Detenido por abalanzarse hacia varios policías con un cuchillo de cocina: «Os estaba esperando, os voy a matar»

Una vez en el hospital Civil fue necesario inmovilizarlo y sedarlo,/
Una vez en el hospital Civil fue necesario inmovilizarlo y sedarlo,

El propio individuo telefoneó a la sala del 092 para informar de que iba a matar a su madre y a su hermana

EFE

Un hombre de 37 años ha sido detenido por la Policía Local de Málaga por un presunto delito de homicidio en grado de tentativa después de que se abalanzara hacia varios agentes con la intención de agredirles con un cuchillo de cocina. El propio individuo telefoneó a la sala del 092 para informar de que iba a matar a su madre y a su hermana, según un comunicado de la Policía Local.

Una pareja de agentes se desplazó al domicilio y, al acceder al portal del bloque fueron recibidos por el hombre, que les dijo: «Venga entrad, entrad, os estaba esperando. Os voy a matar. Mañana voy a salir en el periódico», mientras sacaba un cuchillo de grandes dimensiones y hacía ademán de clavárselo a los policías.

Los agentes salieron del portal y cerraron la puerta, dejaron al individuo en el interior e intentaron calmarlo e instarlo a que tirase el cuchillo al suelo, a lo que hizo caso omiso. Poco después se desplazó al lugar una dotación del Grupo Operativo de Apoyo (GOA) de la Policía Local, dos de cuyos agentes se adentraron en el portal con escudos protectores, que impidieron la agresión con el cuchillo y consiguieron reducir al individuo, quitarle el arma y detenerlo. El arma intervenida era un cuchillo de cocina con mango de madera y diecisiete centímetros de hoja.

Acto seguido, los policías subieron hasta el piso en el que vive el individuo y se entrevistaron con su madre, que les manifestó que tanto ella como su hijo están recibiendo tratamiento médico por salud mental. Asimismo, los agentes pudieron saber que el individuo habría tenido problemas con vecinos presuntamente motivados por su actitud violenta.

El individuo fue trasladado al Hospital Civil, no cesó en ningún momento en su comportamiento violento y hostil, con continuas amenazas de muerte hacia los agentes, y manifestó que «cuando saliese tenía que matar a alguien, al que se cruzase en su camino».

Una vez en el hospital, fue necesario inmovilizarlo y sedarlo, y los agentes fueron informados por el propio médico de que no era la primera ocasión en la que se atendía al individuo por amenazas y agresiones a policías.

Finalmente, el detenido quedó ingresado en el centro hospitalario bajo custodia policial.

 

Fotos

Vídeos