones tuvieron un importante eco en la manifestación de ayer, al tiempo que los representantes de este colectivo emplazaron a PP y Cs a no llegar a acuerdos con esta formación.

«No se negocia»

Unos minutos antes de que comenzara la marcha, las asociaciones de mujeres leyeron un manifiesto en el que exigieron que los derechos de mujeres no formen parte de las condiciones para alcanzar pactos entre partidos políticos. «Hoy, miles de mujeres nos estamos movilizando en Andalucía con motivo del debate de investidura que materializará el vergonzoso pacto de gobierno en Andalucía en el que se está negociando con nuestros derechos, usándolos como moneda de cambio y negando la incuestionable realidad de la violencia machista y racista», señalaron en el comunicado.

Algunos de los mensajes de las manifestantes, ayer.
Algunos de los mensajes de las manifestantes, ayer. / Iván Gelibter

De esta manera, argumentaron que con las bases sentadas en el 8 de marzo del año pasado con esta masiva movilización, la lucha seguirá siendo por un feminismo inclusivo; «con la eliminación del sistema patriarcal como objetivo y que batalla contra todas las violencias que nos convierten en juguetes eróticos, madres sin cara o criadas sumisas. Porque somos conscientes de nuestras opresiones, no vamos a permitir ninguna otra», señalaron.

«Que quede claro: en Andalucía quienes intenten negociar o hacer retroceder nuestros derechos, nos van a tener enfrente, no permitiremos ni un paso atrás en nuestros derechos y libertades, de todas las mujeres, vengan de donde vengan. Nuestra resistencia pacífica a vuestros ataques no son escraches sino el derecho constitucional a manifestar nuestra opinión, que es advertencia de que con las vidas y derechos de las andaluzas y malagueñas no se juega ni se negocia», insistieron, en uno de los manifiestos más duros del feminismo local de los últimos años. «Ahora es Andalucía, pero en unos meses esta amenaza de involución se puede hacer realidad en todo el país, enfrente estamos ya hoy miles de mujeres en toda España gritando», sentenciaron.

 

Fotos

Vídeos