El Defensor del Pueblo archiva las denuncias por ruido en la plaza Mitjana

Una de las pancartas que exhibían los vecinos/SUR
Una de las pancartas que exhibían los vecinos / SUR

La institución considera que el Ayuntamiento ha puesto en marcha las iniciativas planteadas a principios de enero, entre ellas el inicio del ZAS

Juan Soto
JUAN SOTOMálaga

El Defensor del Pueblo Andaluz acaba de dar carpetazo a las numerosas denuncias por ruido presentadas por los vecinos de la plaza Mitjana y alrededores desde hace más de tres años. En un último escrito al que ha tenido acceso este periódico, la oficina andaluza considera que el Consistorio ha puesto en marcha las iniciativas que habían sido planteadas por la institución y da por finalizada su actuación en este caso.

No obstante, en el documento les indica la necesidad de poner en marcha todas las medidas legales a su alcance «para proteger el derecho al descanso en zonas saturadas acústicamente» pese a la dificultad que ello entraña y les anima a seguir apostando por un modelo de ocio sostenible «que no vulnere los derechos de la ciudadanía».

En el escrito remitido por el Defensor del Pueblo Andaluz a principios de año, la institución regional reclamaba al Consistorio una mayor intervención en la plaza para acabar con los ruidos y le recomendaba la declaración del espacio como Zona Acústicamente Saturada (ZAS). En esta misma línea, también les aconsejaba reducir los espacios de terraza y sus horarios; aumentar la presencia policial, especialmente los fines de semana, o establecer un proceso de diálogo entre el Ayuntamiento y una representación de los vecinos afectados. Sin dudar de la intención municipal, el Defensor del Pueblo incidía en que el Ayuntamiento debe proteger los derechos de los vecinos que tienen su domicilio «en zonas con elevados índices y niveles de contaminación acústica».

Tras conocer el archivo de las actuaciones, el concejal del área de Sostenibilidad Medioambiental del Ayuntamiento de Málaga, Raúl Jiménez, se congratuló de que el Defensor haya valorado que van por el buen camino. «Nos queda mucho por hacer, y por eso vamos a seguir por el único camino que nos queda, que es la declaración de la ZAS», reconoció.

La noticia del archivo se conoció el mismo día que el Ayuntamiento probaba el nuevo sistema de toldos fonoabsorbentes que pretenden reducir el ruido en las terrazas de los negocios de hostelería. La prueba piloto y las primeras mediciones se realizaron en el bar Le Grand Café Centro, ubicado en los bajos del hotel IBIS, en el Pasillo Guimbarda.

Toldos fonoabsorventes

La solución técnica probada se basa en un diseño elaborado por la ingeniera Inés Aragüez y prevé reducir el sonido hasta en seis decibelios. En concreto consiste en la instalación de unos toldos formados por paneles tipo sándwich montados de forma abisagrada semejante a un acordeón para hacer posible su plegado junto a la fachada cuando no se esté utilizando. Las mediciones se realizaron tanto en la primera como en la segunda planta del hotel y los resultados no se conocerán hasta la próxima semana.

El propio edil explicó que este primer paso necesario trata de conocer si estas nuevas instalaciones son efectivas para reducir el ruido en las plantas superiores, y que en un segundo paso se deberá encontrar la fórmula para que se instalen en el resto de la ciudad, ya que los actuales son semifijos y no están contemplados por la normativa. Por su parte, Enrique Colorado, uno de los socios del negocio, dijo que la instalación les ha costado unos 80.000 euros y que con su instalación espera ayudar a mejorar la calidad ambiental en la ciudad.

 

Fotos

Vídeos