La EMT coloca informadores en las paradas de autobús suprimidas por las obras de la Alameda

La EMT coloca informadores en las paradas de autobús suprimidas por las obras de la Alameda
Salvador Salas

La empresa reparte desde esta mañana folletos con los cambios, en los que se indican las líneas que se trasladan a la plaza de la Marina, Atarazanas y la esquina de Hacienda

ELENA CABEZA

Las obras de la zona central de la Alameda Principal han llevado a la Empresa Malagueña de Transportes (EMT) a efectuar cambios en las paradas de autobús ubicadas en esta zona, que desde esta mañana se han trasladado a la plaza de la Marina, la calle Atarazanas y el entorno de Hacienda. Esta reordenación ha pillado por sorpresa a gran parte de los vecinos de la capital, por lo que la propia EMT ha colocado a seis informadores en estas paradas suprimidas para que repartan folletos con los cambios e indiquen dónde se ubican las nuevas paradas.

Según informan a SUR fuentes de esta empresa, los informadores van a permanecer en la Alameda durante varios días, ya que se esperan más cambios de manera progresiva. Además, varios inspectores y técnicos también han estado a lo largo de la mañana de este miércoles en la plaza de la Marina, Atarazanas y el entorno de Hacienda –donde se ubican las nuevas paradas– controlando el flujo de los autobuses e informando a los vecinos de los cambios. «De momento estamos funcionando bastante bien, es normal que la gente pregunte porque desconoce las modificaciones, pero gracias a los informadores y los folletos no están teniendo muchos problemas», confirma uno de los conductores de la EMT.

Por su parte, varios usuarios de estas líneas de autobús han trasladado sus quejas a este periódico asegurando que no habían sido informados de las paradas suprimidas y han tenido que buscar la nueva ubicación de las mismas. «Tengo 83 años y he tenido que venir andando desde la zona norte de la Alameda hasta la Plaza de la Marina porque desconocía que estos cambios se iban a llevar a cabo hoy», asegura Carmen Prieto. Sin embargo, otros vecinos confirman que no han tenido problema porque «habían leído en el periódico las modificaciones de las líneas» y reconocen que «es normal que haya un poco de caos, pero que es algo a lo que habrá que acostumbrarse», como indica Antonio Campos.

Temas

Málaga