Denuncian ante el Defensor del Pueblo que el Ayuntamiento no aplica la norma contra las terrazas

Denuncian ante el Defensor del Pueblo que el Ayuntamiento no aplica la norma contra las terrazas

La asociación de vecinos Centro Antiguo considera que el Consistorio no ha aplicado ninguna de las disposiciones del decreto que regula la actividad de bares y restaurantes

Juan Soto
JUAN SOTOMálaga

La asociación de vecinos Centro Antiguo ha denunciado ante el Defensor del Pueblo Andaluz que el Ayuntamiento de Málaga no ha puesto aún en marcha las disposiciones recogidas en el decreto que regula el Catálogo de Espectáculos Públicos, Actividades Recreativas y Establecimientos Públicos de Andalucía y que establece restricciones sobre la actividad de los bares y restaurantes. Desde el colectivo vecinal consideran que el Ayuntamiento «no ha hecho nada» para evitar el ruido.

Recuerdan que este decreto establece que en las zonas habitadas que tienen carácter residencial sólo podrán existir terrazas de hostelería si se garantiza el cumplimiento de los niveles máximos de ruido. Es más, añaden que para poder cumplir con las limitaciones acústicas de las zonas residenciales hay ciudades andaluzas, incluso gobernadas por el Partido Popular, como es el caso de Almería, «en las que se han reducido de manera significativa los horarios de funcionamiento de las terrazas».

Del mismo modo, con motivo de la celebración del Día Internacional de Concienciación sobre el Ruido, ha lamentado que el Ayuntamiento de Málaga «sigue silenciando los gravísimos problemas de contaminación acústica de la ciudad y hace de nuevo oídos sordos al problema». Dicen que el Consistorio dejó de celebrar esta fecha en 2016, «casualmente el año en el que las últimas mediciones realizadas por Sincosur, una empresa independiente y homologada, certificaron la vulneración de los 'objetivos de calidad acústica' en casi todas las calles del Centro Histórico de Málaga, principalmente por la actividad hostelera».

La Sociedad Española de Acústica propone a las instituciones que con este motivo se lleven a cabo una serie de actividades que ayuden a tomar conciencia del grave problema que puede llegar a representar la contaminación acústica, aunque en Málaga «tenemos poco que celebrar, pues hoy solo cabría la leyenda 'Con mucho ruido se vive mucho peor'».