Cosas Ciudad

Colegio Ramón del Valle-Inclán: contra los excrementos de palomas

Excrementos de palomas en uno de los patios del colegio./
Excrementos de palomas en uno de los patios del colegio.

El Ayuntamiento toma medidas tras la denuncia de padres y y el profesorado sobre la presencia de hormigas, termitas y excrementos de palomas en dicho centro

José Manuel Alday
JOSÉ MANUEL ALDAY

El Ayuntamiento procedió ayer a adoptar medidas en el colegio público Ramón del Valle-Inclán después de que los padres y madres de alumnos y el profesorado llevara meses denunciando la presencia de hormigas, termitas y excrementos de palomas en dicho centro. Una situación con la que han convivido diariamente unos 100 niños y niñas de entre 3 y 5 años que están en el edificio para infantil que tiene el centro en la avenida de la Estación de El Palo.

Un técnico del Área de Medio Ambiente del Ayuntamiento visitó el colegio en octubre pasado e hizo un informe con las propuestas de solución, medidas que finalmente fueron implantadas ayer tras recibir el Distrito Este al que pertenece el centro la notificación de Medio Ambiente, según informaron fuentes municipales.

El informe realizado por Medio Ambiente indicaba que las palomas acceden a una cámara de aire por un ojo de buey, donde anidan, y que éstas se posan en unas pérgolas de madera, por lo que se apuntaba como medidas a adoptar el cerrado del ojo de buey mediante el uso de mallas y la instalación de pinchos en las pérgolas, tareas que el Distrito realizó ayer.

Los padres y madres de los alumnos habían expresado su preocupación a este periódico al entender que sus hijos estaban expuestos a un problema de insalubridad, al estar en contacto con los excrementos, por la que reclamaban una solución.

Luis Medina-Montoya, director general del Área de Sostenibilidad Medioambiental del Ayuntamiento, ha confirmado a este periódico que su departamento atendió una petición de actuación formulada directamente por el colegio, tras lo que se envió un técnico que elaboró un informe de actuación que se entregó al centro. La tardanza en la respuesta municipal radicaría en que el procedimiento habitual es que este tipo de peticiones se formulan a través de los distritos. El centro escolar ha sido fumigado también para tratar de combatir la presencia de hormigas, según indicó.

Ojo de buey tapado con malla. Pinchos en las pérgolas. Restos de materiales de obra.

Calle Don Rodrigo: unos acabados que no convencen

En la calle Don Rodrigo, en el barrio de La Goleta, se ha realizado una obra de mejora del pavimento que según afirma un vecino de la zona, no está finalizada. «Hemos tenido reforma parte de la calle Don Rodrigo desde el 20 julio hasta este lunes 10 de diciembre», escribe, pero señala que la obra está sin terminar, y nos envía varias fotografías en las que se observan adoquines sueltos y otros detalles que hacen pensar que, efectivamente, la obra está inacabada.

La obra en cuestión se trata de la reurbanización de un tramo de la calle Don Rodrigo y otro tramo de la calle Mariscal, realizada por el Distrito 1 y que ha supuesto una inversión de 135.322 euros.

 

Fotos

Vídeos