Capturan en cinco días tres serpientes de gran tamaño en distintas viviendas de la capital

Dos de las serpientes capturadas en viviendas de Málaga./SUR
Dos de las serpientes capturadas en viviendas de Málaga. / SUR

Un vecino se encontró una serpiente de escalera de un metro y medio en la puerta de su casa en Pinares de San Antón mientras que otra culebra estuvo moviéndose por tres viviendas de Churriana en las que vivían varios menores

SURMálaga

Agentes del Grupo de Protección de la Naturaleza (GRUPRONA) de la Policía Local de Málaga han capturado tres serpientes de «considerable tamaño» en el transcurso de cinco días, en diferentes viviendas de Málaga capital, según informó el cuerpo en una nota de prensa.

La primera de las capturas fue una serpiente de escalera, de un metro y medio de longitud mientras que, los otros dos casos, fueron sendas culebras de herradura de 1,60 metros cada una. Concretamente una culebra de escalera el viernes 7, y dos de herradura el martes 11.

La primera intervención tuvo lugar sobre las 13:00 horas del mediodía del viernes 7 de junio en calle Los Randos, en la zona de Pinares de San Antón, cuando se encontró con una culebra de grandes dimensiones en la puerta de su casa. Una dotación de policías locales del GRUPRONA comprobaron que se trataba de una culebra de escalera de aproximadamente un metro y medio de longitud.

Este tipo de serpiente recibe su nombre debido a que los ejemplares jóvenes presentan «unas líneas de color negro a lo largo de su espalda con forma de «H», asemejándose a una escalera de mano, si bien su patrón de color y diseño varía con la edad». No son venenosos, aunque si agresivos, y comen pequeños animales, incluso crías de conejo, ratones o aves, los cuales atrapan con la boca para después estrangular con el cuerpo.

Segundo caso: un animal huidizo

La segunda de las capturas tuvo lugar a última hora de la tarde del lunes 10, en Churriana, concretamente en calle Diputado Ignacio Huelin, donde se había avistado una culebra de herradura de grandes dimensiones, aproximadamente 1,60 metros de longitud, en la zona ajardinada de una vivienda.

El ofidio se desplazó por varios jardines. Se escurrió entre la vegetación y no pudo ser atrapado, «perdiéndose finalmente de vista, ya que se trata de animales muy huidizos que se ocultan con destreza». La serpiente de herradura, una de las de mayor tamaño capturadas por los agentes de esta especie, había estado desplazándose por hasta tres viviendas en las que vivían varios menores, por lo que, para tranquilidad de los moradores, los policías locales facilitaron un teléfono directo para que en el caso de que volviese a aparecer los avisaran de inmediato.

Así, sobre las 17:00 horas de la tarde del día siguiente, los agentes volvieron a desplazarse al lugar. La culebra volvió a escurrirse entre la vegetación hasta terminar subiendo a un abeto. Uno de los policías locales trepó hasta colocarse encima de un muro desde donde, a un metro aproximadamente de la culebra, usó una 'pinza atrapa serpientes' para cogerla por el cuerpo y echarla, sin soltarla, al jardín contiguo, donde la esperaba el otro compañero que la cogió rápidamente cerca de la cabeza para inmovilizarla.

Tercer caso

Ese mismo día, a última hora de la tarde, se recibió una llamada informando de la presencia de una culebra de herradura de grandes dimensiones en los jardines de un chalet, al igual que en el primer caso también de la zona de Pinares de San Antón, concretamente situado en la avenida del mismo nombre. Al llegar los especialistas se encontraba en una grieta bajo un escalón, comprobando los agente que solo asomaba un poco de la cola.

Los policías locales la instaron a que saliera utilizando linternas y un palo fino. Al meterse más dentro aún, utilizaron una goma para echarle agua, lo que la hizo comenzar a moverse. En ese instante, otra culebra de menor tamaño salió del mismo hueco, perdiéndose de vista entre unas rocallas de la zona. Finalmente, los agentes lograron coger con la 'pinza atrapa serpientes' al animal de mayor tamaño, que seguía introducido en el hueco.

En los tres casos detallados, tras ser capturadas, las serpientes fueron depositadas en el Centro Zoosanitario Municipal, donde quedaron a disposición del Centro de Recuperación de Especies Amenazadas (CREA), para su chequeo y posterior suelta en hábitats idóneos.