Detienen a un hombre acusado de abrirle la cabeza a su vecina tras una queja por ruido en Málaga

Detienen a un hombre acusado de abrirle la cabeza a su vecina tras una queja por ruido en Málaga

Los policías locales encontraron a la mujer, que necesitó más de cinco puntos de sutura para cerrar la herida, ensangrentada

ALVARO FRÍAS y JUAN CANOMálaga

Con una gran herida en la cabeza y completamente ensangrentada. Así encontraron los agentes de la policía local a una mujer de 76 años de edad que lo único que hizo fue acercarse a la puerta de su casa cuando la estaban aporreando. El que se encontraba al otro lado era su vecino, completamente exaltado tras recibir una queja por el ruido que estaba haciendo, según han informado las fuentes consultadas por este periódico, quienes han precisado que el hombre acabó siendo detenido acusado de agredirla.

Los hechos tuvieron lugar hace unas semanas en la barriada malagueña 26 de Febrero. La noche había enfilado ya la madrugada mientras el arrestado celebraba junto a su pareja y a su hija el cumpleaños de esta última. Era un día de diario y la paciencia de los vecinos se acabó. Sobre las 02.30 horas sonó el teléfono de la Sala del 092, en la que se denunciaba el ruido que estaban haciendo estas personas.

Los agentes que se desplazaron hasta el lugar de los hechos no tardaron en localizar al sospechoso, un malagueño de 36 años. Al parecer, nada más llegar la patrulla de la Policía Local, el hombre les recibió de forma agresiva preguntándoles que qué era lo que querían. En un primer momento le pidieron que bajara la música que brota del interior de la vivienda «a un nivel muy alto».

Mientras el hombre se fue a la puerta de la casa de una vecina y comenzó a aporrearla y a recriminarle que hubiera llamado a la policía, la que se presentó ante los agentes fue la pareja de este hombre, una mujer de 40 años de edad y vecina de la capital. Las fuentes han indicado que contó que unas personas desconocidas habían accedido al interior del domicilio de la anciana y que, sin motivo alguno, le habían pegado patadas a la puerta y, tras abrirla, golpearon a la víctima.

Dijo que su pareja, el hombre que seguía insultando y recriminando la llamada a la policía, había tenido el coraje de seguir a esos desconocidos. Sin embargo, aseguró que no pudo nunca darles alcance.

Era su historia. Así lo han asegurado las fuentes consultadas, quienes han explicado que, tras escuchar este relato, encontraron a la mujer de 76 años ensangrentada mientras era ayudada por una amiga. Entonces hilaron otra versión de lo ocurrido.

Ante el ruido que estaban haciendo, una vecina –que no es la anciana– acudió a la casa de los sospechosos para recriminarles su conducta. La que la recibió fue la mujer, quien, supuestamente, le propinó dos bofetadas, por lo que la vecina corrió hasta su casa para refugiarse.

El que salió tras ella fue, presuntamente, el sospechoso. Sin embargo, las fuentes consultadas han indicado que éste se equivocó de vivienda y comenzó a darle patadas a la puerta de la casa de la anciana, hasta que la echó abajo. Al haberse acercado a la entrada para ver lo que ocurría, la puerta cayó sobre ella y la golpeó en la cabeza. La víctima, aún con miedo, reconoció a este hombre como el autor de la agresión.

Los servicios sanitarios ya estaban en camino mientras los policías ayudaron a la mujer de 76 años, limpiándole la herida. Tras ello, fue inmediatamente trasladada hasta el Hospital Civil de la capital, donde los médicos tuvieron que ponerle más de cinco puntos de sutura para cerrar la herida que presentaba en la cabeza.

En cuanto al vecino, los agentes procedieron a su detención. Sin embargo, no fue una tarea fácil ya que se habría resistido de forma violenta a su arresto mientras les insultaba y amenazaba de muerte. Debido a esta conducta, siempre según han informado las mismas fuentes, uno de los policías cayó por las escaleras del bloque cuando se estaba realizando esta maniobra, resultando lesionado. Además, el arrestado se habría autolesionado tanto en el vehículo patrulla como en sede policial.

La pareja de este hombre también acabó siendo detenida. Mientras la hija explicaba a los policías que era su cumpleaños y que su padre había bebido, la mujer supuestamente comenzó a agredir a otro agente, llegando a arañarle e intentando golpearle en la cara.

Los arrestados fueron trasladados a dependencias policiales y, tras ello, puestos a disposición judicial por lo ocurrido. Fue el final de la fiesta de celebración del cumpleaños de la joven.