Málaga se echa a la calle contra la sentencia a 'La Manada'

Concentración en la plaza de la Constitución./Ñito Salas
Concentración en la plaza de la Constitución. / Ñito Salas

3.000 personas cargan contra los jueces y muestran su apoyo a la víctima

Iván Gelibter
IVÁN GELIBTER

No ha sido una convocatoria espontánea, pero sí lo ha sido la indignación. Apenas 5 horas después de que los tres jueces dictaran la sentencia que solo condena a los miembros de 'La Manada' a 9 años de prisión por abuso sexual y no por agresión, miles de personas han salido a la calle en toda España para protestar por este veredicto. En Málaga se ha reproducido este tarde la concentración en una convocatoria que, pese a ser anunciada con tanta premura, ha conseguido reunir a unas 3.000 personas en la plaza de la Constitución.

Debido a la cantidad de gente que se había juntado, la concentración se ha tornado en manifestación. El grueso de la gente ha comenzado a bajar la calle Larios con el objetivo de cortar la plaza de la Marina, aunque al llegar al final la policía ha conseguido cortarla bajo la 'amenaza' de multarles al no tener permiso de manifestación. Aún así, mujeres y hombres de varias generaciones distintas han coincidido en denunciar el resultado de la sentencia, y han cargado duramente contra los tres magistrados encargados de dictarla.

Bajo el lema de 'No es abuso, es violación', los manifestantes han coreado algunas frases como «hermana, yo sí te creo»; «si nos tocan a una, nos tocan a todas»; «vestidas o sin ropa, mi cuerpo no se toca»; o «vosotros machistas sois los terroristas», entre otros. Sin embargo, era en las conversaciones de los corrillos de personas donde había una profunda reflexión sobre lo ocurrido. «¿Cómo le explico yo esto a mis hijas?», decía Carmen. «Jamás pensé que esto podría pasar», le contestaba una amiga. Además, también se sometía a 'debate' las «absurdas» diferencias entre abuso y violación. «Esto es indignante, ahora resulta que una tiene que morir o que la aten a una cama y le peguen para que se considere violación», comentaban decenas de personas.

«Basta ya de justicia machista», «hay jueces que son una mierda», gritaban ya con la calle Larios ocupada de principio a fin. No en vano, esta manifestación ha tenido ciertos componentes que la han hecho singular. Además de que la protesta era contra una sentencia judicial, había un «cabreo» generalizado. «Impotencia», «indignación»; éstos han sido algunos de los términos que concentran los sentimientos de los manifestantes de esta tarde; que, en todo caso, 'amenazan' con seguir saliendo a la calle. «Hasta que haya una justicia que no juzgue a las víctimas, sino a los agresores», decía una voz ya de camino a su casa. «Porque no es normal que pegar a un guardia civil implique 60 años de prisión; mientras que si un guardia civil te viola solo le caen 9», le respondían en varias de las pancartas.

Sobre la sentencia

 

Fotos

Vídeos