«La dejó a su suerte hace más de un mes», dicen los amigos de la detenida por la muerte de su bebé

Amigos de la madre guardan un minuto de silencio/Fernando Torres
Amigos de la madre guardan un minuto de silencio / Fernando Torres

La mujer detenida por la muerte de su bebé de 18 meses les decía a sus amigos que la niña estaba «al cuidado de una profesional»

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

Les cuesta hablar, pero han decidido hacerlo para contar su versión. Los amigos y el círculo más cercano de la madre detenida el pasado viernes por la muerte de su hija de 18 meses –con signos de abandono– en el centro de Málaga han dado un paso al frente. Quieren que la memoria de la pequeña Camelia «no quede en el olvido». Además de servirles para pasar página y «guardar un luto» que hasta ahora no habían podido expresar, ayer quisieron contar un dato que consideran fundamental para entender el suceso: «Sabemos que dejó a su hija a su suerte hace más de un mes».

El relato se les atraganta. Se han reunido en la puerta del piso donde la menor fue encontrada sin vida tras la alerta emitida por la hermana de la detenida, en la céntrica calle Viento. Han colocado fotos, globos y velas que iluminan varios letreros con mensajes como 'Todos con Camelia'. Hassan, quien fue compañero de piso de la madre durante el último mes, asegura que en ese tiempo nunca volvió a ver a la niña. «Cada vez que le preguntaba me decía lo mismo, que estaba al cuidado de una profesional a la que pagaba en su casa». Asegura que ni siquiera supo dónde vivía con exactitud hasta el martes antes del hallazgo (que fue el pasado viernes). «Íbamos a celebrar su cumpleaños y subió a ponerse unos zapatos;al bajar le pregunté por Camelia y me dijo que estaba muy bien, que estaba con la muchacha; no se separaba de mí en las 24 horas del día, es imposible que pudiese ir a cuidar al bebé en ningún momento».

Todos coinciden en quenunca existió una profesional al cargo de la menor y las piezas encajan:en el momento en el que se mudó con Hassan, «dejó a su hija encerrada a su suerte de forma consciente».

Manuela, una de sus amigas, asegura que hacía «vida normal» y era cariñosa con todo el mundo: «Tenía una gran vida social, íbamos de fiesta, el mismo jueves antes del aviso salimos, era su única preocupación». Fue la tía de Camelia la que, tras semanas sin saber de su hermana y su sobrina, viajó a España y alertó a las autoridades, con las que colaboraron los amigos que ahora relatan su versión.

Según sus amigos, la madre celebró su cumpleaños sabiendo que su hija había fallecido

Camila, parte también del círculo de amigos, explica que han tomado esta decisión para poder «llorar» la pérdida, ya que el hecho de que esté en prisión no les consuela. «Pasamos mucho tiempo con ella, era parte de nosotros». Uno de ellos, camarero de un bar que frecuentaban, comenta que siempre se ponía a jugar con la niña cuando iban a tomar algo, hasta que dejó de verla. Nunca entendieron la decisión de la madre, pero jamás pensaron que alguien podría hacer algo así: «Incluso nos decía que estaba cada vez más gordita», apunta Violeta, también del grupo de amigos.

Según los primeros datos de la autopsia, que todavía no ha concluido, la pequeña llevaba varios días fallecida aunque de momento no se ha podido precisar con exactitud cuánto tiempo transcurrió desde el fallecimiento hasta el hallazgo. En el primer informe también se encontró un traumatismo, pero que no se ha podido determinar como causa de la muerte, para la que habrá que esperar a análisis posteriores.

La detención estuvo propiciada por una llamada de varios testigos que presenciaron una trifulca entre dos mujeres. Se trataba de la madre y su hermana, discutiendo, al parecer, por la pequeña. Los agentes localizaron rápidamente el domicilio gracias a las indicaciones de la tía de la víctima. Allí encontraron el cuerpo sin vida tras lo que procedieron a buscar y detener a la progenitora, que permanece en prisión preventiva.

Además

 

Fotos

Vídeos