La EMT despide a un trabajador por quedarse con más de 40.000 euros

Un autobús de la EMT, circulando por la Acera de la Marina. /Sur
Un autobús de la EMT, circulando por la Acera de la Marina. / Sur

El ya exempleado, que ha reconocido los hechos, era el responsable de recargar la máquina del cambio de monedas que se entrega

Francisco Jiménez
FRANCISCO JIMÉNEZMálaga

Un trabajador de la Empresa Malagueña de Transportes (EMT) ha sido despedido y denunciado ante los tribunales por el supuesto descuadre económico en las máquinas de monedas que se recargan para que los conductores dispongan de cambio para los usuarios que paguen en efectivo (el 35% de la recaudación es por esta vía). La compañía pública abrió una investigación interna a finales de año, cuando se constató un desfase de más de 40.000 euros en las cuentas de la entidad. Las pesquisas apuntaban a que este empleado, que además de ser chófer también se encargaba de preparar las cajas de monedas de cambio (labor remunerada al margen de su salario como conductor), podría llevar tiempo quedándose con dinero de la empresa cuando las recargaba parcialmente en lugar de llenarla. Al parecer, a esas máquinas sólo tenía acceso este empleado, así que las sospechas acabaron confirmándose.

Según ha podido saber este periódico, el ya extrabajador reconoció los hechos en cuanto se le abrió expediente y justificó su actuación alegando problemas personales. Desde ese momento fue suspendido de empleo y sueldo. En un intento de reparar el daño causado y frenar su destitución, el implicado se comprometió a tratar de devolver el dinero mediante la concesión de un préstamo con alguna entidad financiera. Sin embargo, finalmente no lo consiguió y la empresa acabó notificándole su despido hace unas semanas, además de interponer la pertinente denuncia para recuperar el montante sustraído. De momento, ya ha devuelto una pequeña cantidad a través del finiquito, quedando aún pendientes algo menos de 40.000 euros.

Otros casos similares

Tanto desde la dirección de la EMT como desde el comité de empresa prefieren no entrar a valorar lo sucedido. Ni lo hicieron cuando se inició la investigación ni lo hacen ahora que se ha confirmado la comisión de prácticas irregulares en la empresa de autobuses al considerar que se trata de una cuestión interna de la entidad con un trabajador. En cualquier caso, no es la primera vez que ocurre algo similar en la EMT. El más sonado fue el de un directivo que en 2015 fue condenado por la Audiencia Provincial a tres años y medio de prisión acusado de estafar a la sociedad girando facturas a empresas propias, en algunos casos infladas y en otros, con el suministro de material que no era entregado. La cantidad defraudada durante varios años fue de 355.754 euros, y fue detectada por el departamento económico de la EMT que, tras percatarse de un aumento significativo en los gastos de facturación, inició una investigación, que dio como resultado una denuncia por estos hechos.