El derribo de la manzana del Astoria encara su recta final y deja una nueva visión de la plaza de la Merced y la Alcazaba