Sucesos

Detienen en Málaga a un joven acusado de gastar 5.000 euros en caprichos con tarjetas de otras personas

Vista de la Comisaría Provincial /Sur
Vista de la Comisaría Provincial / Sur

Los investigadores de la Policía Nacional aseguran que en una de las ocasiones llegó a realizar hasta 22 adquisiciones en menos de nueve horas

ALVARO FRÍAS y JUAN CANOMálaga

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía (CNP) han detenido a un joven de 16 años de edad en Málaga acusado de gastar 5.000 euros en caprichos con tarjetas de crédito de otras personas. Para ello, según han informado desde la Comisaría Provincial, se hacía con los datos bancarios de las víctimas y, posteriormente, hacía las compras de los productos a través de la red, solicitando que le enviaran la mercancía hasta la capital malagueña.

Son numerosos los artículos que el menor supuestamente adquiría a través de la red y posteriormente pedía que le entregaran en Málaga. Según han informado las fuentes consultadas por este periódico hay desde ropa de marcas como Adidas o de la cadena Inditex, hasta dispositivos de electrónica de Apple o comprados en establecimientos como Worten.

Pero las alarmas saltaron bien lejos de la capital costasoleña. En concreto, fueron tres ciudadanos, dos en A Coruña y uno en Carlet (Valencia), los que denunciaron ante el Cuerpo Nacional de Policía que habían sufrido cargos fraudulentos en sus tarjetas bancarias. Todos aseguraban que desconocían quién podía estar detrás de esta acción delictiva, a la vez que afirmaban que en ningún momento las habían perdido de vista.

Una vez que comenzaron con la investigación, los policías nacionales sumaron entre los tres casos denunciados más de una treintena de cargos no autorizados por los titulares de las tarjetas bancarias, siendo la suma total defraudada de unos 5.000 euros, según han informado desde la Comisaría Provincial.

Esta suma se gastó en distintos días. Sin embargo, a los agentes les llamó mucho la atención una de las ocasiones. Según el historial de los cargos fraudulentos, el presunto responsable de las estafas habría cometido, en uno de los casos, hasta 22 compras en menos de nueve horas, llegando a gastar unos 2.500 euros en distintos comercios virtuales de ropa deportiva, electrónica, telefonía o ropa interior, entre otros.

Lo que llevó a la Policía Nacional hasta el presunto responsable de los hechos fue una dirección. Tras un arduo rastreo de las operaciones, los investigadores descubrieron que los cargos estaban relacionados con distintas compras de productos en los que siempre había algo en común: se recogían en Málaga.

Según han señalado desde la Comisaría Provincial, los agentes prepararon un operativo policial para localizar al sospechoso. Al parecer, gracias al dispositivo sorprendieron al menor de 16 años cuando recibía un producto, presuntamente, adquirido irregularmente a través de la tarjeta bancaria de uno de los perjudicados.

Los investigadores comprobaron, al identificar al sospechoso, cómo, entre sus efectos, figuraba una documentación cuyo contenido guardaba relación con una dirección de correo electrónico facilitada en compras en Internet. Asimismo, el menor tenía tres teléfonos móviles de última generación, cuyas tarjetas SIM, concretamente dos líneas de telefonía, estaban vinculadas con las estafas.

Según las indagaciones practicadas, el investigado podría haber obtenido los datos de las tarjetas de las víctimas por técnicas de 'phishing', un método que los ciberdelincuentes utilizan para engañarle y conseguir que revele información personal, como contraseñas o datos de tarjetas de crédito y de la seguridad social y números de cuentas bancarias.