Los casos de melanoma en la Costa del Sol son casi el triple que en el resto de España

Los doctores Del Boz, Martínez y Buendía, ayer, durante la proyección de un vídeo preventivo. /  LAURA RUIZ
Los doctores Del Boz, Martínez y Buendía, ayer, durante la proyección de un vídeo preventivo. / LAURA RUIZ

El cáncer de piel es el que más crece, pero podrían evitarse el 90% de los casos tomando el sol con «sentido común»

ÁNGEL ESCALERA MÁLAGA.

El cáncer de piel es el tumor que más crece, pero hasta el 90 por ciento de los casos podrían evitarse con una exposición controlada del sol, es decir, «tomándolo con sentido común», dijo ayer el presidente de la sección andaluza de la Academia Española de Dermatología y Venereología y director de la unidad de gestión clínica de dermatología del Hospital Regional Carlos Haya, Leandro Martínez. Dentro de los tumores cutáneos, el más agresivo y que más muertes provoca es el melanoma, un cáncer cuya incidencia en la Costa del Sol es casi el triple que en el resto de España. El aspecto positivo es que también podría evitarse hasta el 90 por ciento si se tomara el sol con precaución.

El doctor Martínez ofreció una rueda de prensa, con motivo de la presentación de la campaña Euromelanoma para la prevención del cáncer de piel, junto al coordinador nacional de la campaña y profesor de dermatología de la Universidad de Granada, Agustín Buendía, y el coordinador de la citada campaña en Málaga y dermatólogo del Hospital Costa del Sol, Javier del Boz. Los tres destacaron el riesgo de las exposiciones prolongadas al sol y desaconsejaron el uso de cabinas de rayos uva, ya que también favorecen la aparición del cáncer de piel. El lema de la campaña es 'España tiene un problema con el cáncer de piel'. Ayer se celebró el Día Mundial del Melanoma, un tumor del que se diagnostican unos 4.000 casos al año en España. «La detección precoz del melanoma es sinónimo de buen pronostico y curación», precisó el director de la unidad de dermatología de Carlos Haya.

Población extranjera

El año pasado hubo en la provincia de Málaga unos 5.500 cánceres cutáneos, de los que 300 fueron melanomas. El doctor Martínez señaló que el crecimiento del melanoma en la Costa del Sol es muy superior al del resto de España, con casi tres veces más pacientes afectados. Si la incidencia española del melanoma es de 9,7 casos por cada 100.000 habitantes y año, en la Costa del Sol se llega a 21-23 casos en las mejores estadísticas y a 25 en las peores. El porqué de ese hecho se encuentra en un exceso del consumo de sol y en la presencia de mucha población extrajera: personas de piel muy blanca, ojos claros y pelo rubio o pelirrojo, que son más sensibles a los efectos de los rayos solares. El melanoma en los hombres es más frecuente en la espalda y en las mujeres, en las piernas.

Leandro Martínez destacó que el melanoma es un tumor muy agresivo que, si bien solo representa el 10 por ciento de los cánceres de piel detectados, es el responsable de más del 90 por ciento de las muertes de los pacientes. El aumento de los tumores cutáneos se relaciona con el crecimiento de la esperanza de vida y la excesiva exposición al sol para estar bronceado. «Hay que saber disfrutar del sol, pero sin que nos pase factura», aseguró el doctor Martínez.

Los dermatólogos aconsejan no tomar el sol entre las doce del mediodía y las cuatro de la tarde, utilizar cremas de fotoprotección, ponerse a la sombra en la playa y evitar exposiciones solares prolongadas. «Hay que inculcar a la población hábitos saludables a la hora de tomar el sol», indicó el doctor Buendía, que recomendó que ante cualquier sospecha de cambio de tamaño o color de un lunar se acuda al médico. A ese respecto, citó la denominada regla del ABCDE en caso de lunares asimétricos y que tengan bordes irregulares, color no homogéneo, diámetro superior a seis milímetros o evolución con variaciones en su forma, color, relieve o síntomas.

Javier del Boz recalcó la importancia de prevenir el cáncer de piel informando bien a niños, adolescentes y jóvenes en colegios e institutos, una iniciativa que ya se lleva a cabo en Andalucía con la colaboración de profesores, padres y deportistas. Asimismo, destacó el efecto beneficioso de la autoexploración para detectar posibles tumores cutáneos. «Es la estrategia que se conoce como búsqueda del 'patito feo': la observación de una lesión o lunar cuyo aspecto parece diferente al resto y que el dermatólogo verá en la consulta», dijo Del Boz.

 

Fotos

Vídeos