El SAS contrata a médicos sin el MIR para trabajar en los centros de salud de Málaga ante la falta de facultativos

Imagen de archivo de una consulta médica. /SUR
Imagen de archivo de una consulta médica. / SUR

Es una medida excepcional que se aplica al no haber médicos de esa especialidad disponibles en la bolsa de trabajo del Servicio Andaluz de Salud

Ángel Escalera
ÁNGEL ESCALERAMálaga

La falta de médicos de familia disponibles en la bolsa del Servicio Andaluz de Salud (SAS) está obligando a contratar a médicos que no tienen la especialidad de medicina familiar y comunitaria, ya que no han hecho el MIR, para que trabajen este verano en centros de salud, según ha podido saber este periódico de fuentes sanitarias. La medida se aplica de forma excepcional ante las necesidades de garantizar el servicio.

Como la demanda de médicos de familia es superior a la oferta existente en estos momentos, los distritos sanitarios tienen que buscar alternativas para que cubrir las sustituciones veraniegas de sus facultativos. Una de las opciones que se está llevando a cabo es contratar a profesionales de la medicina que acaban de terminar la carrera y que aún no tienen el MIR y a facultativos extracomunitarios, aunque no sean especialistas o, aun siéndolo, que todavía no han convalidado esa titulación en España.

La escasez de médicos de familia no es algo exclusivo de Málaga, sino que es un problema generalizado en Andalucía y en otras comunidades españolas. Esta carencia se agudiza en el periodo estival, que es cuando los facultativos de familia que ejercen en los centros de atención primaria toman de forma mayoritaria sus vacaciones reglamentarias.

Se recurre tanto a facultativos españoles que acaban de terminar la carrera como a profesionales extracomunitarios

Las fuentes consultadas por SUR indicaron que, en primer lugar, buscan médicos de familia en la bolsa de empleo del SAS, en caso de que no haya ninguno disponible (como es el caso en estos momentos), se intenta contratar a especialistas de otras comunidades, pero si tampoco se encuentran, la alternativa es hacer contratos a facultativos que no tienen el MIR, ya sean españoles o extracomunitarios, a los que se les da una formación inicial, aunque algunos ya están rodados, puesto que han trabajado como médicos de familia en sus países de origen. Esos galenos sin especialidad están avisados de que pueden perder su empleo si el SAS halla a facultativos de familia con la titulación MIR.

La falta de médicos para trabajar en los centros de salud no solo se circunscribe a la medicina de familia, sino que también se da en pediatría, lo que obliga a que facultativos de familia se encarguen de atender a los niños. Un dato que evidencia las dificultades que hay para contratar a pediatras para ejercer su labor en atención primaria es que de los 12 especialistas en pediatría que han terminado este año su formación en el Hospital Materno, ninguno ha elegido trabajar centros de salud.