Comienzan las obras de mejora de las cámaras de aislamiento para trasplante de médula ósea del Materno

Cámara de aislamiento/SUR
Cámara de aislamiento / SUR

Esa actuación, que hará más confortable la estancia de los niños, incluye también la reforma de la planta de oncología pediátrica

Ángel Escalera
ÁNGEL ESCALERAMálaga

Los niños que necesiten un trasplante de médula ósea dispondrán de unas cámaras de aislamiento mejores, más amplias y con más luminosidad, lo que hará que el tiempo que permanezcan en ese espacio, de tres a seis semanas, dependiendo de los casos, antes y después del trasplante, sea más confortable. Las obras comenzaron el pasado 3 de diciembre y deben estar acabadas a finales de febrero. Mientras tanto, los menores malagueños a los que se les haga un trasplante de médulas serán ingresados en las cámaras de aislamiento de los hospitales Reina Sofía de Córdoba y Virgen del Rocío de Sevilla. Se prevé que ese traslado afecte a unos ocho niños, que cuando superen la etapa de aislamiento volverán al Materno para recibir el resto del tratamiento.

Las cámaras de aislamiento son espacios reservados para los pacientes que van a recibir un trasplante alogénico (de donante, ya sea de médula ósea de sangre periférica o de cordón umbilical) con el fin de curar su enfermedad. Esos enfermos, previo al trasplante, deben someterse a un tratamiento para prepararles para recibir la medula ósea de su donante y, que de esa manera, pueda prender en el receptor. Esa fase de aplasia es una etapa de riesgo de múltiples potenciales complicaciones, sobre todo de tipo infeccioso. Por eso, la necesidad de aislamiento.

Presentación de las reformas, este lunes.
Presentación de las reformas, este lunes. / SUR

Además de la mejora de las tres cámaras de aislamiento del hospital infantil malagueño, se lleva cabo también la reforma de la planta de oncología pediátrica. Así, en tanto que se acaban esos trabajos, los menores son atendidos en la sexta planta (maternidad) en vez de en la cuarta. La ampliación y remodelación de las cámaras de aislamiento es una iniciativa que partió de la Asociación de Voluntarios de Oncología Infantil (AVOI), que ha logrado recaudar más de 200.000 euros para sufragar el coste de las obras, cuyo importe total es de 500.000 euros.

Las actuaciones que están en marcha han sido presentadas este lunes por la delegada de Salud, Ana Isabel González; el gerente del Hospital Regional de Málaga, Emiliano Nuevo; el presidente de AVOI, Juan Carmona; la responsable de hematología pediátrica del Materno Infantil, Ángeles Palomo; la responsable de oncología pediátrica, Ana Benito; la supervisora de la planta, Yolanda Rando; uno de los arquitectos del proyecto, Leopoldo González (969 Arquitectos); Juan Borrajo, de la constructora BILBA, y la responsable de Solidaridad Social y Educación de la Fundación Unicaja, Ana Cabrera.

La reforma contempla la mejora de la planta de hospitalización y de las cámaras de trasplante, un espacio en el que ingresan tanto los menores que están a la espera de recibir un trasplante como los que deben permanecer aislados tras realizarles un injerto. El tiempo medio de ingreso en la misma es de unos 21 días.

Las obras de la planta de oncología pediátrica, puestas en marcha por el hospital, tienen como objetivo mejorar la intimidad del paciente, la seguridad de los trabajadores y la accesibilidad. Así, se reformarán las 15 habitaciones de hospitalización, el pasillo de acceso, el control de enfermería, la lencería y en la zona de los ascensores, que tendrán nuevos revestimientos y puertas de resistencia al fuego.

Cada año ingresan en esa planta del hospital 500 niños, de los que 20 lo hacen en la cámaras de aislamiento de trasplante. La responsable de hematología pediátrica, Ángeles Palomo, ha explicado que el cambio será positivo por dos motivos: por un lado, supone una mejora en cuanto al cumplimiento estricto de las medidas de aislamiento, porque habrá nuevos filtros que mejorarán la seguridad, y por otro, se mejora la amplitud, comodidad y confortabilidad de un espacio en el que a veces deben permanecer sin salir hasta seis semanas.

La jefa de sección de la unidad de oncología pediátrica, Ana Benito, ha indicado que la obra supondrá la mejora de la estancia de los niños y de sus familiares. Para la supervisora de enfermería de la planta, Yolanda Rando, la humanización, dentro de este tipo de tratamientos, es clave. Por su parte, Juan Carmona ha señalado que la idea de poner en marcha la reforma de las cámaras de aislamiento surgió tras el trabajo diario, después de 25 años, con el personal de la planta de oncología pediátrica. Para recaudar dinero, AVOI decidió organizar verbenas simultáneas en diferentes pueblos hasta superar la treintena. «El resultado fueron 1.800 voluntarios trabajando y una recaudación de más de 200.000 euros», ha dicho Carmona, que ha destacado el trabajo desinteresado hecho en todos los pueblos. «Queremos que las cámaras sea un lugar mágico, lleno de fantasía, cómodo y agradable, tanto para los niños como para su acompañante y el resto de la familia», ha manifestado el presidente de AVOI.

 

Fotos

Vídeos