La oposición se rebela contra el nuevo protocolo policial de acceso al Ayuntamiento de Málaga

La entrada al Consistorio. /P. R. Q.
La entrada al Consistorio. / P. R. Q.

La entrada de personas sin control en el grupo popular pone en marcha la nueva rutina para pasar al Ayuntamiento con acreditación y cita

Pilar R. Quirós
PILAR R. QUIRÓSMálaga

El lunes se instauró el nuevo modelo de control policial a la entrada del Ayuntamiento. Todo hijo de vecino, bueno todo hijo de vecino a libre albedrío, a pasar por el arco de seguridad y entregar su DNI. Según terciara la mañana, las caras, los conocidos o las ganas, unos pasaban sin más y otros tenían que realizar el trámite. Y ayer ya parecía que el nuevo protocolo de entrada se puso más serio, aunque todavía quedaron algunos distingos. El hecho es que el área de Seguridad, que dirige Mario Cortés, ha puesto en marcha controles de acceso restrictivos a la Casona, y para entrar hay que acreditarse vía DNI, pasar el control e ir a un lugar en el que el ciudadano tenga cita. Oal menos eso es lo que le hicieron llegar ayer a los grupos de la oposición desde el retén de policía. Que ningún ciudadano podrá acceder si no va a ser recibido por alguien.

Todo empezó, según fuentes municipales, por dos visitas desagradables en el grupo popular, una para pedir dinero, y la otra en la que la vecina profería gritos.

La forma habitual de entrada hasta la semana pasada es que los agentes iban discriminando a los habituales y a los no habituales, pero acreditándose todos podían pasar. La nueva consigna es que si van a los grupos municipales deberán tener cita, o bajar y autorizar a las personas a que pasen. Los partidos de la oposición, PSOE, Málaga Ahora e IU-Málaga para la Gente dicen que el Ayuntamiento es la casa del pueblo y que no puede ser un búnker. Aviso a navegantes:el que no lleve DNI y no pueda acreditarseno entra, como le dijeron ayer a varios vecinos. Hay que pasar por el arco, meter los utensilios que se lleven por el escáner de seguridad entregar la documentación, y tras esto, el susodicho deberá colgarse una acreditación de visitante en la solapa.

Tanto el edil socialista José Carlos Durán como los portavoces de Málaga Ahora e IU-Málaga para la Gente, Ysabel Torralbo, y Eduardo Zorrilla, respectivamente, se quejaban ayer de que no habían recibido ni una mínima comunicación, siquiera de palabra, pero preferentemente por escrito, de cuáles eran las nuevas normas por parte del equipo de gobierno del PP.

Ambos tres hacían hincapié en que en sus grupos recibían a todos aquellos ciudadanos que querían entrevistarse con ellos, tuviesen cita o no. «¿Qué pasa si alguien no nos conoce personalmente y quiere hablar con nosotros? Pues menudos cargos electos por el pueblo seríamos si sólo hablásemos con los conocidos», apuntaba Torralbo, que hacía hincapié en que la puerta de su grupo municipal, Málaga Ahora, se lee la leyenda ‘pase sin llamar’. Y en los demás no lo pone, pero son todos accesibles. Entiende que, por seguridad, está bien que haya un protocolo, pero que no sea restrictivo con los ciudadanos, y que la Corporación esté debidamente informada.

Durán ponía de ejemplo que hay ayuntamientos en los que se hace muy bien el acceso, y los habituales tienen su pase para no tener que estar acreditándose cada vez que entran, que puede ser incluso varias veces al día. El edil socialista explicaba que había que acreditar con tarjetas de acceso a los consejeros de los grupos políticos que van con asiduidad, a los trabajadores de la casa, a los empleados de mensajería que son todos los días los mismos, ordenanzas de distritos y servicios operativos, que suelen ir a la sede central, y medios de comunicación. «Hacer las cosas así, como ahora, es una chapuza», indicaba el edil socialista, a lo que Zorrilla apuntaba que era una «soberana estupidez» no dejar acceder a los ciudadanos que quieran entrar en la Casona si no tienen cita, «se les olvida que estamos aquí porque les representamos, somos servidores públicos». Quieren llevar este nuevo protocolo de acceso a la junta de portavoces para tratarlo con el alcalde Francisco de la Torre y el portavoz popular, Carlos Conde;así como con el edil de Seguridad, Mario Cortés.

Por su parte, Cortés indicaba que las medidas que se toman por parte de la Policía Local para garantizar la seguridad de los trabajadores y ciudadanos que acuden al Ayuntamiento no son objeto de opiniones políticas. Sólo queda por ver en qué queda este asunto.

Remozado. El grupo socialista, chapa y pintura

García y Toscano.
García y Toscano. / P. R. Q.

Ha terminado ya el remozado de chapa y pintura al grupo socialista, tras una petición del portavoz Dani Pérez a la concejal de Servicios Operativos, Teresa Porras. Dicho y hecho. Lo demandó un día y al día siguiente allí estaba la tropa de Servicios Operativos dando, como su palabra indica, servicio al grupo municipal.

Lo contaba Pérez agradecido. Y ya suman dos en la que Porras ha agradado a la oposición sin que tengan la llave de gobierno. La primera, las sillas moradas que pidió el edil no adscrito de Podemos, Juanjo Espinosa. Yahora, la necesaria capa de pintura en el grupo socialista, que esta semana se muestra de otra forma, más luminoso. Se ve que la edil de Fiestas y Servicios Operativos está por contentar a los grupos de la oposición. Vamos, que está en modo buen rollo, que decía uno guasón días atrás en el grupo socialista.

El caso es que allí han trabajado Jesús García Oterino, y Carlos Toscano, alias ‘El ratón’, que son los que le dan a la brocha gorda, pero con maestría. Desde las cuadras de caballos de la Policía Local hasta el despacho del alcalde pasa por sus manos o por las de este equipo, especialista en ‘chapa y pintura’. Los socialistas se han decantado por el blanco inmaculado. Buena elección porque el beige ocre de los pasillos tiene un indiscutible toque viejuno ‘Cuéntame’ años 70.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos