Málaga, primer municipio de España con un pliego para el uso de áridos reciclados en las obras públicas

Málaga, primer municipio de España con un pliego para el uso de áridos reciclados en las obras públicas

La Asociación de Empresas Gestoras de Residuos de la Construcción y Demolición de Andalucía anima al resto de consistorios a sumarse a esta iniciativa

Eugenio Cabezas
EUGENIO CABEZAS

El uso de los áridos reciclados en la construcción gana cada día más terreno. No obstante, todavía queda un largo camino por recorrer. En este ámbito el Ayuntamiento de Málaga ha tomado la delantera, aprobando el primer pliego del país para fomentar el uso de este tipo de materiales en las obras públicas. Con motivo del Día Mundial del Medio Ambiente, que se conmemora mañana, la Asociación de Empresas Gestoras de Residuos de la Construcción y Demolición (RCDs) de Andalucía, Ceuta y Melilla, AGRECA, aplaude esta iniciativa del Consistorio de la capital malagueña de ser el primero de España que cuenta con un pliego propio para el uso de áridos reciclados procedentes de los residuos de construcción y demolición (RCD) en sus obras públicas. «Esta iniciativa es fruto del convenio de colaboración entre el ayuntamiento malagueño y AGRECA, firmado a principios de este año», han explicado a través de un comunicado.

El municipio sigue así su camino para cumplir con la normativa y las exigencias llegadas desde Europa y que implican una mayor utilización de los áridos reciclados, que son, además, uno de los mejores ejemplos de economía circular, ya que los RCDs son reciclables en porcentajes cercanos al 100%. Esto permite que un residuo se vuelva un recurso, con garantía de calidad y seguridad avaladas con los marcados CE o de AGRECA, y a la vez, se reduce el impacto ambiental que genera la extracción de áridos naturales, según destacan desde el colectivo.

«En AGRECA creemos que para reducir el impacto ambiental provocado por la industria de la construcción, pues es el sector que más volumen de residuos genera tras los urbanos, la línea de acción debería centrarse en controlar el consumo de recursos, reducir las emisiones contaminantes, además de minimizar y realizar una correcta gestión de los residuos que se generan a lo largo del proceso constructivo. Es decir, someter a reciclado y valorización todos los residuos de construcción y demolición«, apuntan.

Con la incorporación de este pliego, Málaga se convierte en una de las zonas líderes del sur europeo en la normalización de la utilización de áridos reciclados y su integración a los procesos de compra verde. Además, favorece el aumento de la producción y comercialización de estos áridos, «y por consiguiente evitaría la extracción de materias primas naturales, asegurando en todo momento la calidad de las mismas«, remarcan. Desde AGRECA, animan al resto de España para que sus ayuntamientos fomenten el uso de los áridos reciclados y promuevan documentos e iniciativas como el del consistorio malagueño.

Sobre la asociación

Integrada por 26 empresas asociadas, fue constituida en 2008 para agrupar y representar los intereses de los gestores, ubicados en la comunidad autónoma de Andalucía y en Ceuta y Melilla, que se dedican al reciclaje de residuos de construcción y demolición, siendo todas gestores autorizados en operaciones de valoración y/o eliminación de RCDs por la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía. De la mano de sus socios se gestionan cientos de miles de toneladas anuales de escombros, siendo un porcentaje muy importante reciclado para su reutilización en las obras de construcción.

AGRECA ha elaborado un reglamento para certificar aquellos productos no recogidos en la norma UNE que regula el control de producción en fábrica de las zahorras, permitiendo que los áridos reciclados, en muchos casos, cuenten con declaración de conformidad, además del marcado CE, cuando es preceptivo, proporcionando al consumidor una garantía. Desde la Asociación trabajan para que las leyes, normas, ordenanzas y reglamentos elaborados por la administración sean implantados y asimilados por todos los agentes participantes en el proceso de construcción, permitiendo que las empresas involucradas trabajen en condiciones de igualdad. Además, buscan proporcionar un valor a un residuo que, de otra forma, sería desechado, colaborando en el proceso de construcción sostenible, respetuoso con el medio ambiente.

AGRECA tiene, además de la vigilancia del cumplimiento de la normativa ambiental, como principal objetivo fomentar el uso de los áridos reciclados con garantías en obras públicas y privadas. En este sentido, junto con laboratorios, Universidades y empresas privadas trabaja en diversos proyectos, entre los que destaca la ejecución de una planta de reciclaje de escombros, cuyos materiales se destinarán a regenerar la playa de Mezquitilla en Vélez-Málaga, una iniciativa que cuenta con un presupuesto europeo de cinco millones de euros. Además, AGRECA también funciona como mecanismo de defensa y control para el fomento de las buenas prácticas en el sector.