Civisur critica que inversores se van de Málaga por las trabas urbanísticas

Responsables de Civisur, en la inauguración de la jornada de urbanismo en la sede de Unicaja. /Sur
Responsables de Civisur, en la inauguración de la jornada de urbanismo en la sede de Unicaja. / Sur

La asociación, de la que forman parte profesionales de prestigio de esta provincia y de Sevilla, advierte de los problemas burocráticos que frenan el desarrollo

Ignacio Lillo
IGNACIO LILLOMálaga

No es la primera vez que se escuchan voces que advierten sobre el freno a las inversiones que suponen las trabas urbanísticas. En esta ocasión han sido los miembros de Civisur (Unión Cívica del Sur de España), una asociación que agrupa a medio centenar de profesionales de prestigio de Málaga y Sevilla, los que han dado la voz de alarma sobre el freno al desarrollo que suponen la lentitud y los problemas burocráticos en este ámbito.

«Hay un problema muy grave con el urbanismo», afirma Luis Merino Bayona, exalcalde de la capital malagueña y presidente de Civisur por esta provincia, que compareció junto a su homólogo hispalense, Manuel del Valle. De ahí que la entidad ha organizado una jornada técnica con los «número uno» en la materia, que ha tenido lugar esta mañana en la sede de Unicaja; además de redactar un manifiesto para poner de relieve los principales retos. «Hace falta una normativa nueva, así como resolver todo lo que hay en los cajones, agilizar enormemente los trámites y delimitar las competencias entre ayuntamientos y Junta, que ahora no lo están». Merino criticó que actualmente hay «montañas de inversiones paralizadas, cuando hacen tanta falta; tenemos los inversores, pero se nos van ante la incapacidad de darles respuesta».

Damián Quero, arquitecto y experto en urbanismo, reveló que recientemente se han aprobado planes que llevaban años atascados por diferencias de criterio puntuales entre funcionarios. «Para racionalizar esto y que haya un sistema de coordinación entre administraciones hace falta tocar muchas leyes, y no va a ser fácil».

Francisco Barrionuevo, moderador del acto y coordinador de urbanismo de Civisur, concretó los problemas del sector en tres puntos: el «desmesurado» tiempo de tramitación de los planes; la inseguridad jurídica, su carácter cerrado, que no permite dar respuesta al crecimiento de las ciudades, y el «intrusismo» de la Junta en las competencias de los ayuntamientos. A su juicio, las respuestas tienen que venir de manos del Gobierno andaluz, que es quien tiene las competencias sobre la ordenación del territorio.

En el encuentro participaron el viceconsejero de Fomento de la Junta, Jaime Raynaud; el director general de Urbanismo, José María Morente; el concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Málaga, Raúl López; el secretario general del Consistorio, Venancio Gutiérrez; el gerente de la GMU, José Cardador; el profesor de la Escuela de Arquitectura de Madrid, Luis Felipe Alonso y el presidente de Fadeco-Promotores, Francisco Martínez Cañavate entre otros.