Detienen a dos hombres tras una pelea a botellazos en la barriada de La Luz de Málaga

Detienen a dos hombres tras una pelea a botellazos en la barriada de La Luz de Málaga

Uno de los heridos tuvo que ser trasladado hasta un centro hospitalario ya que sangraba por un oído

Alvaro Frías
ALVARO FRÍAS

Agentes de la Policía Local de Málaga han detenido a dos hombres tras una pelea registrada en un bar situado en la barriada de La Luz. Las fuentes consultadas por este periódico han indicado que desde ambas partes se habrían utilizado botellas durante la disputa.

Los hechos se produjeron hace unas semanas en un bar de la citaba barriada. Sobre las 20.20 horas la Sala del 092 recibió una llamada en la que se alertaba de que se estaba produciendo una fuerte pelea en el establecimiento y que había un hombre sangrando.

Agentes se desplazaron rápidamente hasta la zona, en la que las partes ya se encontraban separadas. Observaron a varias personas que se encontraban heridas, destacando un hombre que sangraba por el oído izquierdo y se encontraba aturdido.

Tras solicitar asistencia sanitaria, fue este hombre, de 48 años de edad, el que explicó a los policías locales que se encontraba en el bar junto a un amigo tomando algo. Al parecer, entonces se inició una discusión con otras tres personas que se encontraban en una mesa cercana.

Siempre según las fuentes consultadas, relató a los agentes que uno de ellos, un varón de origen magrebí de 35 años, se levantó, fue hacia él con una botella de cristal y se la rompió en la cabeza, haciéndole caer al suelo.

Supuestamente, debido al impacto, un cristal de la botella salió despedido y lesionó en la frente a su acompañante, otro hombre de 48 años de edad. Al parecer, salió en defensa de su amigo cogiendo otra botella y golpeando a la persona que, presuntamente, le había agredido, golpeándole y amenazándole con matarle si se acercaba.

Por todo ello, los policías locales procedieron a detener a los hombres de 35 y 48 años de edad por la pelea. Asimismo, procedieron a identificar a varios testigos de lo ocurrido para corroborar lo que había pasado en el bar, siempre según las mismas fuentes.

Los sanitarios finalmente solo tuvieron que trasladar al hombre que sangraba por el oído hasta un centro hospitalario, ya que las lesiones de las otras personas no revestían de gravedad. Tras someterse a diversas pruebas, el pronóstico que presentaba el varón de 48 años también era leve.