Detienen a una turista ebria por tocamientos a un taxista y a un menor

La joven, que estaba de vacaciones en Fuengirola, alegó que no recordaba nada y que había estado consumiendo chupitos de vodka y cannabis

JUAN CANO MÁLAGA.

Una turista finlandesa de 22 años ha sido detenida en Fuengirola acusada de abusos sexuales a un taxista y a un menor de edad a los que supuestamente realizó tocamientos contra su voluntad. La joven alegó que no recordaba nada y que había estado consumiendo chupitos de vodka y cannabis, según ha podido confirmar SUR.

Los hechos sucedieron unos minutos después de la medianoche del pasado día 11 en el centro de Fuengirola. Todo comenzó cuando la chica, que estaba de vacaciones en la provincia, requirió los servicios de un taxista para que la llevara a la vivienda donde se aloja. En un momento determinado, cuando circulaban en el coche, la joven supuestamente se abalanzó sobre el conductor y comenzó a darle besos por el cuello y a realizarle tocamientos en sus genitales.

El taxista, español, vecino de la localidad y de 39 años, detuvo inmediatamente su vehículo y le pidió a la clienta que se bajara del mismo y le pagara la carrera. Según siempre la versión del denunciante, la chica se apeó del turismo, pero se negó a abonar el trayecto que habían realizado. El conductor hizo dos llamadas. La primera, a la sala del 091 de la Policía Nacional, para avisar a los agentes de lo que le acababa de suceder e informarles de que había dejado a la chica en la calle Navarra de Fuengirola. La segunda llamada fue a su pareja, quien decidió coger su coche e ir a buscar a la joven siguiendo las características físicas que le había descrito su novio.

La mujer del taxista no tardó en encontrarla. Tampoco los policías. Pero, cuando lo hicieron, la joven ya había sumado su segunda víctima. Al parecer, la turista se había acercado a una pandilla de chavales, que resultaron ser todos menores de edad, y comenzó a darles besos, explicaron las fuentes consultadas. Cuando se encontraba con el grupo, la chica presuntamente abordó por la espalda a uno de los adolescentes, que tiene 16 años, y le realizó tocamientos en sus genitales contra su voluntad y un chupetón en el cuello, según relataría después el menor a los policías. Tanto él como el taxista manifestaron su intención de formular denuncia contra ella.

A la vista de lo sucedido, los agentes detuvieron a la joven y la trasladaron a dependencias policiales, donde siguió mostrando un comportamiento extraño, aparentando quedarse dormida para, acto seguido, ponerse a bailar. Al parecer, también hizo comentarios de carácter sexual a los propios policías.

 

Fotos

Vídeos