Los concejales del Ayuntamiento de Málaga se suben el sueldo un 20%

Pleno en el Ayuntamiento de Málaga/Migue Fernández
Pleno en el Ayuntamiento de Málaga / Migue Fernández

El acuerdo por unanimidad prevé una subida de la asignación de los cuatro grupos con representación para que puedan contratar a tres técnicos cada uno

ANA PÉREZ-BRYAN y ANTONIO M. ROMERO

Después de días de debate y de reuniones, la Junta de Portavoces alcanzó ayer, tras dos horas de reunión, un acuerdo unánime de PP, PSOE, Adelante Málaga y Ciudadanos para una subida lineal en el sueldo de los concejales del Ayuntamiento de la capital en un 20%. Un aumento en la nómina que servirá, según explicó la portavoz del PP, Elisa Pérez de Siles, para compensar «las sucesivas reducciones realizadas durante la crisis, que han situado al Ayuntamiento de Málaga con la remuneración para cargos públicos más baja entre las grandes capitales españolas».

Este acuerdo viene determinado por las negociaciones sobre las dedicaciones parciales de los concejales (dado que el límite de dedicaciones exclusivas es 22 y hay 31 ediles en la corporación). El acuerdo, en este capítulo, es que esos concejales cobren el 80% del salario, una postura intermedia entre el 90% que venían percibiendo hasta el momento y el 75% que había de aplicarse desde ahora tras una sentencia del TSJA en este sentido. Este acuerdo afecta a siete ediles del PSOE y a uno de Adelante Málaga, que a partir de ahora percibirán el 80% de la nómina correspondiente a un edil con dedicación exclusiva, por lo que cobrarán unos 45.000 euros brutos al año.

Asimismo, la Junta de Portavoces acordó el incremento la asignación económica que reciben anualmente cada uno de los cuatro grupos con representación municipal de forma que éstos puedan afrontar las necesidades de personal eventual para su funcionamiento. El aumento se calculó para que cada uno de los grupos pueda contratar a tres trabajadores. Se cumple así la recomendación de la Secretaría General de que no haya eventuales en los grupos y también se resuelve uno de los principales escollos del debate de los últimos días.

En este sentido, cabe recordar que, hasta el momento, los grupos políticos contaban con un cargo de confianza cada uno, aunque tras el informe de la Secretaría General estaban abocados a perderlo. En este documento se recordaba que ese personal de confianza sólo podía estar adscrito a labores de gobierno y no a los grupos políticos (en la actualidad el equipo de gobierno cuenta con 34 eventuales, el tope legal). Este cambio en la estructura de los grupos se había convertido, de hecho, en uno de los principales motivos de desencuentro entre los grupos; no así en la cuestión de los salarios, sobre cuyo incremento había más o menos consenso. En este estado de las cosas, la oposición había exigido una mayor capacidad económica para contratar a cuatro técnicos por grupo, aunque finalmente el acuerdo ha quedado en tres.

Además

Tras el acuerdo, cada grupo recibirá una asignación mensual fija de 7.322 euros a lo que se sumará 500 euros por concejal –esto es lo que había hasta ahora– y se suma un endoso mensual de 12.000 euros para la contratación de este personal eventual, según fuentes consultadas.

Tras los salarios y las asignaciones técnicas a los grupos, el tercer gran bloque de la negociación entre los portavoces giró en torno al voto ponderado en las cuatro comisiones de pleno, es decir, que los concejales puedan delegar su voto sin necesidad de acudir a las mismas. En este apartado, se acordó solicitar un informe a la Secretaría General sobre esta cuestión para seguir las recomendaciones que el secretario marque sobre su aplicación en las comisiones de pleno.

Sobre el momento exacto en el que entrarán en vigor tanto los aumentos de salario como el incremento de las asignaciones a los grupos, Pérez de Siles prefirió no dar fechas. Tampoco cantidades en el caso concreto del segundo supuesto, más aún teniendo en cuenta estas cantidades extra para contratar técnicos no están consignadas en el presupuesto de 2019 y que por lo tanto habrá que buscar la manera de encontrar ese encaje. Éste podría llegar vía modificación presupuestaria en las cuentas de 2019 o bien dejarlo directamente para el presupuesto del año 2020. También ésas serían las opciones para el caso de los salarios.

De la Torre y su sueldo

Antes de que se alcanzara este acuerdo y en pleno debate sobre los salarios de los representantes públicos se le preguntó al alcalde de Málaga sobre si estaba bien pagado, a lo que Francisco de la Torre respondió que desde el punto de vista de «lo que es la satisfacción del trabajo, de la oportunidad y la alegría que te da trabajar por tu ciudad me considero pagado, económicamente, comparado con otras ciudades, parece que no».

De la Torre, a preguntas de este periódico, sostuvo que desde el punto de vista de la satisfacción moral y de poder trabajar por tu ciudad es «el mejor pago», pero matizó que el análisis sobre el salario de un alcalde no debe hacerse desde una óptica subjetiva sino objetiva para que haya siempre unas cifras «no disuasorias para que gente vocacionalmente preparada y estimulada dé el paso adelante en la política, que es un ejercicio duro desde el punto de vista del tiempo, a veces no bien comprendido y sujeto a muchas críticas».