Cruz Roja, sin un espacio en Málaga para acoger a las mujeres y niños rescatados de pateras

Imagen de archivo de migrantes rescatados en el puerto de Málaga. /
Imagen de archivo de migrantes rescatados en el puerto de Málaga.

Considera que el parque de bomberos de Campanillas, que está sin uso, sería el lugar idóneo para emplearlo como enclave para solucionar esta situación

ALVARO FRÍAS y JUAN CANOMálaga

El incremento de la presión migratoria en Málaga, donde en lo que va de año ya casi se ha duplicado la cifra de migrantes rescatados a bordo de pateras y trasladados hasta el puerto de la capital en todo 2017 –4.423 personas hasta octubre y 2.300 el año pasado–, evidencia la necesidad de infraestructuras para atender a estas personas en las mejores condiciones posibles. Con todas las previsiones desbordadas, Cruz Roja pide ayuda. En concreto, para acoger a las mujeres y niños, ya que no cuentan con un espacio para ello.

Así lo asegura el coordinador provincial de Cruz Roja, Samuel Linares, quien explica que, mientras que los hombres rescatados a bordo de pateras son puestos a disposición policial tras su llegada al puerto, las mujeres y los niños quedan en manos de la organización social: «La Policía Nacional nos las deriva directamente, ya que son las personas que se encuentran en una situación de máxima vulnerabilidad y así no tienen que estar en calabozos o en pabellones». Su acogida, según continua Linares, se efectúa en una red de hostales que Cruz Roja tiene establecida. Sin embargo, al no haber un flujo constante de pateras ni tener una previsión exacta de las plazas que se van a necesitar, la organización tiene que actuar sobre la marcha cuando salta el aviso de que se ha localizado una de estas embarcaciones y va a ser trasladada hasta la capital.

«Debido al crecimiento del turismo en Málaga, sobre todo en la época estival, estamos teniendo problemas para encontrar plazas para ubicar a estos menores y mujeres, muchas de ellas embarazadas o con niños», afirma. Al respecto, añade que, aunque en ocasiones el Ayuntamiento le ha cedido el Centro de Baja Exigencia, junto al Albergue Municipal, este no es el lugar idóneo para «estas personas en situación de máxima vulnerabilidad».

Más

Linares asegura que Cruz Roja no dispone de una infraestructura para acoger a mujeres y niños, lo que se ha convertido en algo «absolutamente necesario». Para dar una idea del volumen, desde la organización indican que solo en el pasado mes de agosto llegaron al puerto de Málaga, tras ser rescatados en alta mar a bordo de pateras, 198 menores y 131 mujeres. En septiembre, estas cifras se incrementaron hasta los 270 menores y 262 mujeres.

Mientras se hace realidad el Centro de Atención, Estabilización y Derivación anunciado por el Gobierno ayer mismo para Málaga, desde Cruz Roja insisten en que es necesaria una respuesta inmediata, aunque sea transitoria, a esta situación. Para ello, la organización ha puesto sus ojos en el parque de bomberos situado en Campanillas, que actualmente se encuentra sin uso y que les fue ofrecido por el Ayuntamiento, según cuenta Linares.

Pese a ello, esta opción fue rechazada en pleno por la oposición en la Casona del Parque. La organización no se da por vencida e insiste en que esta ubicación permitiría acoger a las mujeres y niños. «Hemos visto otras instalaciones, pero la de Campanillas es la que reúne los requisitos que necesitamos», indica Linares.

El coordinador de Cruz Roja insiste en que se va a realizar una nueva propuesta a los diferentes partidos políticos para tratar de convencerles en la cesión del uso de este espacio durante un año. Señala que no se va a realizar ninguna reforma y que todo lo que se va a instalar es desmontable, por lo que, al abandonarlo, no habría ninguna variación en el parque.

«Las mujeres y los niños son el colectivo más vulnerable. En los hostales están sin hablar el idioma y sin una atención 24 horas, como es necesaria. Al contar con un centro como el que pretendemos ubicar de forma provisional en Campanillas, podríamos ayudar mejor a estas personas. Por ejemplo, ofreciéndoles una ayuda continua, un espacio pensado para su acogida y la posibilidad de un contacto a través de Internet o teléfono con redes de apoyo», asegura Linares. La pelota se encuentra ahora en el tejado de los diferentes partidos políticos de la capital. Éstos tendrán que decidir si finalmente aceptan la propuesta de Cruz Roja para contar con un espacio para la acogida de mujeres y niños, «las personas más vulnerables del fenómeno migratorio».

Caseta de la feria

Por otro lado, el concejal de Bienestar Social del Ayuntamiento de Málaga, Raúl Jiménez, informó ayer de que se está estudiando la idoneidad de adaptar una caseta del Real del Cortijo de Torres para acoger a los migrantes varones que son rescatados en pateras y que quedan bajo custodia policial. Actualmente, estas personas son trasladadas hasta el Centro de Atención Temporal de Extranjeros (CATE) de San Roque, en Cádiz, ante la falta de un centro de acogida para estas personas por parte del Gobierno y tras la decisión del Ayuntamiento de no seguir poniendo a su disposición los polideportivos municipales, como ocurría este verano.

El Gobierno anuncia la apertura de un centro antes de fin de año

La ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio, afirmó ayer que España cerrará 2018 con más de 6.000 plazas puestas a disposición de los inmigrantes y refugiados que llegan en patera a las costas españolas para recibirles y darles una primera atención humanitaria. Para completar esta oferta, Valerio avanzó la próxima apertura de dos centros de acogida de emergencia y derivación en Málaga y Sevilla con una capacidad total de 500 plazas, que se sumarán a los que ya se encuentran en Chiclana de la Frontera y Mérida. Así lo manifestó Valerio ayer en su comparecencia en el Senado para informar sobre las líneas de actuación de su departamento, entre las que detalló las políticas para la gestión de los flujos migratorios. Según aseveró, el anterior Gobierno de Mariano Rajoy tenía habilitadas 2.800 plazas para la atención humanitaria de los migrantes, sin embargo, dijo que este año finalizará con algo más de 6.000 plazas.

Precisamente, ayer, efectivos de Salvamento Marítimo trasladaron hasta el puerto de Málaga a 90 personas rescatadas a bordo de dos pateras diferentes en el Mar de Alborán. Efectivos de Cruz Roja se desplegaron en el puerto para realizar la primera asistencia médica.