Diputados de campaña y políticos de salida

El inicio de la tercera temporada del programa 'La Alameda', marcado por la marcha de Antonio Morales (PSOE) y Alberto Montero (Podemos); la política nacional y el 8M

Martínez, España, Morales, Castillo, Montero, Díaz y Barreales. / MIGUE FERNÁNDEZ
Iván Gelibter
IVÁN GELIBTER

Que España vive en una permanente campaña electoral era algo que ya sabíamos; pero esa sensación se hace mucho más visible cuando, efectivamente, estamos en una precampaña que durará hasta el 15 de junio, justo cuando tomen posesión los alcaldes tras los comicios municipales del 26 de mayo. Con el traje de 'vender mi relato' se presentaron este jueves en el programa 'La Alameda' –coproducido por SUR y 101Tv– los dos diputados que pretenden repetir como cabezas de cartel por Málaga en las elecciones generales: Carolina España (PP) y Guillermo Díaz (Ciudadanos). Frente a ellos (y no tanto por cuestiones ideológicas o de afinidad personal) un exdiputado y un exsenador que no repetirán en las listas. Antonio Morales (PSOE) y Alberto Montero (Podemos) –que acaba de renunciar como secretario general de la formación en Málaga– acudieron más relajados y menos combativos; una actitud que solo se permiten aquellos que están de salida.

El primer episodio de la tercera temporada del programa que presenta el director de SUR, Manuel Castillo, estuvo más protagonizado por el futuro que por el pasado, aunque todos intentaron dejar la mácula de su relato sobre lo que ha sucedido en España en las últimas semanas. Tan solo Antonio Morales –y sin mucha vehemencia– justificó el uso de los decretos ley como una herramienta del Gobierno que todos afirmaron que no es sino un arma electoralista poderosa. Para Alberto Montero, que calificó legislatura como «convulsa» e «intensa», se queda la sensación de un «uso partidista» de las instituciones por parte del PSOE.

Lo de que la legislatura ha tenido elementos que la han diferenciado del resto no se puede discutir. Tampoco lo hicieron los cuatro políticos, aunque obviamente no coincidieron en su diagnóstico. Para la popular Carolina España, ésta ha sido «abrupta». «Al final se recordará por una moción de censura apoyada por los independentistas y los proetarras. Y lo peor es que no se sabe cómo van a pagar las medidas sociales que anuncian los viernes. Es una auténtica barbaridad», argumentó.

Guillermo Díaz, aunque muy crítico con el Gobierno, no evitó dar estopa para todos lados. «El PP colapsó por culpa de la corrupción pero no convocó elecciones», criticó, a lo que añadió que el bipartidismo no se dirigía la palabra pero al mismo tiempo se ponían de acuerdo para no hablar «del máster de Casado y la tesis de Sánchez; repartirse los jueces o evitar comparecencias».

Junto a los cuatro políticos, el programa contó con el análisis de la redactora jefa de SUR, Ana Barreales, y con el periodista Ignacio Martínez. La primera se mostró «harta» de que el debate se centre en la misma cuestión. «Nada de lo que está pasando es normal», defendió. «Y hay una serie de partidos que intentan que solo se hable de Cataluña a pesar de que hay cosas más interesantes. Pero ven que ese mensaje ha funcionado electoralmente, y creo que va a seguir», añadió, lo que rápidamente obtuvo la respuesta de España y Díaz, que consideraron que la unidad de España no es un tema más, sino que afecta al resto de cuestiones de estado.

El análisis de Martínez también se fijó en los decretos ley –que consideró un «abuso»– pero puso sobre la mesa el refuerzo que habría tenido el bipartidismo tras esta legislatura. «El PSOE sacará más diputados y el PP, pese a la fragmentación de la derecha, parece que se mantendrá como primera fuerza entre ellos», sostuvo.

Aun así, no todo estuvo centrado en las elecciones nacionales. El vuelco electoral en Andalucía y el cambio de presidente fue ampliamente debatido, ya que además fue el propio consejero de Presidencia, Elías Bendodo, el que entró por teléfono para dar alguna aportación. El mandatario político reivindicó los primeros días del Ejecutivo andaluz y aprovechó para destacar el «gran pufo» de las listas de espera médicas conocidas esta misma semana. Aun así, fue claro al respecto: «Nosotros vamos a mirar todo lo que se ha hecho anteriormente con una lupa; pero no con espíritu revanchista, sino para ver como corregir muchas de estas cosas».

8 de marzo

El tercer y último bloque del programa estuvo centrado en el 8M, Día Internacional de la Mujer, que se celebra hoy. Barreales reivindicó el espíritu «transversal» de esta reivindicación, aunque otras personas, como Carolina España y Guillermo Díaz, criticaron que haya partidos que estén «haciendo suyo» el feminismo.

En este punto, Antonio Morales, que fue quizá el que menos intervino durante la tertulia, sí reivindicó el trabajo de su partido en esta materia. «El feminismo está en el corazón del PSOE. Se predica con el ejemplo, y nosotros hemos actuado y legislado», apuntó.

A pesar de que el propio Castillo intervino para valorar que los grandes avances en igualdad fueron iniciados por los partidos progresistas, todas las voces coincidieron en señalar que es un camino que se debe recorrer de manera conjunta. Aun así, el debate estaba servido. Díaz –que intentó ante las preguntas del resto de invitados explicar qué era lo del 'feminismo liberal'; acusó a Podemos de convertir este asunto en una «guerra de sexos». Montero le respondió (en referencia a lo del liberalismo) que esta libertad a la que hacía mención no es real si no hay una igualdad, y que solo se equilibra con discriminación positiva. «Hay que evitar poner etiquetas al feminismo; así se avanza mejor», sentenció Barreales.