El desalojo de Hacienda por obras arranca esta semana, pero no se completará hasta septiembre

El edificio de la Delegación de Hacienda fue levantado a finales de los años 70./Sur
El edificio de la Delegación de Hacienda fue levantado a finales de los años 70. / Sur

La reubicación de la Agencia Tributaria y del Ministerio en cinco locales de la ciudad durante al menos siete años dará paso a la rehabilitación integral del edificio

Francisco Jiménez
FRANCISCO JIMÉNEZMálaga

Después de dos años de trámites, el desalojo del edificio de Hacienda de la avenida de Andalucía arrancará este viernes por la tarde para ir dejando el inmueble expedito para que se acometa una rehabilitación integral que corrija los daños detectados en la estructura. Eso sí, para verlo completamente vacío habrá que esperar al menos hasta la primera quincena de septiembre. Aún no están todas las fechas cerradas para la reubicación de los 528 funcionarios de los distintos departamentos de la Agencia Tributaria y del propio Ministerio de Hacienda en cuatro locales que han sido alquilados (hay un quinto que es propiedad del Estado) en distintos puntos de la ciudad, pero los primeros en mudarse serán los 96 trabajadores de áreas no operativas del órgano estatal ( Jefatura, Gestión, Secretaría General, Informática, Servicio Jurídico y las secciones sindicales) que irán a la entreplanta del edificio Rialto de la calle Hilera, que hasta hace una década albergó varios juzgados.

Los trabajos está previsto que se acometan este fin de semana, con la idea de que el lunes puedan estar en el nuevo inmueble. A partir de ahí, el próximo movimiento se espera entre el 19 y el 21 de julio, cuando está previsto el traslado de los 126 empleados del área de Inspección a la segunda planta de oficinas del centro comercial Málaga Plaza. A falta de concretarse el calendario exacto para la reubicación de los 42 funcionarios que irán al inmueble de la Aduana Marítima que la Agencia Tributaria posee en el Muelle de Heredia, no será hasta comienzos de septiembre cuando se haga efectivo el traslado de los 264 puestos de las áreas de Gestión, Recaudación e Información al Ciudadano que pasarán a prestar servicio en el edificio de la calle Héroe de Sostoa que hasta hace poco más de un año ocupaban el centro de oportunidades y un supermercado de El Corte Inglés.

Interior de los locales de la calle Hilera (arriba) y del Málaga Plaza (abajo, izquierda). A la derecha, zona apuntalada en el garaje de la sede de Hacienda. / Sur

Ése es, a priori, el calendario que manejan en la Agencia Tributaria, aunque advirtiendo que puede sufrir variaciones. En este sentido, cabe reseñar que los planes iniciales pasaban por tener listo el desalojo a mediados de este mes, aunque la planificación se ha visto retrasada por distintos motivos, como algunos problemas surgidos por el aire acondicionado de uno de los inmuebles o la adquisición de persianas en otros. De hecho, el contrato con la empresa de mudanzas no se formalizó hasta finales de mayo, por un importe de 80.707 euros y un plazo máximo de ejecución de cuatro meses; es decir, hasta la segunda mitad de septiembre.

De forma paralela, y en otro procedimiento administrativo independiente, el puzle se completará con la planta de un edificio de oficinas con fachada a la avenida de Andalucía y la calle Compositor Lehmberg Ruiz (justo encima de la tienda de Cortefiel) que fue sede de la Cámara Agraria y al que irán los departamentos del propio Ministerio de Hacienda y de organismos como el Catastro o el Tribunal Económico-Administrativo.

El traslado, en cifras

528
funcionarios trabajan en la sede de la Delegación de Hacienda de la avenida de Andalucía, entre personal de la Agencia Tributaria y del propio Ministerio de Hacienda.
15
millones de euros costará el alquiler durante al menos siete años de los tres inmuebles arrendados por la Agencia Tributaria (Málaga Plaza, antiguo Gaybo en Héroe de Sostoa y el edificio Rialto de la calle Hilera) y otro de la avenida de Andalucía por parte del Ministerio de Hacienda. Parte de personal de la Agencia Tributaria también irá al inmueble de la Aduana Marítima, en el Muelle de Heredia y de titularidad estatal.

Si la fecha exacta del desalojo completo del edificio es un incógnita, más aún la del regreso. Lo único claro a día de hoy es que los contratos de arrendamiento de los cuatro inmuebles al que serán trasladados los distintos departamentos tienen una duración de al menos siete años, dejando además la puerta abierta a sucesivas prórrogas de hasta tres años más en función de cuándo se ejecute la rehabilitación integral de este emblemático edificio. En su conjunto, el desembolso de las arcas públicas será de 15 millones de euros (1,9 millones por año en alquileres además de otros 1,3 para costear parte de los trabajos de adaptación de las futuras oficinas).

A esta cuantía habría que sumar el montante que se llevará la propia ejecución de las obras de rehabilitación del edificio, cuyo coste se estima en unos cuatro millones de euros aunque la cuantía no se conocerá hasta que quede vacío y se puedan realizar las demoliciones de todo el revestimiento de los techos y tabiques. Será entonces cuando se pueda hacer un diagnóstico más preciso sobre el alcance del debilitamiento en la estructura desde su construcción a finales de los años 70.