Detienen a un acusado de dar una paliza a su pareja y rociarla con cerveza en un piso de la Carretera de Cádiz

Detienen a un acusado de dar una paliza a su pareja y rociarla con cerveza en un piso de la Carretera de Cádiz
SUR.ARCHIVO

Una dotación de la Policía Local arrestó al sospechoso cuando salía del edificio en el que se habían producido los hechos

Alvaro Frías
ALVARO FRÍAS

La agredió y la humilló. Así consideran los agentes de la Policía Local de Málaga que actuó un hombre, de 36 años de edad y vecino de la capital, al que arrestaron después de que, supuestamente, diera una paliza a su pareja y luego la rociara con cerveza, según han informado las fuentes consultadas por este periódico.

Los hechos tuvieron lugar hace unas semanas en la zona de Carretera de Cádiz. Sobre las 15.30 horas, la Sala del 092 de la Policía Local de Málaga recibía un aviso por parte de un ciudadano en el que alertaba de que en un piso de la barriada un hombre podría estar agrediendo a una mujer.

Dos dotaciones se dirigieron inmediatamente hasta el domicilio, al que llegaron en solo unos segundos, ya que se encontraban muy cerca de la vivienda. Una patrulla se quedó en la puerta del edificio, mientras que los integrantes de la otra subieron a la casa. Las fuentes han explicado que la mujer fue quien les abrió la puerta, encontrándose sola, muy agitada y llorando, aunque, en un primer momento, negó cualquier tipo de agresión.

Los policías locales se centraron en tranquilizarla. Mientras hablaban con ella, los agentes observaron que el interior de la casa estaba revuelto e, incluso, vieron en una pared de pladur un agujero que podría haberse producido al dar un puñetazo contra el muro.

Fruto de su buena labor, los policías locales consiguieron que la mujer se abriera a ellos y les contara lo ocurrido. Las fuentes han asegurado que les relató que su pareja le había dado un golpe que le había provocado daños en una pieza dental del lado izquierdo, que se le movía.

Sin embargo, la supuesta agresión no habría acabado ahí. La mujer contó a los agentes del cuerpo de seguridad que, cuando estaba en el suelo, el hombre la había pateado y rociado cerveza por encima. Tras ello, manifestó que el sospechoso se había marchado de la vivienda.

Mientras los policías locales se entrevistaban con la mujer, la otra dotación permanecía en la puerta del edificio. Fueron ellos quienes arrestaron al sospechoso, ya que sus compañeros le habían dado las características.

Perro de raza peligrosa

En concreto, le detuvieron cuando salía del portal del edificio. Había bajado por las escaleras desde el sexto piso en el que se encuentra la vivienda en la que se encontraban los policías locales. No iba solo, siempre según han afirmado las fuentes consultadas por este periódico, estaba acompañado por un perro de raza potencialmente peligrosa, como está considerado el American Stanford.

En cuanto a la mujer, fue trasladada por los agentes de la Policía Local hasta un centro sanitario para ser asistida. Al parecer, llegó a confesar que no era el primer episodio de violencia de género que vivía y que su pareja, presuntamente, llevaba varios días pegándole.