Dos detenidos acusados de estafar 18.000 euros al manipular una ruleta en un salón de juegos de Málaga

Vídeo de la Policía Nacional.

Al parecer, antes de que la bola cayera, el sospechoso la cogía mientras daba vueltas y la colocaba en el número elegido para la apuesta

ALVARO FRÍAS y JUAN CANOMálaga

Las cámaras les pillaron en plena acción. Uno de ellos manipuló la caída de bola de una ruleta de un salón de juegos de la capital mientras el otro distraía al personal. Así consiguieron hacerse con 18.000 euros, según han asegurado desde la Policía Nacional, cuyos agentes han detenido en Málaga a dos hombres -de 40 y 33 años y nacionalidad italiana y marroquí- como presuntos responsables de un delito de estafa.

Las pesquisas arrancaron el pasado día 22 de junio, después de que la encargada del salón de juegos de azar denunciara ante la Policía Nacional los hechos. Aseguró que personas desconocidas habían estafado a su empresa 18.000 euros manipulando la caída de la bola y, previamente, la alarma de detección de manipulación de la ruleta.

Así se inició la investigación que permitió a los policías nacionales identificar, localizar y detener a los presuntos autores. Se trata de los dos citados hombres, que cuentan con antecedentes por hechos similares.

Los agentes consideran que los sospechosos, después de elegir el establecimiento en el que iban a actuar, esperaban a que no hubiera otros apostantes. Entonces, uno de ellos se colocaba en la ruleta para jugar, mientras que el otro entretenía a la dependienta para evitar que estuviese atenta a la zona de juego donde se efectuaba la manipulación, según han indicado las mismas fuentes.

Al parecer, uno de ellos realizaba fuertes apuestas por el importe máximo permitido. Siempre según la Policía Nacional, a partir de ahí, el jugador levantaba la cubierta de la ruleta y, antes de que la bola cayera, la cogía mientras daba vueltas y la colocaba en el número elegido para la apuesta, obteniendo así el premio máximo de la máquina, llegando a repetir la operación en varias ocasiones y logrando varios premios.

Al finalizar, supuestamente, avisaba a su cómplice para que éste abandonara el salón mientras él cobraba las apuestas. Todo esto lo realizaban sin mantener contacto entre ambos en el interior del establecimiento.

Los investigadores determinaron que repetían la operación en diferentes días y horarios, dándose siempre las mismas circunstancias.

Temas

Sucesos

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos