El Clínico ofrece formación para que los familiares sepan cómo cuidar a un paciente de alzhéimer en su casa

Profesionales que atienden a los enfermos. /SUR
Profesionales que atienden a los enfermos. / SUR

El centro hospitalario malagueño atiende a más de 3.000 enfermos al año que sufren deterioro cognitivo

Ángel Escalera
ÁNGEL ESCALERAMálaga

Cuidar en el domicilio a un paciente con alzhéimer no es sencillo. Esos enfermos necesitan una atención especial y hay que saber cómo llevar a cabo esa asistencia. Por eso, el servicio de neurología del Hospital Clínico Universitario organiza mensualmente talleres para familiares y acompañantes de pacientes que sufren alzhéimer y deterioro cognitivo, sobre todo en fases avanzadas de la enfermedad, para orientarles a gestionar las múltiples necesidades y cuidados que necesitan en su ambiente domiciliario.

Más de 3.000 pacientes son atendidos cada año por algún tipo de deterioro cognitivo en el Hospital Clínico a través del área asistencial de neurología. El 75 por ciento de los casos son de alzhéimer y el 25 por ciento restante ha sufrido infartos cerebrales o padece enfermedades cerebrales degenerativas.

Los responsables de la sección de deterioro cognitivo del servicio de neurología del Clínico destacan la importancia de contar con esos talleres dedicados a familiares y cuidadores, junto a una mayor coordinación con atención primaria y la formalización de otras modalidades asistenciales, además de la visita presencial, como son la asistencia telefónica a demanda de los familiares o cuidadores.

Aparte de la formación que se ofrece en los talleres, a más largo plazo se está planificando la inclusión de un psicólogo clínico para el abordaje integral en los casos de mayor complejidad. Todo ello con el objetivo de mejorar la asistencia sanitaria a todos los implicados, pacientes y familiares, en esta patología crónica y progresiva, de la que aún no se dispone de un tratamiento curativo.

El responsable de la sección de deterioro cognitivo del servicio de neurología, Francisco Garzón, explica: «Estas reuniones con familiares o cuidadores de pacientes afectados por el alzhéimer se enmarcan dentro de una atención multidisciplinar e integral para cubrir la carencia de conocimiento por parte de los familiares de los servicios y ayudas de los que pueden disponer». Este neurólogo añade que los talleres sirven para informar del proceso diagnóstico, tratamientos en relación con la enfermedad, estimulación cognitiva y evolución de la enfermedad. Además, se proporcionan indicaciones sobre la forma de relacionarnos con los pacientes, sobre todo para paliar las alteraciones psicopatológicas y conductuales que vayan apareciendo en el enfermo y disminuir el uso de fármacos tranquilizantes, así como la importancia de que el cuidador se cuide a sí mismo, indica el especialista.

El doctor Garzón precisa que el alzhéimer es la causa de deterioro cognitivo o demencia mas frecuente. Se trata de una enfermedad degenerativa crónica y progresiva para la que, actualmente, no se dispone de un tratamiento eficaz. El alzhéimer afecta no solo a los pacientes, sino también, especialmente en las fases avanzadas, a familiares y cuidadores, indica Garzón. «En Málaga, la cifra de pacientes afectados puede rondar los 20.000, según la proyección de los estudios epidemiológicos realizados», señala este experto. Por otro lado, reseña que «la formación y utilización del familiar o cuidador como coterapeuta es clave para satisfacer sus necesidades, contribuir a la sostenibilidad del sistema sanitario y prolongar, el mayor tiempo posible, la asistencia en el ámbito domiciliario».