La 'Declaración de Málaga' reclama una vida digna, educación y protección para los menores

400 asistentes relacionados con el mundo de los niños y las niñas /FRANCIS SILVA
400 asistentes relacionados con el mundo de los niños y las niñas / FRANCIS SILVA

El Congreso mundial por los derechos de la infancia y la adolescencia se clausura con un mensaje dirigido a los poderes políticos

Francisco Gutiérrez
FRANCISCO GUTIÉRREZ

Una vida digna, ayudas a las familias, educación inclusiva, protección para los menores y cuidado del medio ambiente son algunas de las reivindicaciones de los menores plasmadas en la denominada 'Declaración de Málaga'. El contenido de este documento ha sido leído esta tarde, en la clausura del VIII congreso mundial por los Derechos de la Infancia y la Adolescencia, por la alcaldesa infantil de Málaga, Ariola Malaj, y el secretario de este pleno infantil, Miguel Mejías. Este documento ha sido fruto del trabajo de estos tres días de las comisiones en las que han participado 150 jóvenes llegados de 16 países para participar en este congreso.

Respecto a la pobreza, señalan que es una situación «en la que un niño, niña o adolescente no tiene lo necesario para sobrevivir y es privado de sus derechos fundamentales y su perspectiva de futuro». Así, reclaman los recursos necesarios para que que puedan asegurar los derechos de salud y educación». En cuanto a las familias, conscientes de los cambios que se han producido en los últimos años, piden programas de apoyo, un mayor protagonismo de la mujer y han recordado a las miles de personas que protagonizan en Centroamérica una marcha en busca de un futuro mejor.

Durante tres días se ha debatido sobre los problemas de los menores
Durante tres días se ha debatido sobre los problemas de los menores / FRANCIS SILVA

Otro de los aspectos de la 'Declaración de Málaga' se centran en la educación, que dicen debe ser inclusiva y «un mecanismo para reducir la exclusión desde y a partir de ella». Lamentan que la escuela no esté preparada para asumir la diversidad, y piden luchar por una educación «que nos enseñe a pensar y no a obedecer. Queremos entender, no memorizar», dicen. Sobre la violencia, indican que el maltrato infantil «genera condiciones de inseguridad e impide un correcto desarrollo en el ámbito social. Por otra parte, se muestran partidarios del comercio justo y del buen uso de los recursos naturales, y proponen un 'sello de calidad' para aquellas empresas que actúen con respeto a la Convención sobre los Derechos del Niño.

También se ha debatido sobre tecnología, internet y redes sociales. En este sentido, quieren concienciar a los jóvenes de que «la vida real está fuera de las reces», y proponen incluir una asignatura para la prevención de conductas adictivas.

La ponencia de clausura ha estado a cargo del padre Patricio Larrosa, fundador de la ong ACOES Honduras, que ayuda a 11.500 estudiantes, quien ha compartido su experiencia en el trabajo con menores que desean un mundo más justo: «Hay veces que los adultos somos los que no les permitimos que puedan desarrollar esos deseos de un mundo mejor, hay que abrirles camino». Ha insistido en la necesidad de «enseñar a ayudar, aprender a ser solidarios», y ha afirmado que «sobran los títulos y faltan las personas». También ha valorado y agradecido el apoyo de la Universidad de Málaga en los distintos proyectos que ACOES desarrolla en Honduras. «Es algo impagable la labor que desarrollan allí, parecemos una sucursal de la UMA», ha bromeado, asegurando que los profesores y estudiantes que pasan por Honduras en las actividades de voluntariado experimentan un cambio radical al comprobar la realidad de este país.

En la clausura del congreso han intervenido el vicerrector de Estudiantes de la UMA, Francisco Murillo; el concejal de Derechos Sociales y Participación Ciudadana del Ayuntamiento de Málaga, Raúl Jiménez; Félix Lozano, diputado provincial de Participación y Cooperación Internacional; el director general de la Fundación General de la UMA, Diego Vera; Carlos Villagrasa, presidente del Comité Internacional de Congresos Mundiales por los Derechos de la Infancia y la Adolescencia, y Joaquín Ramírez, director de Banca de Instituciones Caixabank.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos