El Clínico mejora la seguridad de pacientes que van a recibir una prótesis de cadera y les reduce el estrés

Asistentes a uno de los talleres. /SUR
Asistentes a uno de los talleres. / SUR

Profesionales del hospital se reúnen con los enfermos antes de la operación para explicarles el proceso y darles consejos

Ángel Escalera
ÁNGEL ESCALERAMálaga

El Hospital Cínico ha logrado reducir los niveles de estrés y ha mejorado la seguridad de los pacientes que próximamente van a ser intervenidos de prótesis de cadera. Ese hecho lo ha conseguido el área asistencial de aparato locomotor a través de encuentros que profesionales de diversas categorías mantienen con los pacientes, antes del ingreso hospitalario, con el objetivo de darles información práctica y recomendaciones en unos talleres que organiza del hospital.

Los servicios de cirugía ortopédica y traumatológica y de medicina física y rehabilitación del Clínico planifican de forma conjunta estos encuentros desde hace ya casi dos años para lograr reducir el estrés que sufren los enfermos ante este tipo de intervenciones, así como contribuir a agilizarles en todo lo posible su recuperación e incorporación a su vida diaria tras superar este problema de salud.

Más de 150 pacientes cada año, acompañados por familiares, reciben información y consejos sobre cómo prevenir las infecciones, mejorar su seguridad para evitar una caída, cuidados de la herida quirúrgica y orientación sobre qué profesionales van a atenderles y qué circuito asistencial van a seguir a lo largo de su ingreso, además del plan específico de rehabilitación, deambulación con apoyo, del que también reciben indicaciones.

Los asistentes reciben una documentación gráfica sobre aspectos diversos de su proceso y también se les dan recomendaciones prácticas, además de una encuesta de satisfacción para recoger su impresión acerca de estas reuniones. También, y como novedad en las dos últimas sesiones, los talleres han contado con la presencia y la participación de Lola Fernández, enfermera del hospital y paciente intervenida de cadera hace unos meses, que ha expuesto su experiencia a los asistentes y aclarado sus dudas.

A través de los talleres, los pacientes y sus acompañantes tienen la oportunidad de conocer de primera mano al personal del centro y la ocasión de plantear todo tipo de dudas y preguntas que puedan surgir relacionadas con su proceso asistencial.

El nuevo jefe del servicio de cirugía ortopédica y traumatológica del Clínico, Plácido Zamora, explica que los talleres se están impartiendo una vez a la semana o cada quince días a los pacientes que se encuentran próximos para operarse de forma programada para ayudarles a afrontar mejor su paso por el centro y a superar con éxito este tipo de operaciones a veces muy complejas por la recuperación posterior que ello implica.

La enfermera del área asistencial de hospitalización del servicio de traumatología, Esther Urbano, asegura que desde que se imparten los talleres ha apreciado un cambio de actitud al ingreso de los pacientes y de sus familias, en el sentido de que tienen más seguridad y confianza y menos miedo en el afrontamiento de la intervención quirúrgica, lo que les influye de forma positiva también en su recuperación.

Por su parte, la directora del área asistencial del aparato locomotor, Rosario Corrales, indica que estos encuentros con pacientes, familiares y profesionales sanitarios permiten compartir conocimientos y experiencias en una doble vertiente: por un lado las personas que van a ser intervenidas pueden conocer todo lo referente a su proceso y, por otro lado, los profesionales reciben información de cuáles son los problemas, miedos o incertidumbre que preocupan al enfermo.